La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Washington calcula que unos 70 fugitivos de la justicia estadounidense
    viven en la Isla

    Entre los más conocidos está Joanne Chesimard, por cuya captura
    ofrece la recompensa de un millón de dólares.

    Redacción EER

    miércoles 23 de mayo de 2007 19:21:00

    Washington calcula que unos 70 fugitivos de la justicia estadounidense
    viven refugiados en Cuba, algunos desde hace décadas, según un reportaje
    publicado por el diario The New York Times el pasado 12 de mayo.

    Entre los más importantes está Joanne Chesimard, quien era integrante de
    la organización Ejército de Liberación para los Negros, y por cuya
    captura el gobierno estadounidense ofrece la recompensa de un millón de
    dólares.

    The New York Times menciona también a Charlie Hill, acusado de asesinato
    y secuestro, que vive en la Isla desde hace 36 años y fue entrevistado
    para el reportaje, y Guillermo Morales, arrestado en 1978 por fabricar
    bombas y fugitivo desde el año siguiente.

    De acuerdo con la información en del Buró Federal de
    Investigaciones (FBI), Joanne Chesimard se escapó en 1979 de la prisión
    donde cumplía cadena perpetua por asesinato.

    En 1973, dos agentes de la policía la detuvieron junto a otras dos
    personas en una autopista de Nueva Jersey por una violación del
    tránsito. La mujer ya era buscada en ese momento por numerosos delitos,
    incluido el robo en un banco.

    Según el FBI, "Chesimard y sus cómplices abrieron fuego contra los
    agentes, al parecer sin provocación. Un agente fue lesionado y el otro
    fue baleado y matado en forma de ejecución, a quemarropa".

    Chesimard fue hallada en 1977 culpable de asesinato en primer grado,
    asalto y agresión con intención de matar, y posesión de armas. La
    sentenciaron a prisión perpetua.

    Cinco años después de escapar de prisión, fue ubicada en Cuba, donde
    vive aún bajo el nombre de Assata Shakur.

    En 2005, cuando Washington ofreció la recompensa por su captura, el
    propio Fidel Castro salió en su defensa y dijo que el calificativo de
    "terrorista" utilizado por el gobierno estadounidense para describirla
    era "una injusticia, una barbaridad, una mentira infame".

    La Habana y Washington suelen acusarse mutuamente de dar refugio a
    terroristas.

    En abril pasado, el Departamento de Estado norteamericano acusó en un
    informe al gobierno cubano de dar asilo a terroristas de España y
    Colombia, a miembros de las Panteras Negras y a independentistas
    puertorriqueños.

    Por su parte, el régimen de la Isla acusa al gobierno estadounidense de
    amparar al anticastrista Luis Posada Carriles, ex agente de la CIA al
    que La Habana atribuye graves atentados, entre ellos la voladura de un
    avión de Cubana de Aviación en 1976, hecho en el que murieron 73 personas.

    El reportaje publicado por The New York Times, firmado por el
    Marc Lacey, cita declaraciones de Charlie Hill, de 57 años, también
    perseguido por la justicia estadounidense, quien ha hecho una vida en
    Cuba, lejos del alcance del FBI.

    Hill dice estar resignado a no volver a su país. "No voy a pasearme otra
    vez por Broadway", afirma. "Si hago algún paseo en los
    será en la cárcel. Esa es la realidad".

    Según el diario, Hill vive en la Isla como un cubano más, con la libreta
    de racionamiento y en un pequeño apartamento casi sin muebles. Es
    practicante de la religión afrocubana y tiene varios hijos, el más
    pequeño, de ocho meses.

    A pesar de haber recibido refugio en la Isla, dice desear que estos
    tengan vidas mejores en Estados Unidos.

    Hill llegó a Cuba en 1971. Él y otros dos miembros de un grupo llamado
    República de la Nueva África —que pretendía la creación de una nación
    separada, sólo para los negros estadounidenses— fueron detenidos en las
    afueras de Alburquerque con un cargamento de armas y explosivos. Uno de
    ellos disparó en la garganta a un policía para escapar y,
    posteriormente, los tres secuestraron un avión en el aeropuerto de la
    ciudad.

    Los compañeros de Hill en esos actos murieron en Cuba. Ralph Goodwin se
    ahogó en una y Michael Finney fue víctima del cáncer de garganta
    en 2005.

    Entre los fugitivos muertos en la Isla está también William Lee Brent,
    otro secuestrador de aviones. De acuerdo con el reportaje, está
    enterrado en una tumba anónima en el Cementerio de Colón.

    En el caso de Guillermo Morales, The New York Times dice que aún se le
    puede ver en La Habana.

    Morales fue arrestado en 1978, en Queens, y acusado de fabricar bombas,
    luego de que la explosión accidental de una de ellas prácticamente le
    volara las manos.

    En junio pasado, el congresista Peter T. King, republicano por el estado
    de Nueva York, sometió a la Cámara de Representantes un proyecto de ley
    en el que proponía ejercer presión sobre La Habana para que extraditara
    a Morales y a otros fugitivos.

    King es familiar de una víctima de los ataques terroristas de Morales.
    "Saber que estas gentes caminan con toda por La Habana, con la
    protección que les brinda Castro, es una desgracia", dijo al presentar
    su propuesta.

    http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro-en-la-red/cuba/noticias/washington-calcula-que-unos-70-fugitivos-de-la-justicia-estadounidense-viven-en-la-isla/(gnews)/1179940860

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    May 2007
    M T W T F S S
    « Apr   Jun »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives