La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments
    Lunes 28 de noviembre de 2005
     
    Los expertos creen que Cuba será un caos sin la cartilla de racionamiento
     
    Hace unas semanas el presidente cubano, Fidel Castro, anunció que se estaban generando en la isla las condiciones adecuadas para eliminar la libreta de racionamiento. Sin embargo, los expertos consultados por Americaeconomica.com consideran que si se retira esta cartilla se generará el caos total porque la caída de la producción que arrastra Cuba generará enormes colas y, además, los precios subirán de forma vertiginosa.
    El catedrático de Economía de la de Pittsburg especializado en Cuba, Carmelo Mesa, ha explicado a este diario las nefastas consecuencias de una hipotética eliminación de la cartilla de racionamiento en la isla.
    Según Mesa, las condiciones económicas para poder hacerlo están muy lejos de darse porque la situación económica, sin ser tan mala como la de la crisis de 1993, no es ni mucho menos buena. De hecho, 2004, según sus estimaciones, fue el tercer peor año desde 1994.
    Producción interna. La cartilla de racionamiento supone que los cubanos pueden comprar alimentos en las tiendas subsidiadas en determinadas cuotas. Y, según Mesa para eliminar esa libreta, sería necesario un aumento de la producción interna o de las importaciones.
    En lo que respecta a la producción la cosa va mal. Hay escasez. Según explica Mesa, la producción de la gran mayoría de los alimentos que consumen los cubanos, como arroz, frijoles, carne de vacuno y cerdo, pescados o mariscos, está estancada, por debajo de la producción de 1989.
    Importaciones. Y respecto a las importaciones, este experto recuerda que el déficit comercial de 2004 fue de 3.000 millones de pesos (121 millones de euros), la cifra más elevada de la historia, lo que supone que Cuba no tiene hoy por hoy una capacidad para expandir las exportaciones que le permita tener recursos suficientes para financiar las compras en el exterior que serían necesarias realizar para sostener un sistema sin racionamiento.
    No obstante, el Gobierno tiene técnicamente la posibilidad de decretar la eliminación de la cartilla con el objetivo de que los ciudadanos compren con los recursos que tienen lo que puedan y donde quieran. Pero sin aumento de las importaciones ni de la producción lo que se generarán son enormes colas en las tiendas porque aunque la oferta y la demanda será la misma la existencia de una cartilla lo que implica es una reducción de esas colas puesto que los cubanos tienen que ir para hacer efectiva su cuota de alimentos a precios subsidiados a una tienda concreta. Una obligación que desaparecería y que podría generar el caos.
    Los precios. Además, habrá otro problema: el incremento de los precios. El Gobierno cubano tiene de emisión de moneda porque la inflación, según explica Mesa, se controla en gran medida gracias a la libreta de racionamiento y a la regulación de los precios en las tiendas de recuperación de divisas y en sectores como el eléctrico o el del . El precio sólo se fija en función de la oferta y la demanda en los mercados agropecuarios (recientemente intervenidos para evitar fraudes) y el mercado negro.
    Y si se elimina la cartilla y todos los precios entran en ese libre juego de la oferta y la demanda, éstos subirán de forma vertiginosa. Este experto recuerda que el aumento de las pensiones y salarios que se produjo el año pasado ya generó un incremento de los precios, y eso a pesar de los controles, “por tanto, si tal y como ha anunciado el Gobierno de Cuba, se vuelve a producir un aumento de los salarios habrá otro repunte inflacionario que si, además, se uniera a la eliminación de la libreta generará un incremento de los precios de casi el doble”.
    De esta forma, y a pesar de los incrementos salariales, el poder adquisitivo se resentiría mucho. Actualmente, los cubanos pueden comprar alimentos con su cartilla de racionamiento productos durante entre una semana y 10 días al mes. El resto de sus necesidades las tienen que cubrir en las tiendas de divisas, algo que pueden hacer gracias a las remesas que les envían los familiares que han emigrado o otros países. En este momento, según estimaciones de Mesa, el 70% de los cubanos recibe estos flujos de capital desde el exterior.

    Edita Asesores de Publicaciones S.L.

    http://www.americaeconomica.com/numeros4/346/noticias/gvcubacartillalu.htm

     
    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    November 2005
    M T W T F S S
    « Oct   Dec »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives