La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Abajo los (refrigeradores) yanquis

    La ‘guerra energética’ se ensaña con los electrodomésticos del pasado.
    Redacción EER
    viernes 17 de febrero de 2006

    Muchos son ya los “aciertos” de la revolución energética que desde
    finales de 2005 emprendió el comandante en jefe, cuando accionó el botón
    de la nueva planta de Pinar del Río y hubo un apagón generalizado en La
    Habana.

    Ahora, quien posea un refrigerador americano, de los de antes de 1959, o
    uno ruso, de los socialistas de toda la vida, más vale que lo esconda
    debajo de la cama, porque es obligatorio entregarlo a las autoridades
    competentes, que se encargan de hacerlo añicos por derrochador.

    En sustitución, el Estado ha permitido que la gente pueda comprar —¡no
    lo da, lo vende!— otro equipo, quizás importado de la , si han
    llegado a tiempo los barcos, a un módico precio que puede rondar los
    3.000 pesos cubanos. Es decir, que con un salario de 200 pesos
    mensuales, la sería eterna. Eso, sin dejar de comer y cubrir las
    necesidades más perentorias.

    Se dice que un trabajador social asignado visita casa por casa, haciendo
    un censo de cada uno de estos aparatos. Y que el ejemplo del
    refrigerador se repite con el resto de los electrodomésticos
    (ventiladores, planchas, lavadoras…) que al ciudadano común se le haya
    ocurrido guardar durante casi medio siglo, sólo por curiosidad de objeto
    museable, como es de suponer.

    Los bombillos

    Otro tanto sucede con los bombillos. El trabajador social que toca por
    la libreta inspecciona la casa de cada familia de la cuadra junto al
    responsable de vigilancia del , y hace acopio de todos los bombillos
    que no sean ahorradores, los mete en una jabita y tranquilamente los
    hace polvo delante de todo el personal.

    Luego, ya se sabe, en sustitución ofrecen un bombillo ahorrador que mide
    cerca de 20 centímetros y que queda muy bonito en las lámparas de
    lágrimas que de seguro habrá en algún que otro hogar cubano que se
    respete. Si se rompen los bombillos o si se quieren o necesitan más, su
    adquisición cuesta la friolera de 60 pesos en cualquier tienda del
    Estado. Esa es la orientación, por si alguien osa quejarse.

    ¡Ah!, las ollas arroceras y de presión que el gobierno está vendiendo al
    pueblo, también a la bagatela de 300 pesos aproximadamente, permanecen
    bajo la custodia del presidente del CDR. Pero cuidadito, ni él ni nadie
    podrá tocarlas, a lo sumo mirarlas, sólo el “hombre nuevo”, el
    trabajador social, tiene la potestad de hacerlo.

    Un chiste que circula por ahí cuenta de una de estas ollas “cocínalo
    todo”, que responde a la marca Reina y tiene varios botones: uno para el
    pollo, otro para el pescado, otro para el arroz, y otro para la carne,
    que cuando se pulsa este último, una voz de ultratumba, tipo Etecsa,
    dice: “este botón no está asignado a ningún abonado”.

    De la balita de gas

    La balita pronto formará parte de nuestros objetos museables (los fondos
    del “gran museo” aumentan con los años de la Revolución). Una hornilla
    eléctrica es lo que tocará por la cuota dentro de poco tiempo: resulta
    que ahora el gas ya no es rentable. Y como la electricidad ha subido a
    precios impagables, pues a preparar los bolsillos con la hornillita, las
    ollas arroceras y demás equipos eléctricos.

    Comentaba un orfebre de La Habana que cuando le quiten la balita de gas
    tendrá que inventar para trabajar. Aunque especuló que a partir de ahora
    el gas podría ser vendido en dólares o que haga falta una carta del
    ministro del ramo para poder adquirirlo.

    Corre de boca en boca otro chiste que comenta que en lo último de la
    lista de los nuevos electrodomésticos que está ofreciendo generosamente
    el gobierno en su nueva campaña, está la silla. ¿Qué silla? Pues la
    eléctrica, cuál va a ser. Está claro que sobran los comentarios.

    URL:
    http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro_en_la_red/cuba/articulos/abajo_los_refrigeradores_yanquis

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    February 2006
    M T W T F S S
    « Jan   Mar »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728  
    Archives