La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    22 de enero de 2008

    Para vivir

    Rafael Ferro Salas

    PINAR DEL RÍO, Cuba, enero (www.cubanet.org) – Reinaldo Castillo se
    levanta cada mañana bien temprano y sale de su casa a realizar su
    trabajo. Vive con su esposa y tres hijos pequeños. Labora como
    barrendero en las calles de esta ciudad.

    Marta López Romero camina seis kilómetros desde su casa al lugar en el
    que se desempeña como moza de limpieza. Cerca de ella vive Lázaro
    Herrera González, labora como mecánico y camina lo mismo que Marta para
    llegar a su centro de trabajo.

    Estas personas, al igual que otros cubanos, trabajan y el salario que
    reciben apenas les alcanza para alimentar a los suyos. El sueldo medio
    en Cuba es de 250 pesos, y la moneda nacional compite en la calle con
    otra equivalente al dólar americano, el CUC. Los productos esenciales se
    adquieren en tiendas donde las compras se hacen con esta moneda de nuevo
    tipo.

    Para Reinaldo Castillo adquirir unos dólares y comprarles algo de ropa a
    sus hijos, significa dejar de comer.

    "Mi mujer y yo podemos privarnos de comer en ocasiones para poder
    comprar algo para los muchachos pero a ellos no podemos hacerles eso,
    son niños. Yo gano 250 pesos y para adquirir un CUC tengo que entrega 25
    pesos cubanos. Si un pantalón para uno de mis hijos cuesta en la tienda
    por divisas 14 dólares, ya tengo que ir pensando en dejar de comer por
    un tiempo para vestir a ese hijo mío", dice.

    Muchos cubanos enfrentan también una situación difícil a la hora de
    comprar los alimentos básicos. En la isla se distribuye una canasta
    familiar por medio de una tarjeta en la que se controlan las entregas;
    los alimentos que no se incluyen en esa libreta hay que comprarlos a
    precios muy altos en el mercado clandestino o en las tiendas donde las
    ventas están dolarizadas.

    Hasta finales de los años ochenta Cuba era el principal destino de los
    productos del llamado Campo Socialista. Había facilidades en los precios
    y los intercambios entre gobiernos, la Unión Soviética estaba al frente
    de ese campo y era el abastecedor principal del régimen cubano. A
    principio de los años noventa cayó el campo socialista y todo cambió
    para mal en la mayor de las Antillas. Se manifestó la crisis total en
    casi todos los sectores del país; la construcción, el y la
    colapsaron cambiando la vida de los habitantes.

    El éxodo se convirtió en orden del día. Las gentes salían del país en
    masa y sin permiso, a todo riesgo por las costas y a merced de la
    suerte. También abandonaban los centros de trabajo al sentirse poco
    remunerados respecto a los salarios recibidos en comparación con las
    ofertas en la calle. Hasta el día de hoy, el Estado no encuentra una
    fórmula para el equilibrio justo y de esa manera romper la enorme brecha
    que existe entre los cubanos que tienen algo y los que nada tienen.

    El Estado cubano se involucró en una campaña de electrificación a los
    hogares de la isla. Se vendieron módulos para la cocción de alimentos,
    refrigeradores y aires acondicionados, aumentando el nivel de
    endeudamiento en las gentes mucho más que el de vida.

    Lázaro Herrera González: se refiere al hecho:"El Estado nos obligó a
    cocinar con electricidad al quitarnos el gas licuado. Todos tuvimos que
    comprar los módulos eléctricos y el salario no da para pagar eso por
    crédito. Es como una broma de mal gusto que nos hicieron Por una parte
    nos vendieron los equipos para cocinar y por la otra nos dejaron sin
    tener que echarles adentro para poder comer. Los que trabajamos nos
    quedamos casi sin dinero para la comida a la hora de cada cobro a fin de
    mes"

    La realidad es que en Cuba las gentes enfrentan la escasez y las
    limitaciones de opciones buscando alternativas de riesgo en todos los
    sentidos, teniendo en cuenta que las prohibiciones se han convertido en
    compañeras de viaje en la ruta que emprendemos todos para vivir.

    http://www.cubanet.org/CNews/y08/en08/22a7.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2008
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives