La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Las Cubanas en el Día Internacional de la Mujer
    2007-03-05.
    Miriam Leiva, Independiente

    La Habana, 5 de Marzo de 2007. Lejos escucha el reloj despertador. Está
    agotada, con esfuerzo la voluntad la levanta de la cama. Se asea rápido
    y se dirige a la cocina para preparar el desayuno. No tienen leche, pues
    Pepito recién cumplió los 7 años y ya no le venden por el sistema de
    racionamiento, en la llamada Libreta de Abastecimiento que en realidad
    poco abastece.

    No la ha podido conseguir mediante la Bolsa Negra y en la tienda de
    venta en divisas es demasiado cara. Tendrá que tomar con azúcar y
    comer un pedazo de pan. Prepara el café, toma un poco. Se visten con
    premura y hace volar al niño sobre sus piecitos para dejarlo en la .

    Llega a la parada del ómnibus, la "guagua" en cubano. Como es habitual,
    encuentra personas soñolientas dispuesta a esperar pacientemente, otras
    desesperadas porque se les fue la única que está trabajando en esa ruta,
    y algunas dispuestas a pagar un Almendrón, como se llama a los viejos
    autos americanos en función de taxis privados, donde se aprietan los
    clientes a pesar del considerable precio para el bolsillo estrujado de
    la mayoría del pueblo. Hoy tendrá que "pedir botella", aunque quien va
    en auto particular o estatal usualmente no recoge a nadie.

    ¡Felicidades, compañera! Escucha una voz masculina a la puerta de la
    fábrica. Ella se detiene asombrada; fuerza la memoria y recuerda que hoy
    es 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. Devuelve el beso en la
    mejilla, tan usual hoy en Cuba. Agradece la flor y corre a su puesto de
    trabajo. Se queda un ratico al final de la jornada en la actividad de la
    Sección Sindical. Habla el Secretario General sobre el papel de la mujer
    y todo lo que le debe a la revolución. Desde que ella nació escucha
    frases similares, por más que se esfuerza su mente vaga imaginando las
    dificultades para el regreso. Tendrá que salir a vender unas toallas por
    algún barrio algo distante. Si lo consigue, buscará leche para mañana.
    Deberá quedarle tiempo para pasar por la bodega para preguntar si llego
    el pollo de población para este mes. Esa libra por persona que venden
    por la "Libreta". Sólo lo probará mientras cocina. Tiene que estirarlo
    para que Pepito se alimente. El pobre está pequeñito para su edad. Por
    suerte ya se le quitó el catarro; parece que es verdad que el cocimiento
    de romerillo sirve para curar casi todo.

    Al fin en casa. Está muerta de cansancio. Mientras prepara la comida,
    recuerda la alegría que sintió cuando se encontró con Cachita. ¡La
    pobre! Ella la tiene aún más dura. Venía con un bolso muy pesado y con
    terror a que la parara la policía. Mira que perder todo por decomiso, si
    la agarran trayendo para vender en La Habana. Después de levantarse por
    la madrugada, encaramarse en un camión durante varias horas, caminar
    cuadras y cuadras para vender. Dice que está viniendo todos los días. Le
    preguntó si seguía vendiendo huevos y ella contestó que huevo y todo lo
    que se le presentara. ¡Cómo tiene que luchar para sobrevivir! Y eso que
    es graduada de técnico medio. Bueno, Juanita es universitaria y si no
    corta el cabello los fines de semana, casi se muere de hambre.

    Antes de acostarse, se mira en el espejo. Ve un rostro tenso, el
    entrecejo fruncido, la piel reseca y las arrugas de una mujer mucho
    mayor. Si pudiera descansar…si viera un porvenir distinto…quizás se
    sacrificara aún más y siguiera estudiando.

    Mucho mayor es el peso cotidiano que soportan otras mujeres cubanas. Hay
    tantas que este día no podrán abrazar a sus seres queridos porque están
    injustamente en las terribles cárceles cubanas como presos de conciencia
    y políticos pacíficos, aunque el gobierno no los reconozca como tales, o
    reos comunes, muchos por delitos que en ningún país existen, como ser
    condenado a 20 años por matar una . Otras no podrán hacerlo debido a
    la fragmentación de la familia, parte de la cual se ha tenido que
    marchar al extranjero. Peor todavía lo pasarán quienes han perdido sus
    hijos, padres y esposos en las peligrosas aguas del Estrecho de la Florida.

    La mujer cubana soporta cargas muy pesadas sobre sus hombros, pero
    evidencia la fortaleza suficiente para ser eje del hogar, guía de los
    hijos y esposa abnegada todos los días de su vida.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=8997

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    March 2007
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
    Archives