La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    3 de abril de 2008

    Caviar en Somalia

    Luis Cino

    LA HABANA, Cuba, abril (www.cubanet.org) – Un signo de interrogación
    flota sobre Cuba. La ansiedad es tan palpable que se pudiera cortar con
    un cuchillo.

    La inmensa mayoría de los cubanos vive hoy pendiente de los cambios. No
    del Cambio (con mayúscula y todas sus implicaciones) porque sería mucho
    pedir en su desconsolada e indefensa resignación. Presienten que, aunque
    sea inevitable, todavía les llevará cierto tiempo. Pero al menos, porque
    dicen que la esperanza es lo último que se pierde, aguardan por "los
    cambios dentro del socialismo" que anunció la nueva (vieja) dirigencia.

    Las expectativas crecen, pero los prometidos cambios no se materializan.
    Por el contrario, las señales indican escasa voluntad de los gobernantes
    a hacer transformaciones mayores al interior del sistema.

    Luego de las asambleas de lamentaciones, la tan llevada y traída por los
    pelos "revolución dentro de la revolución" amenaza con reducirse a
    zurcido y maquillaje. Una vieja con colorete que trata de ganar tiempo.
    Cal, parches y remiendos en la deteriorada fachada. Como en Centro
    Habana, más apuntalamientos para evitar derrumbes.

    Los anuncios oficiales de que se empezarían a levantar "prohibiciones
    absurdas" puso a los cubanos a devanarse los sesos tratando de adivinar,
    con tantas prohibiciones como hay, a cuáles de ellas se referían: al
    alojamiento en los hoteles, las licencias de los trabajadores por
    cuenta propia, la navegación por o las tarjetas blancas del
    Ministerio del Interior que autorizan las salidas del país.

    Se rumoraba que desaparecería la libreta de abastecimiento. Algunos se
    alegraron y otros se preocuparon por los de menor poder adquisitivo. Se
    decía que acabarían con la dualidad monetaria. Hubo colas y
    aglomeraciones en las casas de cambio. La gente se cansó de vender sus
    cuc, y viceversa.

    Algunos confiaban que de la reunión del canciller Pérez Roque con un
    grupo de emigrados brotaría cierta flexibilización en la cuestión de los
    viajes. La reunión fue sólo un combativo encuentro del canciller con sus
    disciplinados soldados en el exterior. Nada más.

    En cuanto a liberaciones de presos políticos y la puesta en práctica de
    los pactos de firmados por Cuba en la ONU, ¿usted sabe
    algo? Nosotros, no. Tal vez en la Unión Europea o Monseñor Bertone, en
    el Vaticano, sepan.

    No hay milagros a la vista. La moraleja oficial, dicha de un modo u
    otro, es que hay que trabajar más. Elevar la productividad y la
    eficiencia. Tener confianza en la revolución. No hay otro arreglo
    posible. Ya lo dijo quien lo dijo en el periódico Granma (lo
    encomendaron debidamente para decirlo): no se puede hipotecar el futuro.
    Ni hablar del asunto. A llorar al parque. O a la próxima asamblea que
    convoque el Partido.

    No hay que dejarse vencer por el pesimismo. He aquí que autorizaron la
    venta de teléfonos celulares. Y aunque sin confirmar, también de DVD,
    computadoras, tostadoras y hornos micro onda.

    ¿Serán acaso esas las prohibiciones absurdas que iban a levantar?

    En casa de un amigo, debido a su mala suerte con las fosforeras, usan
    una vieja tostadora americana de los años 50, no para tostar el pan
    único de cada día por la libreta, sino para encender los cigarros. Su
    mujer y él, que no tienen dinero para costear un celular, comprar un
    ordenador o un equipo de DVD, esperaban aumentos de salario, un % en
    cuc, que rebajaran los precios en las tiendas y poder pasar su luna de
    miel en un luego de 18 años de matrimonio.

    Con tantas prohibiciones, carencias y problemas acumulados durante casi
    medio siglo, autorizar la venta de estos costosos cacharros que muy
    pocos cubanos tienen dinero para comprar, es como un chiste de humor
    negro. Es mentar la soga en casa del ahorcado. O repartir caviar en Somalia.

    http://www.cubanet.org/CNews/y08/abril08/03cronica1.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    April 2008
    M T W T F S S
    « Mar   May »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives