La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    LA ECONOMÍA CUBANA, DESTRUIR PARA CONSTRUIR
    2009-06-10.
    Elías Amor, Economista ULC

    (www.miscelaneasdecuba.net).- La descentralización del comercio
    agropecuario a partir de 1 de agosto pasa por ser la última de las
    medidas desesperadas con las que Raúl Castro intenta afianzarse a un
    modelo económico que se encuentra instalado en plena crisis y que clama
    al cielo por su sustitución.

    No hace falta ser un experto en Economía para concluir que la reforma
    anunciada, al igual que otras precedentes, no va a servir para mejorar
    las condiciones de vida de los cubanos que, una vez más, se ven abocados
    a escasez, racionamiento y apagones como si estos fenómenos fueran
    inseparables de la propia existencia del sistema.

    Las noticias que llegan de Cuba son alarmantes. Los llamamientos de las
    autoridades al ahorro, las amenazas directas a las empresas que no se
    ajusten a los planes de los burócratas, la sensación real de asfixia y
    de fin de ciclo se ha instaurado en sectores cada vez más amplios de la
    sociedad cubana que observan que, ni siquiera el acceso al área del
    dólar y la moneda convertible garantiza los alimentos y bienes
    necesarios para sobrevivir.

    ¿Qué está pasando en la economía cubana para que se llegue a una
    situación como ésta?
    Afortunadamente, tenemos datos de los economistas independientes en la
    Isla que nos ofrecen un diagnóstico preciso de las ineficiencias, las
    trabas burocráticas y los errores sistemáticos de los planificadores
    comunistas. A ello se añade la caída de los ingresos de exportación,
    como consecuencia de la crisis mundial, de las remesas de las familias
    en el exterior, así como también los pésimos indicadores de la campaña
    turística.

    Todo configura un conjunto de elementos estructurales y coyunturales
    que inciden, en mayor o menor medida, en lo que en alguna ocasión he
    denominado el "círculo vicioso de la economía cubana", que para las
    autoridades castristas tiene otro nombre, el bloqueo o el embargo del
    enemigo. Sin embargo, visto desde fuera, y con el objetivo de no
    extender demasiado esta polémica terminológica, la verdadera raíz de los
    problemas se encuentra en la necesidad de cambiar el modelo productivo y
    de organización de la economía.

    Y lo cierto es que motivos no faltan, pero cada vez que las autoridades
    se embarcan en una posible reforma, lo hacen apoyándose en medios y
    elementos burocráticos del pasado, sin reconocer que lo que
    verdaderamente hace falta es destruir para construir, o como algunos
    consultores de empresa denominan a esta acción, la "de construcción".

    Un buen ejemplo es la propuesta descentralización del comercio
    agropecuario. En esencia, el diagnóstico del problema es el de siempre.
    Las tiendas estatales que distribuyen a la población los productos del
    campo que entran a formar parte de la dieta de subsistencia diaria, se
    encuentran permanentemente vacías, mientras que los productos se pudren
    en las granjas y cooperativas estatales sin que exista una eficaz red de
    que los lleve a los centros de consumo.

    Para resolver un problema tan simple, las autoridades han diseñado un
    plan especial que entrará en vigor el día 1 de agosto (como si estas
    cosas tuvieran un principio y un fin) involucrando a ministerios,
    viceministros, empresas estatales, organizaciones de productores, de
    transportistas, planificadores de la dieta de consumo, etc, en una
    especie de conglomerado de ineficacia y burocracia, con el que se
    pretende atajar el problema. Pienso que lo más simple sería reproducir
    el mecanismo natural que se presenta en el libro titulado "La increíble
    máquina de hacer pan". Daría resultados mucho mejores.

    El comercio, una de las actividades básicas para el funcionamiento de
    una economía, no se puede planificar y dirigir desde los ministerios, y
    mucho menos con criterios burocráticos. La producción agrícola tampoco.
    La venta de cualquier tipo de productos, menos.

    La escasez tradicional de la economía cubana tiene su origen en la
    inexistencia de empresas privadas competitivas y un mecanismo de
    asignación basado en el funcionamiento del mercado libre. La propaganda
    oficial del castrismo ha convertido, históricamente, en enemigos de la
    sociedad, marginados, delincuentes, especuladores, etc, a aquellos
    ciudadanos que desean dirigir su vida hacia la actividad productiva privada.

    Derechos de propiedad e intercambio lucrativo, son las piezas básicas
    para que los cubanos puedan comer todos los días, sin pagar precios
    desorbitados. Recompensar el trabajo de los agricultores y comerciantes,
    y generar recursos para mejorar los sistemas de transporte y logística
    sería muy fácil con la aparición de la empresa privada en Cuba.
    Cualquier otro plan gubernamental es una pérdida de tiempo y una
    majadería para burócratas, que son los principales perjudicados por su
    ineficacia.

    Lo llevamos diciendo mucho tiempo, pero no nos vamos a cansar. La
    solución real a los problemas de la economía cubana no está en el
    "perfeccionamiento" del sistema socialista, comunista o
    intervencionista, sino en aprovechar el potencial de las fuerzas
    productivas que existen en la Isla, dinamizar los intercambios,
    facilitar las transacciones libres de mercado guidas por la demanda y la
    oferta.

    Enviar a todos los planificadores a otra actividad, porque en ésta han
    mostrado hasta la saciedad su incompetencia. El plan que va a entrar en
    funcionamiento el 1 de agosto fracasará, seguro, por alguno de sus
    múltiples puntos débiles. No es un juego. La sociedad, funcionando
    libremente, lo haría mucho mejor que con esa participación de
    burócratas. No lo quieren entender pero, cuando se habla de la economía
    cubana, para construir hay que "de construir".

    LA ECONOMÍA CUBANA, DESTRUIR PARA CONSTRUIR – Misceláneas de Cuba (10
    June 2009)
    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=21141

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    June 2009
    M T W T F S S
    « May   Jul »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
    Archives