La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Publicado el domingo 24 de junio del 2007

    Un curioso concepto de la igualdad
    ALEJANDRO GOMEZ

    Cuba condicionó el viernes su diálogo con la Unión Europea al
    levantamiento de las sanciones diplomáticas, suspendidas desde el 2005.
    Un comunicado de la cancillería, a cargo del intelectual de izquierda
    Felipe Pérez Roque, dice que ''es a Europa a quien lo toca rectificar''
    y agrega que “sólo será posible el diálogo entre soberanos e iguales''.

    Alguien debería dar a los líderes cubanos algunas lecciones de economía
    y política. Porque no se entiende bien qué es la igualdad entre un país
    destruido, donde la gente sobrevive, y mal, con una libreta de
    racionamiento, y uno de los bloques más poderosos del mundo, como es la
    Unión Europea.

    ¿En qué son iguales un sistema basado en la represión y el presidio,
    donde el único atisbo de está en el estrecho de la Florida, y
    países pluralistas, democráticos, sin persecuciones políticas?

    Por muchas y muy buenas que sean las inversiones europeas en Cuba, no
    son tan significativas como para tirar por la borda los valores que a
    Occidente le costaron siglos de sangre y lucha.

    Lo importante en esto no es la cerril posición cubana, mantenida durante
    casi medio siglo a costa del hambre de la mayoría y el lujo de una
    minoría exigua. El análisis debe ser dirigido a la Unión Europea, que
    escucha sin inmutarse afirmar que “tiene una posición de persistente y
    humillante subordinación a los ''.

    De renuncia en renuncia Europa asimila la impotencia. No puede aportar
    soluciones a la hoguera del Irak y el Medio Oriente, no incide en las ya
    crónicas matanzas que se producen en Africa, no sabe cómo enfrentar la
    inmigración que golpea a sus puertas.

    No es esta, obviamente, la Europa unida que pensaron Adenauer y De
    Gaulle, dos grandes que veían los problemas en la lejanía.

    Lo que sucede en Cuba es tan escandaloso y criminal que ya no necesita
    ni veedores, sobran los testimonios que llegan de la isla
    cotidianamente. Si alguien quiere mirar hacia otro lado para seguir
    haciendo negocios miserables, no en lo económico sino porque están
    basados en la miseria de la mayoría, es cosa suya.

    El silencio sobre Cuba y la soledad de los cubanos quedará como una de
    las grandes ignominias de nuestro tiempo. Europa, América Latina, la
    jerarquía católica entre otros elementos importantes han elegido el
    silencio y la complacencia por motivos inexplicables.

    El gurú de La Habana y el teniente coronel bolivariano y primer
    socialista del siglo XXI continúan lanzando insultos y amenazas a
    diestra y siniestra, cortando libertades y persiguiendo opositores,
    mientras disfrutan del silencio generalizado y el flujo de dólares del
    malvado imperio que siguen comprando petróleo en .

    Ya no hay antiamericanismo que justifique estas actitudes, tan parecidas
    a aquellas que pretendían no provocar la ira de Hitler y que terminaron
    como todos sabemos.

    La Unión Europea tiene el suficiente poder y conocimiento acumulado para
    jugar un papel en el mundo. Es urgente que lo haga, por ella misma y por
    los demás.

    agomez@elnuevoherald.com

    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas_de_opinion/story/57182.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    June 2007
    M T W T F S S
    « May   Jul »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Archives