La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    25 de diciembre de 2007

    La manzana envenenada

    Leonel Alberto Pérez Belette

    LA HABANA, Cuba, diciembre (www.cubanet.org) – Si Blanca Nieves hubiera
    sido cubana, a menos que se dedicara a la prostitución, nunca hubiera
    sido envenenada por cuenta de las maquinaciones de su madrastra, al
    menos, no con una manzana. Isaac Newton jamás hubiera descubierto la Ley
    de la Gravedad; a no ser que por disentir de lo establecido algún
    pro-castrista le hubiese pegado con un palo en la cabeza y en medio de
    su gravedad, hubiera podido meditar en una obscura mazmorra del régimen.

    En Cuba conseguir una manzana, una pera, o una uva, no es un tan sólo un
    lujo, sino una quimera para la mayoría de la población.

    Los trastornos que sufren los ciudadanos al acercarse a estos productos,
    disponibles únicamente en las estanterías de las tiendas de venta en
    divisa, no son un síntoma de intoxicación por envenenamiento con el
    aroma, sino un síndrome de asombro y descontento, debido a los altísimos
    precios impuestos por el gobierno. "Los turistas no vienen a comer
    manzanas a Cuba; los compradores suelen ser cubanos" –expresó vendedor.

    Cada manzana es vendida por el gobierno en 50 centavos CUC (unos 70
    centavos de dólar). Un paquete de una libra de uvas californianas cuesta
    6 CUC (8 dólares) y más. Las peras andan por el cielo y el resto de los
    productos de similar origen también. Puedo agregar que el arroz de buena
    calidad es destinado exclusivamente a los centros turísticos,
    restaurantes y mercados que venden en moneda convertible y sólo en raras
    oportunidades es distribuido al pueblo a través de la libreta de
    racionamiento, a razón de seis libras mensuales por persona.

    ¿Cómo reacciona una madre cuando el hijo se quiere comer una manzana?
    Reclamo lógico, ante la proliferación de lugares de venta en divisas:
    cafeterías, restaurantes, mercados, donde están disponibles.

    El salario básico mensual de un trabajador es de 250 pesos (una moneda
    prácticamente sin valor) que al ser cambiados equivalen a 14 dólares.
    Hay ciudadanos que ganan más u obtienen beneficios adicionales, pero son
    muy pocos y casi siempre están relacionados con el gobierno, o realizan
    actividades ilícitas que conllevan el riesgo de encarcelamiento.

    Para los pensionados la situación económica es peor y vale agregar que
    la población cubana envejece a ritmo acelerado debido a la emigración,
    la ausencia de inmigración y la bajísima tasa de natalidad. Los cubanos
    se niegan a tener hijos en las presentes condiciones de vida, y como
    agravante, muchos jóvenes marchan al exterior, o anhelan hacerlo. Las
    discordias y problemas, que no se deben a una manzana, sino a la
    limitación de las libertades, hacen que gran parte de los cubanos
    quieran emigrar.

    En el caso de personas que reciben remesas familiares, estas sufren un
    descuento impositivo de 18% sobre los envíos, más un 2% por la operación
    bancaria. Para ellos, con este 20 % de desvalorización, el costo real de
    una manzana casi llega a 1 dólar. ¡Ni que estuvieran comprando oro! Los
    precios están muy por encima de los de los países desarrollados. Se
    trata de una verdadera estafa, otra más, montada por el régimen contra
    el pueblo.

    http://www.cubanet.org/CNews/y07/dic07/25a8.htm

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2007
    M T W T F S S
    « Nov   Jan »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
    Archives