La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    El miedo y las quejas vigiladas siguen dominando las calles de La Habana
    Los cubanos buscan expresarse a pesar de la censura y el hostigamiento
    de las autoridades

    Will Weissert

    La Habana.— Miguel está en la mitad de la frase cuando su rostro se
    ensombrece y baja la mirada. Está hablando sobre lo que debe ser vivir
    en un país en donde el gobierno no controla toda la radio y la
    televisión. Lo que dice está lejos de ser incendiario, pero cuando pasa
    un policía se calla. "Eso es Cuba", dice después que se va el agente.
    "Siempre oyen", agrega. "Censura, censura", musita un hombre musculoso
    sentado cerca. Miguel asiente y después rectifica. "Censura no", dice en
    voz baja, "miedo".

    ???La conversación pasa al fútbol y al béisbol. Miguel se tranquiliza.
    En el Parque Central de La Habana, conocido como la Esquina Caliente,
    jóvenes y viejos, negros y blancos, algunos con cadenas de oro y
    zapatillas y otros con musculosas y sandalias, discuten sobre deporte
    todos los días.

    ???Si uno lo visita con frecuencia, va escuchar también la discusión de
    otros temas: mujeres, tarjetas de racionamiento, conexiones ilegales de
    televisión, escasez de y la reunión del Partido Comunista la noche
    anterior. Pero quienes se desvían del tópico deportivo lo hacen con
    discreción. Miguel pidió que no se publicase su apellido por temor a
    repercusiones en el gobierno.

    ???Decir lo que uno piensa en el momento y lugar inoportunos puede
    costar el empleo en Cuba. Insultar a Fidel Castro o a otros altos
    líderes en público puede significar la cárcel. No hay prensa libre, el
    acceso a está restringido y muchos cubanos suponen que sus
    teléfonos están interceptados. Los agentes de seguridad estatal siguen a
    los críticos del gobierno y a los extranjeros, mientras los
    omnipresentes Comités de Defensa de la Revolución mantienen vigilados a
    los vecinos.

    ???Se dice que la Esquina Caliente está llena de agentes del gobierno
    que se visten como los demás para pasar inadvertidos. Más evidentes son
    los policías uniformados. Una vez, durante la visita de un , un
    oficial escuchó la conversación y anotó el número de documento de todos
    los cubanos que participaban. Otra vez, un policía con un perro ovejero
    alemán permaneció a corta distancia, mirando fijo sin decir palabra.

    Válvula de escape. Aun así, la de palabra en Cuba tiene más
    matices que lo que creen muchos extranjeros. El gobierno tolera las
    críticas en determinados contextos y mucha gente se expresa en público,
    algunos para quejarse amargamente.

    ???La Miriam Leiva cuenta que se estimula, a modo de válvula
    de escape, expresar las quejas en las reuniones del Partido Comunista,
    aunque los funcionarios les presten oídos sordos. "Esto logra aliviar la
    tensión y permite una salida para que la gente se distienda un poco",
    dijo Leiva, una independiente. "Pero ellos se manifiestan
    porque tienen que hacerlo, porque padecen. Y después nada cambia", asegura.

    ???En 1961, Castro sentó el precedente para la libertad de palabra
    diciendo: "Con la revolución todo, sin la revolución nada". "No había
    otra opción. Era «estás con nosotros o estás en contra» y puedes
    imaginarte qué sucede si estás en contra", dijo Leiva. "Así es como
    siguen las cosas", señaló.

    ???El marido de Leiva, Oscar Espinosa Chepe, es un economista que pasó a
    ser anticomunista, uno de 75 disidentes arrestados en una redada de
    críticos del gobierno en 2003. Aunque Espinosa Chepe fue puesto en
    libertad por motivos de , Leiva y otras mujeres familiares de
    prisioneros políticos, enteramente vestidas de blanco, marchan en
    silencio por la Quinta Avenida de La Habana todos los domingos después
    de misa.

    ???Sus movimientos son observados por agentes de seguridad estatal y a
    veces son hostigadas abiertamente por partidarios del gobierno, aunque
    la marcha de las Damas de Blanco ha sido tolerada durante años. "Somos
    muy pacíficas. Además estamos en sus manos. Pueden hacernos lo que
    quieran", dijo Leiva.

    Sin Fidel. La periodista sostiene que los cubanos en general han tenido
    menos temor a hablar abiertamente en público desde que el presidente
    Castro, de 80 años, se sometió a una cirugía hace un año y cedió el
    poder a su hermano Raúl. El "máximo líder" no ha sido visto en público
    desde entonces, aunque escribe varios ensayos por semana que aparecen en
    los medios estatales.

    ???"Pienso que la mayoría de la gente está perdiendo el temor", comentó
    Leiva. "Ha habido un cambio después de la enfermedad de Fidel. El no
    está allí. Solía estar en todos lados. Era casi como si uno respirase y
    lo estuviese respirando a él", afirmó.

    http://www.lacapital.com.ar/2007/07/16/mundo/noticia_403521.shtml

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2007
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    Archives