La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Una enfermedad incurable llamada Cuba
    La obra póstuma de Cabrera Infante vuelve a La Habana de su juventud

    JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS – Madrid – 03/10/2008

    Guillermo Cabrera Infante siempre llamó a su mujer Miriam Gómez. Así,
    con el apellido. "Guillermo quería que yo fuera una persona. Había sido
    actriz en Cuba y creo que se sentía culpable de que, a su lado, hubiera
    pasado a un segundo plano", explica ella, recién llegada de Londres para
    hablar de La ninfa inconstante (Galaxia / Gutenberg / Círculo de
    Lectores), el primero de los libros que su marido dejó inéditos al
    morir. Fue en febrero de 2005 y el escritor cubano tenía 75 años. "A
    veces pienso que me dejó todas esas páginas para que me sirvieran de
    consuelo", dice ella pensando en voz alta. Tiene los ojos húmedos, pero
    es pasajero: "Me reí tanto leyendo este libro, que me sirvió de cura".

    Queda por publicar otra novela y el relato de su último viaje a la isla

    Todas esas páginas son, en el fondo, miles de hojas de libreta en las
    que el premio Cervantes de 1997 escribía con una letra espinosa que a su
    mujer le está llevando años descifrar. El primer fruto de ese trabajo
    es, justamente, La ninfa inconstante, una novela cuya acción se sitúa
    cronológicamente entre La Habana para un infante difunto (1979) y Tres
    tristes tigres (1964). El libro estaba terminado, pero su autor, que
    incluso dejó escrito un prólogo, no pudo pasarlo a máquina.

    Lo primero que hizo Miriam Gómez cuando se repuso del golpe fue, cuenta,
    comprar una fotocopiadora profesional, hacer tres copias de todas las
    libretas, llevar los originales a un banco y encerrarse a poner orden en
    esta historia de amor arrebatado entre un maduro de la
    revista Carteles (como el propio Cabrera) y una muchacha de 16 años que
    no lleva el sexo entre las piernas, sino por todo el cuerpo, y que
    termina en los brazos de alguien que no se sabe si es "hembra, hombre o
    sombra".

    La comparación venía servida: una Lolita caribeña. Miriam Gómez se
    revuelve. "De Lolita, nada. No hay pedofilia", sentencia. "En Cuba, una
    muchacha de 16 años es una mujer completa". Y eso que al autor de Puro
    humo le gustaba Nabokov. Él compró el primer ejemplar de Lolita que
    llegó, en 1955, a la librería belga de La Habana, una semana después de
    publicarse en París.

    La ninfa inconstante toma su título de La ninfa constante, una película
    de 1943 protagonizada por Charles Boyer y Joan Fontaine. Ahí termina el
    paralelismo con una cinta a la que Cabrera Infante consideraba "ñoña, de
    niñas". En el fondo -humor, sexo y muertes aparte-, el suyo es un libro
    sobre la nostalgia. Miriam Gómez insiste en ello a la vez que subraya
    que su marido era un escritor de ideas, "no un cuentacuentos".

    Tampoco era un nostálgico, insiste. La nostalgia salía de la máquina de
    escribir. Nostalgia de un pasado que "sólo se hace visible a través de
    un presente ficticio", como dice el narrador, para el que La Habana es
    "una isla encantada de la que era a la vez explorador y guía". Una isla,
    en fin, en la que un plato de frijoles puede convertirse en un bolero
    por otros medios.

    Es la Cuba anterior a 1959, el año de la victoria de Fidel Castro. De
    ese tiempo habla también Cuerpos divinos, otro de los inéditos en cuya
    organización trabaja Miriam Gómez: "Es su libro más autobiográfico".
    Aunque queda otro aún más abiertamente pegado a la vida de Cabrera
    Infante, Mapa dibujado por un espía, que una vez se llamó Ítaca vuelta a
    visitar y que narra su último viaje a Cuba. Fue en 1965. Su madre había
    muerto y el escritor, que ejercía como diplomático en Bélgica, volvió
    decepcionado con la revolución. Y hasta nunca. Cabrera terminó ese Mapa
    hace 20 años, pero nunca volvió sobre el original. Demasiado doloroso.
    Lo fue aplazando y, como dice su mujer, "cuando vienes a ver, ya es
    demasiado tarde".

    Y hay más inéditos. Miriam Gómez se refiere a ellos como las
    "paginitas": varios miles de notas, comentarios y reflexiones que su
    marido iba almacenando en libretas y blocs. Le gustaría hacer una
    edición facsímil después de separar el trigo de la paja. No obstante,
    tardarán en salir. Como el resto de la obra, el material pasará ahora
    por las manos de un nuevo agente, Andrew Wylie, encargado de colocar al
    narrador cubano en el mercado anglosajón.

    Lo que está al caer, también en Galaxia / Círculo, es el primer tomo de
    sus obras completas, que reúne sus escritos cinematográficos. El propio
    Cabrera recordaba que, cuando le dieron el Cervantes, alguien trató de
    minimizarlo calificándolo de escritor sobre películas "de cine". Como si
    hubiera otras. Y tal y como lo recordaba, se reía.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/enfermedad/incurable/llamada/Cuba/elpepucul/20081003elpepicul_2/Tes

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2008
    M T W T F S S
    « Sep   Dec »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives