La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ARROZ Y FRIJOLES
    2007-12-04.
    Roberto Santana Rodríguez, Independiente

    La Habana – El arroz con frijoles es uno de los platos que le han ido
    quedando disponible al cubano de a pie, sin olvidar al arroz con huevo,
    cuando hay.

    ¿Qué cubano no ha escuchado decir a una "feliz" ama de casa?: "Arroz,
    frijoles, un "picadillito (¡de soja!), una vianda ¿frita?, o salcochada,
    algo de ensalada, si aparece, y me puedo dar con un canto en el pecho,
    resolví la comida del día".

    El arroz preparado en diversas formas deleita el más exigente:
    blanco, congris, moros y cristianos o los varios amarillos: surtidos,
    salteados, fritos, sin dejar de mencionar, por supuesto, a un pariente
    cubano, el arroz con suerte.

    ¿Como consigue el cubano el arroz nuestro de cada día?

    Inventando, porque las cinco o seis libras, según el lugar de
    residencia, que dan por la "libreta de abastecimientos", recientemente
    incrementada con una libra más, ¡que bueno!, no alcanzan.

    Hay que recurrir entonces al que venden de forma "liberada" al precio de
    4 pesos la libra, que ahora parece módico, si recordamos el precio del
    arroz en pleno apogeo del llamado "periodo especial": ¡20!, ¡35!, ¡50!
    pesos la libra.

    El arroz precocido ha desaparecido misteriosamente de los comercios,
    sabroso y necesario a la hora de preparar las recetas combinadas.

    También se vende arroz en los mercados agropecuarios, los bandidos del
    río frío, el llamado "arroz de la tierra", variedad que debe prepararse
    con menos y ¡más grasa!

    Por supuesto con mucho dinero se puede adquirir arroz cocinado en
    disímiles y sabrosas formas en paladares, hoteles, restaurantes, pero,
    ¿Con qué se sienta la cucaracha compadre, si no se es pincho, maceta o
    extranjero?

    Los frijoles, negros, colorados o blancos; garbanzos y chícharos (¡como
    alimentan!), constituyen platillos deliciosos, si y sólo si se preparan
    con lo que llevan, "con todos los hierros", desde los condimentos hasta
    la "fibra"; difíciles de conseguir.

    De ahí que en la inmensa mayoría de los casos los cubanos tienen que
    conformarse con preparar algo así como "seudofrijoles", a base de sal y
    azúcar al gusto y alguna "hierbita" que aparezca.

    Tal vez un día, de fiesta, de rey por una jornada, se puedan reunir
    algunos ingredientes en el intento de cocinar unos frijoles como Dios manda.

    Porque, ¿Dónde están los ingredientes necesarios?, pues en la Shopping,
    en el mercado agropecuario, a precios interplanetarios, en las cocinas
    de los hoteles y en otras, menos en las de la gran mayoría de los cubanos.

    En la bodega los cubanos reciben sólo onzas de frijoles por persona. En
    la mayoría de los casos son verdaderos "balines", difíciles de ablandar
    hasta en una olla reina de esas que ¿dieron? como parte de la revolución
    energética.

    Además, chícharos, frijoles colorados, frijoles negros, vienen a veces
    con insectos, gorgojos. Nada ¿será por aquello de "la fibra incorporada"?.

    Entonces y como sucede con el arroz no le queda otra al cubano simple
    que acudir al mercado agropecuario listo para ser desangrado, pues allí
    se venden carísimos en bolsitas de nylon o a granel. Los vendedores
    aseguran a sus víctimas, digo clientes, que esos granos se ablandan de
    sólo "oler" el agua caliente, cuando en realidad a veces ni usando
    mandarrias.

    Un poquito más barato se pueden comprar frijoles, cuando hay, en el
    mercado del "EJT", ejercito juvenil del trabajo, y en los llamados
    mercados de "precios topados", pero la verdad es que la diferencia, como
    ocurre con otros productos, no es significativa, son centavos, pero
    bueno, dirán algunos, ¡del lobo un pelito!

    En este fin de año la inmensa mayoría de los cubanos tendrán la jugada
    chiquita, como siempre, a la hora de llevar los alimentos a sus mesas el
    24, la noche buena, y el 31, fin del 2007.

    ¡Ojalá no sea solamente arroz y frijoles!

    ********

    Nota de Misceláneas de Cuba: El artículo anterior es una colaboración
    del periodista independiente Roberto Santana con este medio informativo.
    Agradecemos al compatriota Pablo Rodríguez, www.payolibre.com, el
    reenvío del mismo.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=12882

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2007
    M T W T F S S
    « Nov   Jan »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
    Archives