La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Posted on Sat, Dec. 30, 2006

    ¿Qué será de Miami después de los Castro?
    MANUEL CEREIJO

    Esta pregunta está en la mente de muchas personas –inversionistas,
    funcionarios públicos, profesionales– y del pueblo en general. Existen
    todo tipo de predicciones en relación a cuántos cubanoamericanos
    regresarán a Cuba una vez que el sistema actual sea abolido y Cuba sea
    libre y democrática, y qué efecto tendra en Miami-Dade, y en el estado
    de la Florida en general.

    En realidad es muy difícil hacer estas predicciones ya que dependen de
    factores tales como el cuándo, cómo y el efecto emocional y psicológico
    sobre la población miamense.

    Sin embargo, no hay dudas de que una porción substancial de la población
    regresará a Cuba. Otros harán negocios en Cuba así como en la Florida,
    así como muchos visitarán varias veces la isla antes de tomar decisiones
    de índole personal o comercial. Esta combinacion de posibilidades
    afectará a nuestra comunidad y el estado.

    La depauperación, el desgaste, la carencia total de todo –energía
    eléctrica, viviendas, , acueductos, telecomunicaciones,
    industrias, servicios, – hacen necesario que una vez abolido
    el sistema actual en Cuba tengamos que volver a empezar, desde la nada,
    a construir Cuba de nuevo, como nación, como entidad social, económica y
    política.

    Al comienzo, un proceso de esta naturaleza tendrá un efecto adverso en
    la economía local. Una vez pasada la primera etapa, y que la dinámica
    nueva de la economía cubana empiece y entre en una fase de recuperación
    y desarrollo, el efecto en la economía de Miami-Dade, y del estado, será
    extremadamente beneficioso. Todas las actividades relacionadas con el
    desarrollo económico de Cuba estarán vinculadas, directa o
    indirectamente, con la importación/exportación, y de ahí que se
    establecerá un vínculo muy fuerte y beneficioso tanto para Cuba como
    para la Florida.

    El norteamericano hacia Cuba volverá a ser de primera magnitud,
    siendo Miami y Fort Lauderdale, ya sea por cruceros, ferries o vía
    aérea, los sitios indicados para servir de enlace, o base, para dicho
    turismo. Esto es sin contar el enorme flujo de cubanos viajando entre
    ambos países.

    También, y basado en que Cuba necesita ir hacia una industrialización
    rápida y el deterioro de los equipos en las industrias existentes, así
    como a lo obsoleto de las tecnologías y procesos utilizados en Cuba, se
    establecerá no sólo un comercio enorme entre –desde
    Miami, Fort Lauderdale– y Cuba de equipos, maquinarias, instrumentos,
    etc., sino tambien una transferencia de tecnología e información que
    hagan posible este desarrollo.

    Como es lógico, todo esto partiría del sur de la Florida. Es decir, la
    Florida se convertirá en la fuente de adquisición no ya sólo de piezas,
    sino de tecnología y nuevas técnicas de administración y producción.
    Esta transferencia de tecnología e información se deberá hacer en forma
    tal que no sea competitiva con las actividades económicas de la Florida,
    sino que sirva de complemento a dichas actividades.

    El establecimiento y desarrollo de una industria de alta tecnología en
    Cuba, que involucre la producción o ensamblaje de productos altamente
    sofisticados, tendría que hacerse en estrecha colaboración con firmas
    estadounidenses, que son las que poseen la tecnología adecuada. Miami,
    de nuevo, se convertirá en el centro de enlace entre Cuba y Estados
    Unidos para todo tipo de contacto tecnológico y científico.

    Así podríamos ennumerar un sinnúmero de industrias y servicios que
    producirán un intercambio variado entre ambos países. Entre ellas la
    industria médica, los servicios de , las telecomunicaciones, la
    industria electroenergética, la bioingeniería, la genética, el
    transporte, etc. Al mismo tiempo, áreas de servicios, consultoría y
    cibernética.

    Toda la infraestructura de Cuba tendrá que ser renovada o construida de
    nuevo. Energía eléctrica, telecomunicaciones, casas, transporte,
    acueductos y alcantarillados, salubridad, etc. ¿Y dónde están tanto los
    recursos como los expertos? En Cuba, Miami y la Forida. Todo esto habrá
    que hacerlo al unísono, es decir, desarrollo industrial e
    infraestructura. Tendremos que hacerlo aprendiendo y aprender haciéndolo.

    El cubano tiene que aprender de nuevo que no existe nada gratis. Todo
    hay que pagarlo. El pueblo cubano lo ha pagado con dinero que no ha
    recibido, con trabajo voluntario, con impuestos, con racionamiento
    innecesario e indebido, con salarios miserables, con escuelas al campo,
    con un apartheid jamás experimentado en un país contra toda su población.

    Ahora bien, todo esto implica también que la infraestructura y el
    enfoque industrial, comercial y tecnológico de Miami, y el la Florida,
    tendrán que ajustarse rápidamente para adaptarse a esta situación e
    impedir que otros estados de la unión tomen la delantera. La Florida
    debe empezar a prepararse ya para esta eventualidad y poder crear un
    sistema flexible que se adapte a las nuevas condiciones. Sí, habrá un
    Miami después de los Castro, y una Florida, aun más dinámicos y
    florecientes que en estos momentos.

    http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/opinion/16347672.htm

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2006
    M T W T F S S
    « Nov   Jan »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
    Archives