La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    La vida no es una guaracha
    Oscar Espinosa Chepe

    LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – Un artículo que cita
    irónicamente la frase "Y todo eso con medio peso", tomada de una
    guaracha, apareció el 21 de junio en el periódico Juventud Rebelde. El
    trabajo parte de las declaraciones del ministro de Economía y
    Planificación, Marino Murillo, el viceministro Julio Vázquez Roque, así
    como de dos economistas del Centro de Estudios de la Economía Cubana,
    Omar Everleny e Irán Marquetti. Los puntos de vista de esos funcionarios
    indican que el nivel de vida de los cubanos está bajo oscuras
    perspectivas, y lo peor estaría por llegar.

    El Sr. Murillo demuestra que además de los problemas existentes con la
    carencia de energía, la crisis también se manifestará en la falta de
    alimentos y otros artículos básicos para la población. Si las cifras del
    comportamiento de 2008 revelaban una caída del 4,4% del consumo privado
    en relación con el año anterior, parece que en 2009 la tendencia al
    deterioro del nivel de vida se profundizará. El ministro declaró: "En el
    plan de consumo que estamos diseñando en términos de alimentación, el
    estimado está en el orden las 3 mil 100 kilocalorías, cuando la
    recomendación diaria es de 2 mil 400. Pero con independencia de esta y
    otras garantías, inevitablemente se van a sentir las restricciones en el
    consumo".

    Estas palabras no son nada tranquilizadoras, por cuanto no se dice si en
    la cifra de las prometidas kilocalorías se tuvo en cuenta lo que
    consumen los turistas, por lo que de ser así el consumo de los cubanos
    será mucho más bajo. Por otra parte, no se aclara qué pasará con el
    mermado consumo de proteína y grasas, en particular estas últimas que,
    debido al racionamiento sólo llegan a 230 gramos por personas al mes.
    Debe añadirse que en Cuba las diferencias en los ingresos son notables.

    El salario, como ha sido reconocido hasta por el Presidente Raúl Castro,
    es insuficiente para vivir, por lo que los ciudadanos dependen
    considerablemente de las remesas que reciben, o de ser políticamente
    confiables para laborar en el o en las cada vez menos empresas
    y entidades extranjeras radicadas en el país, para acceder a las hoy
    imprescindibles divisas; estatus que no disfruta la mayoría de los
    cubanos.

    En la práctica, la población sufre las consecuencias de una política
    alimentaria que en un 80,0% depende de las importaciones. Las 30 onzas
    de leguminosa que se recibían por la libreta de racionamiento se
    rebajaron a 20. Asimismo, han sido reducidas las asignaciones para la
    alimentación pública y el consumo social; varios productos como huevo,
    arroz, chicharos, pastas, no se encuentran ni a los altos precios que
    los vendía el Estado. También se han producido fuertes cortes en la
    entrega de alimentos para los comedores obreros y estudiantiles; hasta
    en las tiendas donde los artículos se compran con moneda convertible, se
    observa un significativo desabastecimiento, con lo cual no resulta
    fiable el estimado de 3 mil 200 kilocalorías, cuando los 2 006 estudios
    realizados por economistas oficiales, que no aclaraban si se tuvo en
    cuenta el consumo de los turistas, daban una fuente de suministros de
    micronutrientes de 3 mil 279 kilocalorías diarios por persona.

    Hay que aclarar que el gobierno, en uno de los informes de Cuba sobre el
    cumplimiento de las metas del milenio, presentado a Naciones Unidas,
    manifestó que lo vendido mediante el racionamiento no alcanzaba el 50,0%
    de las necesidades mínimas en micronutrientes de una persona, estimación
    considerada como exagerada por los especialistas y la propia población,
    que consideran ese porcentaje en bastante inferior.
    Los informes de los economistas del Centro para el Estudio de la
    Economía Cubana, también reflejan una situación muy delicada, pues
    prevén que: "En un momento dado pueden hasta pararse fábricas porque no
    se logró renovar un crédito o no se contó con los ingresos suficientes
    para enfrentar determinados pagos que tienen vencimiento en el año". En
    realidad, esta predicción ya se está cumpliendo, incluso Juventud
    Rebelde, en ediciones anteriores, ha mencionado fábricas paralizadas por
    haber sido sancionadas por alto consumo de energía, incluidas algunas
    productoras de alimentos.

    Lamentablemente, tanto las declaraciones de los funcionarios, como de
    ambos académicos consultados, sólo describen los peligrosos retos que
    afronta la economía cubana, y expresiones muy generales sobre la
    necesidad de aumentar las exportaciones, elevar la disciplina y la
    productividad del trabajo y otras cuestiones conocidas desde hace
    tiempo, pero no proponen soluciones concretas para enfrentar la crisis.
    Además, los académicos reiteran la manida justificación del embargo
    norteamericano, pasando por alto que se está convirtiendo
    en el cuarto socio comercial de Cuba, y es el principal suministrador de
    alimentos, mientras constituye la principal fuente de remesas.
    Indudablemente, todavía existen elementos negativos de esa obsoleta y
    fracasada política estadounidense, que posiblemente la actual
    Administración de Barack Obama desee cambiar, lo cual no es el deseo de
    los sectores inmovilistas, que increíblemente coinciden con las
    aspiraciones del gobierno cubano de mantenerlos como coartada para
    justificar el desastre nacional y la represión al pueblo.

    Aunque esos economistas traten de negarlo, el verdadero problema en Cuba
    radica en un bloqueo de las fuerzas productivas internas por el
    mantenimiento de un sistema disfuncional y un gobierno totalitario
    obsesionado en mantener su poder absoluto, que demuestra en los hechos
    su irrespeto y desconsideración a los cubanos. Los incrementados
    sufrimientos que padecerá el pueblo, en modo alguno son cuestión de
    guarachas, sino asuntos muy serios.

    La vida no es una guaracha (7 July 2009)
    http://www.cubanet.org/CNews/y09/julio09/07_C_1.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2009
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives