La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ENERO GRIS
    2008-01-23.
    Juan Mario Rodríguez, Independiente, Corresponsal en la isla
    de Misceláneas de Cuba

    Llegó el 20 de enero y se llevaron a cabo las votaciones a las que de
    manera magistral el gobierno cubano convocó al pueblo. ¿Y ahora qué
    sigue? ¿Qué pasará en los próximos cinco años de gobierno del nominado
    Poder Popular?

    El lunes último amaneció como cualquier otro día. Nublado y algo
    lluvioso. Nada de entusiasmo por la victoria del domingo anterior, por
    la patentización de la voluntad del voto unido por la Patria que más de
    ocho millones de electores hicieron en las urnas. Ni siquiera el espacio
    de la televisión Mesa Redonda ha abordado el acontecimiento.

    Entonces, ¿por qué lo hicieron? Obviamente porque el pueblo cubano -la
    mayoría- no está a la altura de los tiempos en que vive la humanidad.
    Estrechando las márgenes geográficas, a la altura de los pueblos de
    y Bolivia, por ejemplo, con todo y sean sus respectivos
    gobernantes socios del cubano en la desafortunada aventura neosocialista
    del ALBA (Alternativa Bolivariana para la América).

    En Venezuela el pueblo dijo NO rotundamente a la reforma constitucional
    que el presidente Hugo Chávez diseñó para perpetuarse a la cabeza del
    ejecutivo, entre otras llamativas pretensiones. Por su parte, la Bolivia
    de Evo Morales se encuentra dividida peligrosamente, situación agravada
    con el pronunciamiento del Poder Judicial hecho en la III Cumbre
    Judicial de la Corte Suprema de Justicia celebrada la pasada semana en
    La Paz, que declaró la Constitución aprobada en el mes de
    diciembre del 2007.

    En ninguno de los dos países los presidentes pro castristas han logrado
    doblegar el espíritu democrático de sus ciudadanos. En Cuba, por el
    contrario, duele reconocer, el pueblo languidece por exposición a la
    ideología comunista durante casi cincuenta años y por la represión de
    corte leninista a que ha sido sometido desde 1959.

    Los cubanos votaron el pasado 20 de enero por las supuestas conquistas
    revolucionarias y por las transformaciones -la palabra cambio horroriza
    al gobierno- que se necesitan hacer y que ocurrirán "poco a poco",
    consuelo emanado del gobernante interino al ejercer su derecho al voto.
    Para ello no fué necesaria la presencia de observadores internacionales,
    porque el ejercicio realizado corresponde a "asuntos internos de nuestro
    país", según declaró el presidente de la Comisión de Relaciones
    Internacionales del Parlamento cubano.

    Según la perspectiva de la nomenclatura, a nadie debe interesarle que
    los cubanos votaron por un gobierno totalitario, para que perduren la
    cartilla de racionamiento de alimentos y la situación del
    continúe desvelándonos. Votaron por el confort que brinda el
    hacinamiento generalizado en que vivimos, y por la satisfacción de no
    ver cumplida la meta estatal de construir 150 mil viviendas anuales. Por
    alcanzar cifras cada vez más altas de profesionales de la y la
    educación que prestan servicios en otros países, en detrimento de la
    calidad de vida nacional. Votaron porque la corrupción siga siendo el
    estilo y razón de vivir, y para que los inconformes continúen
    integrándose a la vecina provincia Miami.

    En Cuba, señoras y señores partidarios del castrismo, no se ejercitó la
    democracia. Aquí se violó la voluntad de quienes, asistidos por los
    derechos que todo ser humano tiene al venir al mundo, intentaron hacer
    que se escucharan sus reclamos contra el proceso. El gobierno cubano
    teme a las minorías, porque conoce muy bien las consecuencias que
    producen el crecimiento aritmético de éstas tras los reconocimientos.
    Por eso, en Cuba no hay espacio para disensiones.

    El 20 de enero del 2008, sin dudas, será recordado como una página
    triste en el oscuro capítulo de la historia de Cuba, al que, con total
    imprecisión y falta de rigor conceptual, han dado en llamar Revolución.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=13606

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2008
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives