La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ARROGANCIA SIN LIMITES
    Por: Lic. Oscar Espinosa Chepe

    Un nuevo ataque contra los corresponsales de prensa extranjeros en La
    Habana se ha producido. En esta ocasión, el objetivo ha sido la
    Vanesa Arrington, de la agenda de noticias Associated Press
    por un articulo sobre la corrupción en Cuba.
    La persona que realizó la descalificación es el Sr. Orlando Oramas Leon,
    mediante un trabajo aparecido en el periódico Granma, órgano oficial del
    Partido Comunista de Cuba, el 13 de febrero pasado.
    Su critica, desconsiderada, no toma en cuenta la objetividad e
    imparcialidad de la Srta. Arrington, quien en su despacho a la vez que
    expone cuestiones que todo el mundo conoce en Cuba, también puntualiza
    su positiva apreciación por rasgos de los cubanos, subrayando sus
    características solidarias y su disposición a compartir, a pesar de sus
    carencias, con pueblos necesitados incluso bien distantes geográfica y
    cultural mente.
    En el articulo de Oramas León, si algo se destaca, además de sus
    injustas imputaciones, es su desconocimiento de la realidad nacional,
    increíble en un periodista como él quien además de escribir en Granma,
    participa con frecuencia en las famosas Mesas Redondas de la televisión
    cubana.
    Llama la atención su ataque, sin mencionar el nombre, a quien le señalo
    a la Srta. Arrington que “prácticamente nadie puede vivir en Cuba
    trabajando honestamente-, lo que aparece recogido en el trabajo de la
    periodista norteamericana. En realidad, el criterio sobre la situación
    del salario en Cuba no es original, puede oírse en esquinas, plazas,
    transportes, colas, y cualquier lugar. Un consenso que esta hoy por
    encima de las ideologías políticas, porque es lo que viven diariamente
    los cubanos.
    Incluso, altos dirigentes gubernamentales en muchas ocasiones han
    reconocido que el salario ha dejado de ser un elemento movilizador de la
    productividad, incapaz de motivarla y de sostener la vida de una persona
    en las actuales condiciones. Ese elemento también está presente en las
    insignificantes pensiones, en una economía que, aunque se niegue, sigue
    de forma encubierta bajo el signo de la dolarizacion.

    Según datos brindados en la ultima sesión de la Asamblea Nacional del
    Poder Popular, efectuada en diciembre pasado, los ingresos medios
    mensuales de los trabajadores cubanos ascendieron a 398 pesos corrientes
    en el 2005. Eso significa un equivalente a 15.92 pesos convertibles
    (CUC), o sea 17.82 US dólares, al cambio oficial, sin la aplicación del
    gravamen.
    Pero no todos en Cuba tienen ese nivel de ingreso. El salario mínimo es
    de 225 pesos corrientes al mes (9 CUC). La situación de los pensionados,
    por supuesto, es mucho peor, cuando más del 50,0% recibe 164 pesos
    corrientes (6.56 CUC), y el promedio de las pensiones podria ester
    alrededor de los 200 pesos corrientes mensuales ( 8 CUC), luego de los
    ajustes recientes.
    Podrfa pensarse que en Cuba, con la venta por el racionamiento y sus
    precios subvencionados, la situación de los cubanos mejora. En realidad,
    basta 1990, ese sistema permitfa subsistir aunque fuera muy
    austeramente. No obstante, con la pérdida de las subvenciones del bloque
    soviético, la situación ha cambiado desfavorablemente, reduciéndose
    radicalmente la cantidad y calidad de los productos vendidos mediante la
    Hamada libreta de abastecirniento-, al punto que se reconoce
    oficiahnente que la -distribucién racionada de alimentos para toda la
    población a precios subsidiados,…garantiza aproximadamente la mitad
    del consumo de calorfas per capita diarias de los cubanos y cubanas
    (Segundo Informe del Gobierno Cubano sobre el Cumplimiento de los
    Objetivos de Desarrollo del Milenio, Julio, 2005). Muchos especialistas
    consideran ese criterio extremadamente optimista; sin entrar a analizar
    el nivel de suministro racionado de proteínas y grasas comestibles,
    todavía en un estado más catastrófico.
    En estas condiciones, la población cada día más se ve obligada a comprar
    sus alimentos y otros productos básicos (desde hace tiempo terminó la
    venta de ropa, calzado y otros productos por la vía racionada) a los
    precios de oferta y demanda. Así, los consumidores tienen que pagar un
    litro de aceite a 2.15 CUC, un kilogramo de leche de en polvo de
    producción nacional a 5.75 CUC, un kilogramo de muslo y encuentro de
    polio a 2.75 CUC, entre otros productos esenciales para la vida humana,-
    sin mencionar la carne de res y otros alimentos vedados para la inmensa
    mayoría del pueblo – vendidos en tiendas del Estado, cuando a los
    trabajadores abrumadormente no se les paga en pesos convertibles.

    Podría preguntarse: Como viven los cubanos? En primer término mediante
    las remesas, fundamentalmente enviadas por personas que viven “en
    territorio enemigo…-; de las propinas, pero para trabajar en lugares
    de acceso al hay que ser “idóneo”, ser o parecer obediente al
    régimen; acceder a trabajos con extranjeros también con el miso
    condicionamiento político, para lo cual muchos compatriotas tienen que
    adoptar formas de vida que muchas veces sus conciencias les reprochan…
    La muy mentada y famosa “doble moral”, con la subsiguiente pérdida de
    valores éticos en el ser humano.
    En este contexto, donde la mayoría no puede vivir honestamente de su
    trabajo, surge la corrupción y el delito a los niveles que el propio
    Estado ha reconocido. Si el Sr. Oramas tiene dudas de que eso existe,
    pudiera leer intervenciones recientes de altos dignatarios cubanos
    publicados en el periódico Granma, de los que se derivan hechos tan
    elocuentes como que en la segunda ciudad del país se ha estado
    “desviando…” e180,0% del combustible comercializado. Un verdadero
    récord mundial en materia de corrupcián que desvela una sitnación de
    incapacidad y degradación impresionante.
    El salario en Cuba no es el ánico problerna. Paralelamente existe una
    situación de descontrol de los recursos del Estado debido,
    fundamentalmente, a un sistema que en su afán de querer controlarlo
    todo, no controla nada. Asi, hemos Ilegaclo a una nueva categoria de
    contabilidad, la contabilidad no confiable…; con almacenes donde
    existen millones de Mams, en ocasiones sin controles adecuados, o sea un
    parafso para ei robo y la especulacién, en un país donde todo escasea.
    Por otra parte, los trabajadores que en su inmensa mayoría por muchos
    años creyeron que en realidad estaban construyendo el socialismo y en la
    existencia de un clima de la justicia social, hoy están conscientes de
    que todo ha sido una gran falsedad. Se sienten convertidos en meras
    piezas de un mecanismo estatal que no los tiene en cuenta, si no es para
    exigirles y explotarlos sin poder defenderse al no estar permitida la
    vigencia de verdaderos sindicatos. Han comprendido la falacia de la
    supuesta propiedad social sobre los medios de producción y la real
    creación de un capitalismo de estado regido por un grupo de poder con
    intereses distantes de las aspiraciones de los trabajadores.

    Arrogancia…4
    Este estado de cosas, por supuesto, contribuye también al robo y el
    delito; opinión que incluso es compartida por conocidos pensadores
    marxistas como el Sr. Heinz Dieterich, filósofo alemán, quien
    recientemente en su trabajo “Cuba : Tres Premisas para Salvar la
    Revolución a la Muerte de Fidel Castro”, publicado en la página web
    Rebelión, apunta: -La propiedad productiva en Cuba se encuentra,
    esencialmente, en manos del Estado, no en manos de las mayorías. Si
    fuera de las mayorías, las mayorías las protegerían, porque es de
    sentido común que nadie se roba a si mismo. El hecho de que se la roba y
    maltrata tiene una lectura irrefutable: la propiedad estatal es
    percibida por muchos como una propiedad ajena o anónima, que se puede
    privatizar a través del robo…-.
    Como se puede apreciar, las cansas de la creciente corrupción en Cuba
    tienen sólidas bases en el sistema, y mientras que esto no se reconozca
    y se actúe consecuentemente, todo lo que se haga contra esa lacra lejos
    de eliminarla, podría contribuir a su crecimiento.
    Lamentablemente, el Sr. Oramas también se deja llevar por los conocidos
    manejos de la Policía Política cubana, para la cual todo el que exprese
    sus opiniones sobre aspectos inaceptables presentes en el país o realice
    propuestas pacificas para poner fin a la crisis, en un marco de
    reconciliación nacional, se le califica de agente de . Esa
    es una vieja estratagema del totalitarismo, en todas las épocas, para
    justificar su atropello interno. Se equivoca el Sr. Oramas al querer
    imputar a otras personas solo ver las manchas en el sol, cuando en
    realidad mayoritariamente existen tinieblas.

    La Habana, 16 de Febrero de 2006
    Lic. Oscar Espinosa Chepe
    Economista y Periodista Independiente

    http://www.presslingua.com/web/article.asp?artID=4552

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    February 2006
    M T W T F S S
    « Jan   Mar »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728  
    Archives