La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Diario Las Americas
    Publicado el 10-21-2009

    ¿Perestroika en Cuba?

    Por Hernán Yanes

    El cubano promedio parece haber recibido como balde de fría las
    advertencias de Ramiro Valdés y Lázaro Barredo sobre la inminente
    eliminación de remanentes subsidios y llamadas "gratuidades indebidas"
    en Cuba. La desaparición de estas es presentada como el "camino
    correcto" para ganar "racionalidad" en el uso de los recursos del
    Estado. Pero no se prevén medidas de compensación o estas son
    ostensiblemente insuficientes para el mazazo que el régimen castrista se
    apresta a descargar sobre la población.

    Por ejemplo, la extinción de los comedores obreros fue iniciada a
    comienzos de mes en los ministerios de la esfera económica. El
    estipendio diario de 15 pesos en moneda nacional por trabajador presente
    puede paradójicamente llegar a superar el salario nominal mensual. Pero
    no garantiza siquiera un almuerzo medianamente decente ante los altos
    precios de las cafeterías del Estado o las ofertas de los expendedores
    privados.

    Asfixiada por la falta de flujo de caja y crecientes deudas
    internacionales la cúpula gubernamental ha optado por quitarse de encima
    la carga económica que constituyen los comedores obreros, pero estaría
    complicado aun más el grave problema de alimentación de la mayoría de la
    población.

    Lo que técnicamente pudiera calificar como terapia castrista de choque,
    amenaza además arrasar cual tsunami social, con la libreta de
    abastecimientos. Por consiguiente, se acabaría el perentorio respiro que
    la cuota representa para los sectores más vulnerables. Para quienes
    dependen de los bajos salarios promedio y de pensiones en una moneda
    nacional desvalorizada. Los jubilados, las personas de la tercera edad,
    las madres con hijos menores. Aquellos para quienes el maltrecho
    suministro de granos, arroz y azúcar constituye garantía mínima de
    sobrevivir el primer tercio de cada mes, en tanto se adivina como luchar
    el resto.

    Y los que no forman parte del generalato raulista, del aparato
    partidista y gubernamental; la generalidad de los cubanos de a pie, gran
    parte de los académicos y de la intelectualidad reformista, no parece
    creerse el cuento de que tales medidas vayan a resolver nada; ni a
    traerles ninguna mejora, ni a trocar en más coherente un sistema que
    como regla consideran fatalmente corrupto e ineficiente.

    Sin embargo, en el exterior ha bastado la vaga jerga de la jerarquía
    cubana sobre un modelo de "racionalidad socialista" para destapar una
    olla de grillos. Analistas y observadores se debaten en disquisiciones
    sobre si la jefatura raulista estuviera o no en los umbrales de
    emprender reformas y hasta una versión de perestroika. Para los
    optimistas, la entrega de tierras ociosas por engorrosa y demorada que
    fuere constituiría el signo clave de que una apertura económica estaría
    en ciernes en la Isla.

    Lamentablemente quienes así opinan estarían dando una lectura epidérmica
    a la política interna en Cuba. Para ilustrar con unos pocos ejemplos,
    días atrás el general Ulises Rosales del Toro, ministro de ,
    inauguraba la primera "Cooperativa de Producción Agropecuaria
    Fortalecida" en provincia Habana. Explicaba que a la misma habían sido
    subordinados los usufructuarios de tierras ociosas de la zona.
    Enfáticamente proclamaba a la CPAF como el paradigma a seguir en la
    agricultura cubana. Nada en sus palabras apuntaba a estimular la
    descentralización y autonomía real de los productores en el sector agrícola.

    Cabria añadir en apretado inventario, la decisión gubernamental de
    agrupar fincas de frutales como otra "novedad" de la agricultura estatal
    cubana, idénticamente marcando una tendencia a formulas centralizadoras.

    Otro ejemplo seria el reemplazo de ACOPIO por unidades comercializadoras
    y del Ministerio de Comercio Interior en el nivel de municipios. Sistema
    que ha propiciado mayor caos en la distribución de productos agrícolas y
    el aumento de las ofertas de viandas y vegetales en mal estado en los
    mercados agropecuarios. Paralelamente la policía política ha reforzado
    la persecución de intermediarios y vendedores furtivos.

    Se habla de ciertos cambios en el subsistema de estimulación y gestión
    económica. Incluirían el pago por resultados y la extensión de los
    denominados precios preferenciales a producciones agropecuarias
    seleccionadas por su interés para el y la venta en divisas, como
    el café. Últimamente, funcionarios cubanos han hecho referencia a la
    posibilidad de añadir impuestos como parte del "nuevo modelo".

    Pero no significa que el propósito sea remunerar a los cubanos con
    salarios que verdaderamente compensen su trabajo. Ni que se les vaya a
    permitir que paguen impuestos para que adquieran plenos derechos a
    reclamar por el más adecuado uso de los recursos y la calidad de los
    servicios. Suplementarias penalidades a quienes adquieran materiales de
    construcción o acometan reparaciones de viviendas por la izquierda,
    confirman que el régimen del general Castro va en dirección opuesta a la
    racionalidad que pretende predicar. Porque en el mismo continua
    predominando el mecanismo de freno mediante el cual un grupo de ancianos
    dogmáticos e inmovilistas, sigue aferrándose al poder bajo la aun
    poderosa sombra del dictador Fidel Castro.

    * * *

    Hernán Yanes, Analista Político

    Diario Las Americas – ¿Perestroika en Cuba? (21 October 2009)
    http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=87357

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2009
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
    Archives