La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Publicado el miércoles 09 de enero del 2008

    Cuando el hambre es un arma

    Muy ilustrativa la columna del profesor Jorge Salazar Carrillo [El
    derecho al atraso, Perspectiva, 26 de diciembre] sobre la libreta de
    abastecimiento en Cuba. No me detendré en los temas que influyen en
    nuestro atraso y que afectan, principalmente, la higiene y el estómago
    de los cubanos y que están muy bien explicados en la nota de Salazar.
    Hay otros ''daños colaterales'', muy bien pensados y estructurados por
    el gobierno, que explican por qué la famosa libreta de abastecimiento no
    ha sido eliminada, ni siguiera durante la época de los jugosos subsidios
    rusos, como también por qué se ha prohibido durante tanto tiempo la
    actividad privada en el sector agropecuario, que sería el único modo de
    garantizar la abundancia de comida en la isla. El hambre y la necesidad
    fueron, son y serán las armas fundamentales de nuestro gobierno para
    someter al pueblo.

    La libreta se ha convertido en un anexo al documento de identidad que
    poseen los cubanos y es exigido para muchos trámites. Si no tienes
    libreta de abastecimiento, no puedes comer, por lo menos legalmente, ni
    encontrar trabajo. Pero para tenerla es necesario presentar el documento
    de identidad con el registro de dirección del domicilio al día. Para
    cumplimentar este trámite, se necesitan varios papeles emitidos por una
    legión de burócratas de la Reforma Urbana, Oficina de Registro de
    Consumidores (OFICODA) y hasta del jefe de vigilancia del Comité de
    Defensa de la Revolución.

    Por otro lado, la libreta de abastecimiento es otra forma de tener
    ocupados a cientos de burócratas que no producen nada, pero están el día
    entero en sus oficinas provinciales, municipales o de circunscripción
    controlando a la población y fomentando una corrupción a gran escala.
    Son ellos los que ''resuelven'' las dietas de pollo, carne o leche con
    la participación de médicos inescrupulosos capaces de diagnosticar una
    úlcera o diabetes a cambio de unos pesitos o en el mejor de los casos
    por tráfico de influencias de personajes del gobierno o amigos.

    Este sistema es otra forma de ejercer el poder. Esos ''jefazos'' de las
    OFICODAS son los que deciden quién tiene derecho a comer qué cosa y
    cuándo, y quién no. La libreta no es sólo una forma de eternizar el
    atraso, sino de mantener el poder absoluto sobre la sociedad.

    Alicia Franklin

    La Habana

    http://www.elnuevoherald.com/opinion/cartas/story/140599.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2008
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives