La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ¿QUÉ PASARÁ CON LOS HUEVOS?
    2008-09-30.
    Oscar Mario González, Independiente

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Los capitalinos muestran especial
    inquietud ante la probable falta de los huevos de gallina luego de
    varios días observando, a través de la televisión, los cuantiosos daños
    sufridos por la industria avícola al paso de los ciclones Gustav e Ike.

    No se trata de espavientos infundados por la humana tendencia al
    pesimismo. Según las cifras oficiales sobre los "daños ocasionados por
    los huracanes Gustav e Ike", la ventolera ciclónica, específicamente el
    Gustav, "afectó seriamente el 80% de la avicultura de la Isla de la
    Juventud y totalmente los ocho municipios pinareños azotados.

    El Ike, según la misma fuente, ocasionaba: "la pérdida de más de medio
    millón de aves, unas 100 mil de las cuales pudieron sacrificarse y
    venderse a la población". Si tenemos en cuenta que la mitad de los
    huevos consumidos por los habaneros provienen de Pinar del Río, es fácil
    suponer una notable disminución en la oferta cuya cuantía, al no
    informarla el gobierno, se doblega a la imaginación popular.

    El noticiero de la televisión dio algunos datos adicionales como la
    afectación a más de 1000 naves avícolas, 70 millones de huevos dejados
    de producir y más de 1 millón de ponedoras muertas. A pesar de ello el
    funcionario aseguraba que se garantizaría la cuota mensual.

    El desasosiego de los cubanos y de los capitalinos en particular tiene
    sobrada justificación. La ciudadanía luego de medio siglo de carencias
    (de ellos cuarenta y ocho con libreta de racionamiento), ha visto
    desaparecer a la casi totalidad de los renglones alimenticios
    originalmente ofertados por la susodicha tarjeta hasta llegar al día de
    hoy en que los suministros se reducen a frijoles, azúcar, arroz, pollo,
    picadillo de soya o pescado y huevos.

    Ahora bien, el huevo, con mayor o menor presencia, siempre fue fiel al
    cubano de a pie. Nunca desapareció del todo de la mesa del hombre de
    abajo, del hombre de lucha y de sudor.

    Desde el inicio del trajín revolucionario la primera promesa del futuro
    alimenticio fue abarrotar la república de huevos en tiempos tan
    tempranos cuando aún se le llamaba "republica" a secas sin los epítetos
    de "neocolonial" y "mediatizada". La fe y el fervor del momento unido a
    la aparente seguridad del pronóstico hicieron soñar a todos con un mar
    gelatinoso de claras y yemas donde sólo haría falta extender la diestra
    y disponer del revoltillo y la tortilla.

    Pero el tiempo iba pasando y el fruto amoroso del gallo y la gallina no
    se hacía sentir en la medida de lo prometido.

    Épocas no faltaron en que parecían extinguirse, agitando el pecho de
    temores en lo que no eran sino travesuras infantiles y juego a las
    escondidas para luego aparecer en la mesa ya fuera frito o pasado por
    . Alguna vez estuvo por la libre, es decir, fuera de racionamiento.
    Fueron aquellos días de la década de los años ochenta, que algunos,
    desconocedores de la etapa prerrevolucionaria, la llaman "época de oro".

    Durante los años del periodo llamado "especial" se redujeron a ocho por
    persona y así hasta llegar a nuestros días en que cada ciudadano recibe
    10 unidades mensuales. En los peores días de aquel periodo un cartón de
    huevos de 30 unidades, en Ciudad Habana, llegó a costar 150 pesos. Aún
    así era la fuente proteica más barata, asequible y fácil de elaborar.

    Nadie duda de que al cubano lo salvó el huevo. A ese cuerpo blanco y
    redondeado producido por la hembra del gallo le debemos la vida. Por eso
    no serán nunca suficientes los elogios y congratulaciones que se le
    dispensen y por la misma razón hoy los criollos se desvelan pensando en
    el dudoso futuro de tan imprescindible amigo.

    En estos momentos de dificultades y de represión en ascenso pero de
    escasas noticias oficiales la gente habla, se queja, lamenta, murmura y
    protesta. Se dice que si el cartón de 30 unidades está a 70, 80 ó 100
    pesos en el mercado negro. Otro que en tal lugar la policía se llevó
    a uno que vendía un cartón en 5 chavitos. Tambien que a un viejito
    le quitaron medio centenar que llevaba en un bolso ante la protesta de
    los presentes. Que si esto o estotro.

    El gobierno parece confiar en la represión y en la fuerza más que en la
    verdadera solución que para mí, sería importar huevos e inundar el
    mercado de ellos. Así las cosas todos se preguntan: ¿Qué pasará con los
    huevos?

    Porque la experiencia de medio siglo le dice a la gente que mientras
    haya huevos habrá vida; mas sin ellos, la existencia misma estaría en
    peligro.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=17383

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2008
    M T W T F S S
    « Sep   Dec »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives