La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ECONOMIA
    Lo mismo de ayer
    Tania Díaz Castro

    LA HABANA, Cuba – Enero (www.cubanet.org) – Un estudiante de la
    Superior del Partido Comunista de Cuba escribió un artículo que publicó
    en el periódico habanero Tribuna el pasado 14 de enero, y que a mi
    juicio trata sobre uno de los clavos calientes del régimen que muy pocos
    tocan en la prensa nacional.

    El joven colega explica con lujo de detalles que al no estar la
    producción nacional de alimentos en condiciones de abastecer la demanda
    nacional a través de la libreta (ni siquiera los productos de primera
    necesidad) el gobierno se ve obligado a importar el 84 por ciento de lo
    que vende a la población en moneda nacional.

    Según datos oficiales, se invierten de 1,200 a 1,300 millones de dólares
    al año en importaciones de alimentos. Como es habitual, se le echa la
    culpa al embargo comercial impuesto por a Cuba de que el
    país no se haya podido desarrollar económicamente.

    En mucho menos tiempo del que lleva en el poder el régimen cubano,
    Japón, convertido en ruinas tras la Segunda Guerra Mundial, es hoy una
    gran potencia económica gracias a su economía de mercado.

    En Cuba, a pesar de que se dispuso de un enorme subsidio soviético
    durante treinta años, su dependencia a las importaciones tiene niveles
    mucho más altos que los del pasado capitalista.

    La Isla está muy lejos de satisfacer en su propio suelo la demanda de
    alimentos de primera necesidad como el arroz, la leche, el frijol, el
    aceite, el pollo, etc.

    Coincido con el colega de de la Ñico López cuando dice en su artículo
    que "la producción agrícola adolece de serios inconvenientes que han
    sido analizados por funcionarios del sector", los que piensan que sólo a
    largo plazo puede tener solución este problema nacional; cuando se
    optimicen los recursos de que se disponen y se estimule moral y
    materialmente al trabajador agrícola; cuando sean aprovechadas al máximo
    las capacidades instaladas, y las rotaciones de los cultivos cumplan con
    el plan asignado.

    Si todo esto se pone en práctica, es obvio que nada tendría que ver
    éxito o el fracaso del país con el embargo de los Estados Unidos.

    En el XIX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, el general
    Raúl Castro mencionó ese difícil reto del trabajo ideológico que es
    "lograr que el trabajador se sienta dueño colectivo de las riquezas de
    la sociedad y actúe en consecuencia".

    Por supuesto, ni el agricultor, ni el panadero, ni el obrero de una
    fábrica, que reciben bajos salarios, se sienten dueños de lo que
    producen porque nadie se engaña a sí mismo, que es lo que exigen las
    leyes socialistas. Los cubanos ni siquiera se sienten dueños de las
    viviendas donde residen.

    Si algo ha logrado el socialismo ha sido mantener al país con un grado
    muy bajo de industrialización y una subdesarrollada, dos
    graves problemas que antes se le atribuían a la existencia de enormes
    extensiones de tierra sin explotar y a los medios de producción en manos
    privadas. Hoy, con casi todas las tierras bajo la propiedad del estado y
    de todos los medios de producción, muy poco se ha logrado en casi medio
    siglo. Cuba continúa siendo receptora de artículos alimenticios de
    Estados Unidos y otros países capitalistas, algo que los economistas de
    izquierda criticaron durante el pasado republicano y que apenas se
    menciona en la prensa nacional.

    http://www.cubanet.org/CNews/y07/jan07/26a7.htm

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2007
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    Archives