La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    El golpe de los huracanes
    Desde Puerto Padre

    Una vecina a Machado Ventura: lo que necesitamos son recursos, no
    palabras ni imágenes para la televisión.

    Alberto Méndez Castelló, Las Tunas | 13/09/2008

    La gente sufrirá inanición aquí si el mundo no pone los ojos en este
    pueblo, destruido quizás como ningún otro por el huracán Ike. Por su
    parte, parece que el gobierno cubano no antepondrá el dolor de la gente
    a las valoraciones políticas.

    Entre las diez de la noche del domingo 7 y las cuatro de la madrugada
    del lunes 8, vientos superiores a los 200 km por hora destruyeron o
    dañaron nueve de cada diez casas de Puerto Padre, Las Tunas. Aun las
    viviendas de hormigón armado sufrieron daños en puertas y ventanas o en
    habitaciones auxiliares.

    El techo del almacén municipal de harina fue destruido y el almacén de
    café, conformado por gruesas paredes de mampostería, se vino abajo como
    si lo hubieran dinamitado. Un profesor de secundaria murió aplastado por
    las paredes de su y una mujer que sufrió heridas al paso del
    huracán, ha fallecido.

    No hay potable ni provisiones de emergencia, y salvo alguna que
    otra oferta, el pueblo no cuenta con más abastecimiento que el del
    racionamiento vigente ya hace décadas.

    De noche, Puerto Padre tiene la apariencia de un cementerio abandonado
    y, de día, usted siente que se hunde en un vertedero. Montones de
    escombros y de árboles derribados bloquean las calles, sorteadas a duras
    penas por gente estupefacta. Es un paisaje surrealista, no hay alumbrado
    y se necesitará de tiempo y recursos para recomponer las líneas, son
    demasiados los postes tirados en el suelo y los cables sueltos.

    La inercia del gobierno, otro huracán

    Sobre la destrucción del huracán, el pueblo sufre la inercia del
    gobierno. Pasadas las tres de la tarde del martes 9, llegó aquí el
    vicepresidente primero, Machado Ventura.

    En la calle Vicente García, justo frente al almacén de café derrumbado,
    un grupo de personas ha accionado una vieja bomba manual para conseguir
    un poco de agua potable. Cuando el vicepresidente llegó, pidió a las
    víctimas del huracán recoger las tablas esparcidas y enderezar los
    clavos, porque, aunque llegarían recursos, estos no alcanzarían para todos.

    "Pues lo que necesitamos son recursos, y no palabras ni imágenes para la
    televisión", dijo María Velázquez a Machado Ventura, quien se retiró
    presuroso del lugar.

    Hay sensación de desamparo. En los barrios, el pueblo no encuentra el
    apoyo del ejecutivo y en las calles se nota la ausencia policial; ya se
    reportan actos de pillaje.

    Preguntando a los refugiados en la Manuel Ascunce si las
    autoridades habían visitado las zonas de desastre, contestaron que las
    habían visto pasar en helicóptero. Cinco edificios construidos para los
    médicos, los que cumplen misiones en el exterior, fueron tomados a viva
    fuerza por refugiados que permanecían hacinados, a quienes los custodios
    optaron por entregar las llaves antes de que estos rompieran las puertas.

    Directivos municipales fueron removidos de sus cargos por su inercia
    manifiesta, pero quienes los reemplazaron no lo están haciendo mejor;
    están llegando recursos, pero son como un emplasto en un tajo: se trata
    de medio siglo sin reparación de viviendas y de cincuenta años de
    construcciones frágiles.

    Lo demuestra que el edificio más viejo de la ciudad, un fortín
    construido por el ejercito español en 1875, capeó el huracán sin
    agrietarse; pero es que "el fuerte de la loma", declarado monumento
    nacional, ha sido objeto de reparaciones periódicas.

    Ahora esta ciudad y toda Cuba precisan ayuda internacional sin importar
    credos políticos. La política no debe erigirse sobre los escombros,
    porque en ese caso sería un escombro de política. Nadie en este mundo,
    de forma moral ni legal, está autorizado a cerrar el paso a la ayuda a
    las víctimas. Cuando los albañiles tienen trabajo, los políticos deben
    guardar silencio.

    http://www.cubaencuentro.com/es/cuba/articulos/desde-puerto-padre-113475

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    September 2008
    M T W T F S S
    « Aug   Oct »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
    Archives