La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    14 de enero de 2008

    El cubano y la cerveza (final)

    Oscar Mario González

    LA HABANA, Cuba, enero (www.cubanet.org) – La inmensa mayoría del pueblo
    de Cuba ó el triunfo guerrillero de l959 de la manera usual entre
    criollos: con un vaso de cerveza en la mano.

    Algunas medidas dictadas por el recién estrenado gobierno revolucionario
    favorecieron a las capas más humildes de la población. Había riquezas
    que repartir y así se hizo, aunque, claro está, siempre el que reparte
    se queda con la mejor y mayor parte.

    Durante aquel primer año la venta de cerveza batió todos los records
    anteriores por dos razones incuestionables: había dinero en el bolsillo
    y alegría en los corazones.

    En octubre de l960 y por decreto gubernamental fueron confiscadas las
    empresas nacionales y extranjeras más importantes, entre ellas las
    fábricas de cervezas; a partir de ese momento se inicia un proceso
    ininterrumpido de empobrecimiento de la industria que llega hasta
    nuestros días.

    Desde los primeros años el producto empezó a escasear y el cubano a
    lamentarse de ello pero el embullo revolucionario y la fe en la promesa,
    aguijoneados además, por la consigna "estudio, trabajo, fusil",
    mantenían ocupada a la población. La cerveza llegaba a los bares,
    cantinas y centros de diversión nocturnos, hasta l968 en que fueron
    intervenidos todos los negocios privados, incluyendo los puestos de
    fritas y los sillones de limpiabotas.

    Posteriormente, en la década de los años l970, luego del "escache" de la
    zafra de los l0 millones que "iban pero no fueron" se inventaron los
    "tiros" de cerveza estatales que consistían en comercios habilitados
    para el expendio de cerveza a granel. Algunos de esto tiros estaban
    enclavados en lugares céntricos de la capital como, por ejemplo, el de
    la Esquina de Toyo, o el de Monte y Zulueta. Los vecinos eran contrarios
    a la presencia de tales sitios por el gentío que congregaban y la bulla
    que promovían, incluyendo "broncas", "fajazones" y ocasionalmente hechos
    sangrientos.

    También se habilitaban "pipas" o tanques móviles para el expendio del
    producto que tenían la ventaja de hacer presencia en barrios y repartos
    de baja densidad poblacional.

    Durante los mejores años del siempre raquítico socialismo cubano se
    vendían cervezas por la libreta de racionamiento y a través de las
    bodegas; eran las "pirey" o con defectos de embotellado (les faltaba
    líquido). Las de volumen normal se destinaban a la red gastronómica.

    Otra forma de adquirir algunas cajas de cerveza era mediante un
    casamiento de "mentiritas" o ficticio donde, a los futuros esposos,
    además de la bebida, les vendían a precio normal, ropa y útiles para el
    hogar. Pero la oferta más codiciada eran las cinco cajas de cerveza que
    posteriormente se revendían a un precio muy superior.

    La calidad fluctuaba entre mala y pésima. Para muchos aquello era un
    brebaje insípido con un dejo a cocimiento de escoba amarga; éstos eran
    los que habían probado las cervezas tradicionales. Los más jóvenes se la
    tomaban con la convicción de que había que resignarse pues "no hay más
    ná". Algunas botellas de cervezas contenían, dentro del líquido,
    gusanos, cucarachas y alacranes. Al que lo dude puede remitirse al
    periódico Granma de la época.

    En esta etapa del acontecer cervecero aparecieron los tiros de cerveza
    furtivos a cargo de particulares; verdaderos antecesores de los
    "paladares"que posteriormente permitió el gobierno, estos "tiros",
    además de cerveza ofertaban pan con lechón y comida elaborada'

    Hoy el panorama cervecero ha cambiado en parte. Junto a la cerveza
    Cristal, enlatada y embotellada con el logotipo habitual pero muy baja
    en calidad en relación a la original, hay otras marcas nacionales que se
    venden a 80 o 90 centavos de chavito o de peso convertible y cervezas
    extranjeras de calidad muy superior pero de mayor precio. Todas ellas al
    alcance de extranjeros o cubanos favorecidos por la suerte o el
    "invento". El resto, o sea la mayoría de los cubanos, bebe la cerveza a
    granel; en la cantina o sobre la acera donde se estaciona la pipa. Entre
    amigos, sólo, o compartiendo el vaso con la mujer amada, el cubano
    prefiere ese líquido amarillento y espumoso que hace mover los pies al
    ritmo del son y la rumba; se adueña de la cintura para luego subir a la
    cabeza y desde allí acabar con llantos y pesares en un mareíto sabroso y
    dulzón que hace ver las cosas de otro modo y hasta el socialismo lo
    torna llevadero.

    http://www.cubanet.org/CNews/y08/en08/14a6.htm

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2008
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives