La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    LA UTOPÍA SINIESTRA: LOS PIEZAS DEL PODER TOTAL (I)
    2007-03-23.
    Asdrúbal Caner Camejo

    En mi artículo sobre la creación del enemigo, prometí abordar otras
    piezas clave en la formación de el estado comunista totalitario en Cuba,
    aunque son características generales de esta concepción en todas partes.
    Hoy trataré de continuar esta bochornosa y dolorosa saga.

    Casi todos los cubanos depositamos en Fidel Castro todas nuestras
    esperanzas y sueños. Creímos en su mensaje de devolver al país a los
    fueros de la Constitución de 1940 y el respeto irrestricto a los
    derechos y libertades civiles y políticas. Y le siguimos de forma ciega.
    No nos percatamos – hasta mucho después – de las devastadoras
    consecuencias que tendrían para el país, las ideas
    fraguadas en la cárcel y en la Sierra, para implantar los grilletes de
    una utopía siniestra.

    Desde luego que, este análisis teórico no responde a los detalles
    históricos en que fue tomando forma el poder castrista sobre el pueblo
    de Cuba. Se trata de un estudio frío, severo, desde la distancia, la
    sabiduria y las lecciones, de estos largos años.

    Entre 1958 y 1968 se armó una de las más perversas conspiraciones contra
    la Nación Cubana. Fuimos despojados de todo, absolutamente de todo. Hoy,
    estamos perdidos en un laberinto, bajo la frenética embestida del
    Minotauro. Y no se ve el fin para la agonia, la rabia y el dolor

    Son varias las piezas de este rompecabezas totalitario. Las resumo de la
    forma siguiente:

    1.- La creación del Enemigo
    2.- Dominio Total sobre los Medios de Producción, Distribución, Cambio
    y Consumo
    3.- Dominio Total sobre los Medios Masivos de Comunicación
    4.- Sistema de Partido Único
    5.- Estructuración del Sistema de Pensamiento Único
    6.- Sistema Único de Vigilancia, Inteligencia, Cntrainteligencia,
    Desinformación y Defensa Militar Policíaca y de Seguridad contra el pueblo.

    Ya he explicado el primer aspecto sobre la extraordinaria relevancia de
    la creación del "Enemigo": detrás del estereotipo de toda la fraseología
    hueca y panfletaria contra el Imperialismo, se esconde el verdadero
    enemigo: el Pueblo de Cuba.

    Todo aquél que se atreva a cuestionar el poder absoluto, sera
    estigmatizado como gusano, mercenario, apátrida, escoria, diversionista,
    traidor, mafiosos y otras lindezas de la babosa berborrea radical de los
    comunistas y sus fanáticos seguidores.
    ideológicos. Esa es la base real del Pensamiento Único del castrismo.
    F. Castro no perdió tiempo. Desde el mismo principio de su gobierno, la
    arremetió contra todas las formas de pensamiento, que no se plegaran a
    su mesiánica idea de la sociedad cubana y su futuro "luminoso".

    2.- Dominio sobre los medios de producción

    Como no puede haber pensamiento único si existen diversas formas de
    propiedad, entre mayo de 1959 y octubre de 1960, comenzó todo el proceso
    de intervenciones y nacionalizaciones de empresas extranjeras y cubanas.
    La Primera y Segunda Reforma Agraria concentraron, en manos del
    gobierno, el 63% de la propiedad de las tierras.

    Desde 1940, en la Constitución de ese año, se planteaba la necesidad de
    liquidar las formas latifundistas y terratenientes de posesión agrícola
    en nuestro país. Ningún gobierno se atrevió a desafiar a los grandes
    terratenientes americanos y cubanos y crear una sobre bases
    más justas y modernas. Por eso, la 1ra. Ley de Reforma agraria creo
    grandes expectativas y fue un acto de reivindicación histórica, que todo
    el pueblo apoyó.

    Esta ley podría crear un fuerte mercado agrícola e industrial y elevar
    el bienestar y la riqueza de los campesinos, a niveles nunca antes
    alcanzados. Era una extraordinaria posibilidad….que se perdió. En
    realidad, se le dio 5 caballería de tierra a precaristas y aparceros y
    el resto de las propiedades, el 80%… quedó en las manos incapaces del
    gobierno. Pero F. Castro no se quedó ahí: trato de que estos pequeños
    campesinos crearan cooperativas socialistas y todo fue un fracaso.

    De la floreciente agricultura y ganadería de la isla en 1958, sólo queda
    el recuerdo. Sobre este fracaso- que conozco de cerca, porque era la
    base de mi doctorado – hablaré en otro artículo.
    Realmente todo esto comenzó inmediatamente de su triunfo. F. Castro creó
    el Ministerio de Bienes Malversados y se apropió de todas las
    propiedades de los personeros del Batistato y de todos los bienes que
    dejaban atrás los burgueses en fuga. En abril de 1960, este Ministerio
    se había apropiado de más de $400 millones de pesos. Algunas de estas
    intervenciones eran legítimas, pues fueron resultado de operaciones
    fraudulentas y corrupciones de toda índole, de los políticos y
    empresarios inescrupulosos durante varios gobiernos anteriores.

    Todo, o casi todo, fue redistribuido entre sus secuases y adláteres:
    casas, autos, joyas, pinturas, ropas, etc, etc. Populismo astuto para
    comprar adeptos y fidelidades. La nueva burguesía comienza su piñata.

    Por la Ley 890 de 1960, se nacionalizan todos los bancos nacionales y
    extranjeros –excepto los canadienses – y 382 grandes empresas: centrales
    azucareros, fábricas textiles, ferrocarril, empresas cinematográficas,
    molinos arroceros, fábricas de bebidas, torrefactoras de café, empresas
    de comercio, etc. Quedaron pequeñas industrias y comercio, que serían
    expropiados más adelante.

    El 19 de marzo de 1962 se pone en funcionamiento la Cartilla de
    Racionamiento para todo el pueblo de Cuba. El racionamiento más largo en
    la historia de la humanidad: antier cumplió 55 años.
    En marzo de 1968, fue el golpe final: la Ofensiva Revolucionaria liquidó
    todo lo que quedaba de propiedad privada. Cayeron hasta los timbiriches
    y puestos de bocaditos en las calles. Nada quedó. Para 1973, excepto en
    la agricultura, el gobierno tenía un 100% de las riquezas del país en
    sus manos.

    Todo estaba en pie: el gobierno es el dueño de todos los trabajos y hay
    que ir a comer las migajas, de su mano racionada y pendenciera. El que
    no trabaja, no come. Punto. Sentencia leninista convertida en una
    afilada Espada de Damócles sobre las cabezas de los asustados siervos.

    El entramado del Poder Total sienta las bases "luminosas"… del caos y el
    desastre.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=9335

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    March 2007
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
    Archives