La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    SOCIEDAD
    Maria no votó

    Tania Díaz Castro

    LA HABANA, octubre (www.cubanet.org) – El pasado domingo se celebraron
    las originales elecciones de una dictadura nada original. Según la
    prensa estatal, más de 8 millones 300 mil cubanos votarían ese día.

    Pero María, vecina de Santa Fe, como ya perdió el miedo a las
    represalias de la dictadura, no fue a votar por varias razones.

    En primer lugar, porque todo lo ve cada vez peor. La libreta de
    abastecimiento apenas ofrece lo que come un pajarito. El
    sigue brillando por su ausencia. Materiales para reparar su no
    puede adquirir porque el dinero de su jubilación no se lo permite. Como
    muchas ancianas amigas suyas se ve obligada a lavar para la calle para
    comprar un poco de aceite vegetal, detergente, jabón de baño y otros
    productos que sólo se adquieren a través de la moneda dura, la que no
    recibe como trabajadora retirada.

    Cuando le tocaron a su puerta para que fuera a votar, lo dijo claramente:

    -Las cosas están muy jodidas para votar por esto.

    La activista de los Comités de Defensa de la Revolución le dio la
    espalda sin chistar.

    Una vecina que la escuchó no estuvo de acuerdo con lo que gritó María a
    caja destemplada, pero María, segura de lo que dijo, le repostó:

    -No lo digo yo. Lo dijo Raúl, que Cuba está llena de marabú. Y si es
    así, es que la cosa está muy jodida.

    Mi vecina proviene de una familia de viejos pescadores. Aunque confiesa
    que es casi analfabeta, observa todo lo que ocurre a su alrededor a
    través de la sabiduría que le ha ofrecido la vida.

    Sabe de personas humildes y decentes que guardan prisión por tratar de
    llevar un plato de comida a la casa. Sabe que el marabú que se esparce
    por la Isla es un símbolo de rebeldía, así como el vandalismo que
    practican algunos jóvenes contra los vehículos estatales del transporte
    público. Sabe, además, que la calidad de su vida cada día es peor y que
    el futuro de sus nietos es tan incierto como el de sus hijos,
    percibiendo salarios miserables con los que no pueden adquirir lo más
    necesario para vivir.

    Por último, cuando la vecina de María le dijo malagradecida y otras
    cosas que escuchó con el corazón oprimido, porque empleó sus mejores
    años de existencia en lograr para su país una vida mejor, se quitó los
    espejuelos -yo la ví- y le respondió:

    -Mira, Clementina. No quise votar. Ya te lo dije. ¿Y sabes por qué no
    quise votar? Porque no me dio la gana.

    María me recordó aquellas palabras que usó el Comandante en Jefe cuando
    un en México le preguntó por qué no dejaba el poder.

    El mandatario cubano, molesto, algo fuera de sus cabales, dijo lo mismo:
    "Porque no me da la gana".

    Seguramente esto no lo sabe María y mucho menos su vecina Clementina.

    http://www.cubanet.org/CNews/y07/oct07/23a7.htm

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2007
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    Archives