La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Edad avanzada y economía diferenciada

    Lucas Garve, Fundación por la de Expresión

    LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – José Leoncio es el vecino más
    viejo de la cuadra. Por sus ojos han pasado más de ochenta años. Las
    arrugas de la frente son como las páginas de un libro donde guarda sus
    recuerdos. Tuvo diferentes oficios. La jubilación la obtuvo como
    trabajador de Servicios Comunales. Trabajó recogiendo basura y desechos
    por los barrios aledaños.

    Se levanta para hacer la cola en la puerta de un establecimiento
    nombrado El Familiar. Es la cola de los pobres. Todos son ancianos cuya
    economía no les permite otra opción. Allí venden comida a bajos precios
    para alcanzar el fin de mes porque los víveres de la cuota de
    racionamiento no alcanzan.

    Es el modelo socialista de las fondas de otros tiempos. Todo lo que se
    vende en este expendio de comida es a precios subvencionados por el
    Estado. Algo así como los comedores de caridad de las instituciones
    religiosas.

    Hay días en que José Leoncio se sienta en la calzada y vende jabas
    plásticas o sobres de café. Eso contribuye a incrementar su economía. El
    mínimo actual de las pensiones en Cuba asciende a 200 pesos. El precio
    de una cajetilla de cigarrillos es de 7. El sobre de café mensual que se
    vende racionado cuesta 5 pesos; en el mercado negro, entre 12 y 15.

    Además, José Leoncio tiene que comprar jabones, pasta dental,
    desodorante, en la shopping o en la calle. Los artículos de aseo
    personal tiene que comprarlos en moneda convertible (CUC, uno por 25 pesos)

    En este cambalache imprescindible debe invertir buena parte de su
    jubilación, la que volará por los aires como las palomas del nieto
    mayor. Al mediodía, José Leoncio regresa a su casucha para esconderse
    del calor. En su sillón, dormita las horas más duras del bochorno.

    Asencio trabaja a los 81 años, pero es un caso distinto el suyo. Se
    graduó de contador público en la antigua de Comercio. Desde hace
    cinco años, gracias a sus antiguos vínculos laborales, se incorporó a
    trabajar en una firma de auditores donde goza de ciertos privilegios en
    comparación con la mayoría de sus colegas. Recibe una gratificación
    mensual en pesos convertibles, productos de aseo, y cada cuatro meses,
    una jaba con comestibles, grasa, conservas. Todo como un plus de su
    salario. No padece las dificultades del público porque un
    auto lo recoge en su casa y lo trae de regreso por la tarde.

    Esperanza dice que su nombre no tiene sentido porque la perdió hace
    tiempo. Enviudó hace cinco años y desde entonces está sola. Los hijos
    viven con sus familias y la visitan algunos fines de semana. Durante la
    mañana, Esperanza parece un pájaro vigía desde su portal. Así mata las
    horas muertas de su vejez. Algunos afirman que vigila los movimientos de
    los vecinos reacios a corear las consignas del régimen.

    Antes de la instalación seleccionada de teléfonos en el barrio, ella
    cobraba un peso por llamar desde su aparato. También escuchaba lo que la
    gente hablaba. Hoy, muy pocos la visitan a diario. Su compañía
    permanente es un perrito.

    Hay rumores sobre cambios en la ley de pensiones y la edad de jubilación
    que, dicen, será a partir de los 60 años para las mujeres y 65 para los
    hombres. Hasta el momento ningún anuncio gubernamental se ha doviñgadp0.
    En otros países, alterar las edades de jubilación detona manifestaciones
    multitudinarias. En Cuba eso no sucede.

    http://www.cubanet.org/CNews/y08/julio08/08cronica1.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2008
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives