La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Crónicas
    Un buen show

    En 'Sicko', el estadounidense Michael Moore encuentra tratamiento y
    medicinas gratuitos en Cuba para los rescatistas del 11S.

    Rafael Alcides, La Habana | 08/07/2008

    Un día el popular documentalista Michael Moore entró en el
    Hermanos Ameijeiras de aquí, de La Habana, seguido por un grupo de
    paisanos suyos. Lo hizo con la naturalidad de quien ha entrado en un
    en el cual ha venido alojándose en los últimos años. Siempre sin
    preguntar ni ser conducido por nadie, avanzó diestro por este pasillo,
    por el otro, de consulta en consulta, dejando a cada uno de sus
    acompañantes en manos del doctor correspondiente.

    Eran todos ellos rescatistas de la tragedia de las Torres Gemelas,
    norteamericanos casi suicidas; abnegadas gentes a las que su riesgosa
    labor salvando vidas durante aquellas horas de pánico de ese aciago día
    11 les ha dejado secuelas de las que tal vez nunca sanen, y a las cuales
    su país les ha cerrado en la cara las puertas de la pública.

    Por eso vinieron a Cuba, donde, siempre de la mano del democrático
    Moore, iban a encontrar aquellos infelices desechados por el poderoso
    imperio, tratamiento y medicinas gratuitos.

    Hasta una dentadura que al parecer le hicieron en diez minutos, llevaba
    uno de aquellos héroes anónimos, al partir, y otro, una mujer, muy
    efusiva, hablaba de un medicamento que en su país costaba $100 y aquí en
    Cuba tenía un valor de 5 centavos, por lo que iba a llevarse una maleta
    llena.

    Exageraciones aparte, fue un buen show. Un tailandés, o cualquiera que
    en el extranjero vea dicho documental, caerá en el error de creer que en
    Cuba hasta los extranjeros, sin necesidad de ser venezolanos,
    bolivianos, nicaragüenses u otros "compañeros" enviados por el compañero
    gobernante de su país, podrían entrar en un hospital, encontrar al
    especialista correspondiente y hacerse atender en el acto.

    Pero no es mi propósito pasar y jabón sobre el mito urdido por
    Moore al hacerse eco de las bondades de la asistencia médica cubana
    (quién sabe si para humillar a o para pasarles de
    contrabando algún mensaje a los cubanos, o tal vez "ambamente", como
    bromeando solía decir el poeta Roque Dalton, pues con los gordos nunca
    se sabe, sobre todo si son periodistas), aunque, ciertamente, nadie que
    no fuera un mentiroso negaría a la medicina cubana el mérito de ser una
    de las mejores y más generosas fuera del Primer Mundo.

    Con la educación gratuita desde la cuna hasta la , y luego el
    sarcófago regalado con el resto del funeral, ha sido (es) esa medicina
    una de las piezas más elaboradas del eje mágico de la revolución en
    estos cincuenta años; el orgullo nacional, cabe decir, a pesar de que
    todavía el cubano sigue comiendo de la libreta, a pie por lo general,
    sin la esperanza de llegar a tener nunca un automóvil, y en buena parte,
    viviendo en barbacoas, como los murciélagos, o apilado en casas de vecindad.

    El nombre equivocado

    De modo que abajo el orgullo nacional, a rodar por el suelo igual que
    hojas secas en medio del viento, cuando semanas atrás pasaron por la
    televisión el divertido pero muy elocuente documental de Michael Moore.
    Ver eso fue para el cubano como sentir que le sacaran de repente la
    silla donde estaba sentado.

    Así que también en Canadá, Inglaterra y Francia la medicina es gratis y,
    además, sin ser enviado por Chavés, Evo Morales u Ortega, le dan
    asistencia hospitalaria al extranjero, a cualquier extranjero.

    Así que en Francia al paciente le dan meses para su recuperación, y
    entre el Estado y el patrón le pagan el sueldo lo que dure su licencia.

    Así que, al contrario de Cuba, donde algunas medicinas hay que
    comprarlas en divisas en las farmacias para turistas y para cuya compra
    será preciso vender la máquina de coser, si no se tiene una hija
    jinetera o se reciben remesas del extranjero, en Inglaterra cuestan
    $6.60, sea una medicina o cuantas haya puesto el médico en la receta.

    Así que allá un médico de hospital, todavía joven, gana más de un millón
    de dólares al año.

    Tales, entre otras, eran las asustadas exclamaciones que oía uno en las
    calles a propósito de las noticias que en su documental diera aquel
    señor Michael Moore, que había dejado las tablas ardiendo por más
    inofensivo que pareciera cuando entró como Pedro por su casa en el
    hospital Hermanos Ameijeiras seguido por sus rescatistas del cuento.

    Es natural. Como decía al día siguiente una señora que salía del puesto
    con su pancito de la libreta: "Con un capitalismo así, para qué perder
    tiempo construyendo el socialismo".

    A lo que le contestó otra señora: "Yo me quedé pensando que quizá el
    verdadero socialismo es el de esa gente, y este de aquí, una cosa a la
    que le equivocaron el nombre".

    http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/articulos/un-buen-show-95834

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2008
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives