La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments
    Publicado el miércoles 13 de junio del 2007

    Percepción y realidad
    NICOLAS PEREZ

    La historia se escribe definitivamente cuando el tiempo con su calma
    chicha escoge cuál de las diferentes percepciones de una época es la
    correcta.

    Mi percepción de la revolución cubana es que fue un movimiento social
    con razones históricas para desarrollarse y que echó a andar dentro de
    la camisa de fuerza de la ideología equivocada y resbaló con una cáscara
    de ineficiencia y autoritarismo: paredón de fusilamiento y cárcel,
    libreta de racionamiento, y separación familiar, en nombre de un
    internacionalismo proletario abstracto con sangre antillana derramada en
    cinco continentes, con la seguidilla de logros sociales y esconómicos de
    bijirita famélica. Pero una cosa piensa el borracho y otra el bodeguero.
    Hay otra percepción bien diferente de la Cuba revolucionaria en estos
    tiempos. Para los Pérez Roque y comparsa es una gesta libertadora que
    tiene tras sí las masas irredentas de América Latina y ha tenido el
    coraje de humillar al poderoso Tío Sam.

    Hoy uno analiza desapasionadamente el caso Cuba y concluye que una vez
    desaparecido Fidel Castro, con el poder en manos de un casi octogenario
    y enfermo Raúl, no habrá para los cachorros del castrismo una segunda
    oportunidad porque la cubana es la revolución de un solo hombre, sin
    ideas ni estructuras, que se mece entre el miedo por lo que pasó ayer y
    la incertidumbre por lo que pueda pasar mañana.

    Con esto podríamos concluir que a nuestra generación le tocó el turno al
    bate. Pero esto puede ser un espejismo, nos pueden sonar tres strikes
    seguidos y dejarnos con la carabina al hombro. Porque el poder no se
    entrega de mansa paloma. Y los anticastristas somos demasiado emotivos y
    ahí está el caso Elián, la impresentable Vigilia Mambisa, nuestro amor
    irreflexivo por el Partido Republicano y eso de pedirle a Washington a
    gritos que nos prohíba visitar libremente la isla donde nacimos.
    Mientras los comunistas siempre conservan su sangre fría. Ellos
    planifican en base a largas estrategias y nosotros a cortas tácticas.
    Trabajamos a la luz del sol y ellos a la sombra.

    En el año 1959, tiempo después se hizo público, quien gobernaba en Cuba
    no era el gabinete de Manuel Urrutia Lleó, sino un gobierno paralelo que
    sesionaba creo que en la de Cojímar. No tengo dudas de que hay un
    grupo que se reúne en algún lugar de la isla periódicamente, en el más
    absoluto secreto, con dos objetivos: no perder el poder cuando
    desaparezcan Fidel y Raúl, y si lo pierden, hacer de Cuba un país
    ingobernable que dejaría convertido en un juego de niños la piñata de
    los sandinistas cuando los desalojaron del poder en Nicaragua.

    Tengo información que a escogidos cuadros revolucionarios, y esto viene
    sucediendo hace tiempo, se les separa del Ministerio del Interior o del
    ejército, se les da techo en Miramar y un Lada y se les nombra
    representantes en Cuba de compañías extranjeras, creando cuadros futuros
    con todas las características del burócrata sin nexos gubernamentales,
    sembrado en diferentes lugares y niveles, para cuando llegue la hora
    cero defender el poder, incluso si no hay otra opción, a través de
    elecciones libres.

    También es tiempo de observar con suspicacia cualquier hoja que se
    mueva. Ha aparecido en lontananza el cadáver insepulto de Roberto
    Robaina bajo ese barniz de dignidad con que se procesa mentalmente a los
    pintores. Y me digo, ¿puede pensar una facción del gobierno cubano que
    alguien con pajama puesta y tronado, defendiendo por aquí y por allá los
    crímenes de La Habana mientras da brochazos en un lienzo, es más potable
    para discutir el futuro de Cuba con sus enemigos, que cuando pertenecía
    al búnker?

    En el exterior tampoco a los castristas se les mueren los cochinos en la
    barriga. Mientras nosotros en Miami solidificamos viejas estructuras
    mentales adornados con la digna patena del tiempo censurando libros,
    piqueteando artistas por vestir una camisa con el rostro del Che, y
    echándoles bola negra a canciones de autores de la Isla, mientras
    volamos puentes los castristas los tienden y se reinventan.
    Específicamente el embajador de Cuba en República Dominicana, Juan
    Astiasarán Ceballos, quizás como globo de ensayo, ha dado según el
    Listín Diario digital del lunes 28 de mayo del 2007 una recepción en su
    sede diplomática en un gesto de unidad entre funcionarios diplomáticos y
    exiliados cubanos “sin distinguir la ideología ni las posiciones
    políticas de cada uno y buscando el entendimiento, la información y la
    ampliación de relaciones”.

    En política lo sutil tiene más importancia que lo evidente. El castrismo
    mueve fichas y nosotros, como pescado en tarima, con los ojos abiertos y
    sin ver nada.

    nicop32000@yahoo.com

    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas_de_opinion/story/52514.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    June 2007
    M T W T F S S
    « May   Jul »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Archives