La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Cuba ante la peor crisis
    La isla enfrenta una situación tan adversa como la de principios de los
    años 90: Cepal

    Fernando tenía un trabajo cómodo en La Habana, Cuba. Era cajero en un
    banco con aire acondicionado, una buena computadora y almuerzo gratis.
    Pero eso se acabó.

    En medio de la mayor crisis económica de la isla en casi dos décadas, el
    banco desconectó el aire acondicionado y su computadora se descontrola
    constantemente debido al calor, lo cual molesta extraordinariamente a
    Fernando y sus clientes. El almuerzo, dice, "ahora es una merienda".

    La causa principal de la crisis es la recesión mundial, que ha reducido
    la demanda y el precio de los pocos productos de exportación de Cuba,
    como el níquel, y cerrado fuentes de crédito a un gobierno ya abrumado
    por la . Si a eso se agregan los problemas internos del país, la
    reciente afirmación del gobernante Raúl Castro de que los problemas son
    "un asunto de seguridad nacional" no parece ser una exageración.

    Después de que Raúl reemplazó a Fidel Castro, "la mayoría de los cubanos
    esperaban algunas mejoras a mediano plazo. Pero ahora todos se preparan
    para lo peor", dijo una miamense que regresó de una visita a la isla y
    pidió no ser identificada para proteger a su familia allí. Raúl ha
    adoptado medidas draconianas para que la economía pueda sobrevivir la
    tormenta a corto plazo.
    A fin de reducir el consumo de electricidad en 12% -Cuba importa la
    mitad del petróleo que necesita- el Gobierno ha cerrado numerosas
    fábricas y ordenado que los edificios estatales, cines y otras
    instalaciones no usen aire acondicionado a pesar del calor del verano.
    Los inspectores también han comenzado a multar con 23 CUC (peso cubano
    convertible, equivalente a $1.24) a los ciudadanos que roban
    electricidad mediante conexiones ilegales. Eso equivale a unas cinco
    semanas de salario promedio en la isla.

    "Los bancos se construyen para protegerlos de los ladrones, no para que
    entre la brisa", afirmó Fernando, quien pidió que no se publicara su
    apellido por temor a represalias del Gobierno. "Sin [aire acondicionado]
    mi oficina se pasa dos paradas del infierno".
    Algunos hospitales también han comenzado a cerrar las salas de
    emergencias dos horas diarias y ciertos tipos de cirugías se han
    pospuesto hasta que el servicio eléctrico se normalice, dijo Elaine
    Scheye, consultora de Chicago que ha estudiado el sistema de
    pública cubano.

    Un agrónomo en La Habana dijo a El Nuevo Herald que muchos proyectos
    rurales han sido paralizados por falta de dinero para comprar gasolina.
    Otro cubano comentó que en el Ministerio de no hay aire
    acondicionado desde hace dos meses.
    También se ha reducido la porción de muchos alimentos racionados -los
    frijoles colorados y los chícharos, por ejemplo, de 30 a 20 onzas al mes
    y la sal a la mitad, a unas cuatro onzas por mes-, mientras que el
    abastecimiento de alimentos a las cafeterías de fábricas, oficinas y
    escuelas también es menor, según anuncios oficiales.

    Las operaciones policiales contra el mercado negro de alimentos
    -aparentemente un intento de asegurar que más alimentos lleguen a las
    instalaciones oficiales- han hecho subir los precios, pero los estantes
    de muchas tiendas están vacíos, afirman vecinos.

    Incluso las empresas extranjeras sufren desabastecimiento porque el
    Gobierno está controlando estrictamente los retiros de sus cuentas. Raúl
    reemplazó a todo su gabinete económico en marzo y hace una semana la
    Asamblea Nacional creó la Contraloría General para combatir la
    corrupción gubernamental.

    Importación de alimentos

    Muchos analistas dentro y fuera de la isla afirman que las medidas están
    muy lejos de lo que es necesario para solucionar la crisis.

    "[Son] mercurocromo y curitas para hacer frente a heridas profundas de
    rápido desangramiento", escribió el activista miamense Juan Antonio
    Blanco en su Cambio de época. El diario oficial Granma calificó la
    situación de "grave".

    Cuba ya enfrentaba grandes problemas durante el otoño de 2008, después
    de que cuatro ciclones dejaron daños por valor de $10,000 millones,
    equivalente a un enorme 10 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB,
    de 2007. Las importaciones en 2008 aumentaron 41 por ciento, a $14,200
    millones, en comparación con el año anterior, mientras que las
    exportaciones se mantuvieron alrededor de $3,700 millones, lo cual
    significa que el ya sustancial déficit comercial se disparó 65 por ciento.

    La importación de alimentos aumentó de $1,500 millones en 2007 a $2,200
    millones el año pasado, mientras el Gobierno trataba de reemplazar las
    cosechas destruidas por los huracanes, según cifras oficiales de La Habana.

    Entonces la economía mundial se desplomó y secó los mercados de crédito.
    Los préstamos comerciales extranjeros a Cuba bajaron en $1,000 millones
    en 2008, según el Banco de Pagos Internacionales, en Suiza, un golpe
    demoledor a un gobierno que durante los últimos 10 años se ha endeudado
    cada vez más para pagar importaciones y deudas anteriores, "financiación
    por mora", dijo un economista.

    Auditores rusos reportaron el mes pasado que Cuba había incumplido tres
    veces el pago de un préstamo de $355 millones firmado en 2006.

    Y unas 80 empresas gubernamentales cubanas pospusieron pagos a
    acreedores extranjeros este año, según Carmelo Mesa Lago, economista
    experto en asuntos cubanos de la de Pittsburgh.

    En momentos en que se espera que las remesas desde el extranjero y los
    ingresos del no aumenten este año, y el precio del níquel, el
    principal artículo de exportación de la isla, ha bajado al 25 por ciento
    del nivel de 2008, las perspectivas para este año son pésimas.

    Durante el último mes, el gobierno cubano redujo su pronóstico de
    crecimiento del PIB de 6 a 2.5 por ciento, y posteriormente a 1.7 por
    ciento, aunque algunos economistas cubanos pronostican en privado una
    baja a 0.5 por ciento.

    "El país nuevamente enfrenta una situación tan adversa" como la de
    principios de los años 90, reportó la Comisión Económica para América
    Latina, Cepal, este año. La economía cubana se contrajo 35 por ciento
    después de la caída de la Unión Soviética y la consiguiente pérdida de
    subsidios anuales por valor de entre $4,000 y $6,000 millones.

    Desde que Raúl asumió oficialmente el poder a inicios de 2008, ha
    empleado reformas a largo plazo con la esperanza de mejorar la
    productividad y reducir la centralización económica.

    La iniciativa más ambiciosa de su gobierno ha entregado 1.7 millones de
    acres de tierras ociosas a 82 mil cubanos con la esperanza de aumentar
    la producción de alimentos y reducir las costosas importaciones. También
    trasladó el control de la notoriamente ineficiente entidad que acopia y
    distribuye los productos agrícolas del Ministerio de Agricultura al de
    Comercio Interior.
    Ha aumentado algunos salarios como incentivo para mejorar la producción,
    ha permitido a los cubanos tener más de un empleo y a los retirados
    volver al mercado laboral. C
    astro pronosticó la semana pasada
    reducciones en el gasto estatal en la salud pública y la educación, al
    igual que en las importaciones.

    La Habana también ha sugerido que está estudiando una mayor apertura
    para los inversionistas extranjeros y abandonar el costoso sistema de
    racionamiento de alimentos. Ariel Terrero, economista cubano, incluso
    sugirió recientemente que el Gobierno ponga una mayor parte de la
    economía "en manos de los productores"; por ejemplo, permitir que
    empleados de las tiendas oficiales de alimentos y ropa manejen sus
    propios negocios.

    A pesar de las especulaciones iniciales de que Raúl, al que algunos
    consideran un pragmático, implementaría un "sistema socialista de
    mercado" al estilo chino, sus reformas han sido relativamente moderadas.

    Su hermano Fidel se mantiene opuesto a cambios más profundos tres años
    después de la última vez que se presentó en público, según los
    analistas, y Raúl tiene que saber que abrir la economía cubana a las
    fuerzas del mercado pudiera alimentar un aumento potencialmente
    desestabilizador de las desigualdades sociales y económicas en la isla.

    En un discurso ante la Asamblea Nacional el mes pasado, Raúl prescribió
    una especie de "socialismo racional" que preserve el sistema político a
    la vez que reduce la burocracia, los subsidios y el derroche estatal, y
    aumente la productividad y la eficiencia.
    "Es un asunto de definir, con la mayor participación popular, la
    sociedad socialista a la que aspiramos y podemos construir, dadas las
    condiciones actuales y futuras de Cuba, el modelo económico que regirá
    la vida de la nación en beneficio de nuestro pueblo", afirmó.

    Pero, para que nadie se llevara una impresión equivocada, añadió una
    advertencia.

    "A mí no me eligieron Presidente para restaurar el capitalismo en Cuba
    ni para entregar la revolución", indicó. "Fui elegido para defender,
    mantener y continuar perfeccionando el socialismo, no para destruirlo".

    Cuba ante la peor crisis – Apertura – LaPrensa.hn (17 August 2009)
    http://www.laprensahn.com/Sintesis/Lo-ultimo/Ediciones/2009/08/16/Noticias/Cuba-ante-la-peor-crisis

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    August 2009
    M T W T F S S
    « Jul   Sep »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
    Archives