La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Diario Las Americas
    Publicado el 11-05-2009

    Inquietud en Cuba por futuro de la "libreta" de abastecimiento
    Por Isabel Sánchez
    Agencia AFP

    LA HABANA.– Con sus jabas en mano a medio llenar de arroz, frijoles y
    plátano, Obdulia y Sergio debaten acaloradamente en una bodega de La
    Habana la conveniencia o no de que el realismo económico de Raúl Castro
    termine con un símbolo del igualitarismo de la revolución: la libreta de
    abastecimiento.

    "A partir del 1 de noviembre chícharos a 3,50 la libra (30 centavos de
    dólar el kilo)" y "Papa liberada a peso la libra (menos de diez centavos
    el kilo)", eran los letreros que, escritos en las pizarras de las
    'bodegas' y 'puestos de vianda', donde se vende la canasta básica
    subsidiada, atizaba la discusión entre los dos ancianos.

    Jubilado del ejército, Sergio Alonso, de 80 años, dice estar claro en lo
    que tiene que hacer el presidente Raúl Castro: "Libreta para el que
    trabaje y para el que necesita. Hay que quitarla al vago, al que anda en
    la resolvedera (negocio) con lo que le roban al Estado".

    Su vecina y amiga, Obdulia Robert, de 77, afirma que con la "chequera" y
    la pensión de unos 200 pesos (8 dólares) que cobra como trabajadora de
    limpieza, no puede estar "nunca" de acuerdo con que le quiten la libreta.

    "¡Concha, vieja! No puede morir, si muere la libreta nosotros también.
    ¡Qué va!", dice la mujer, con su cartilla de racionamiento en la mano,
    en la puerta de la bodega instalada en un antiquísimo edificio esquinero
    del casco histórico de La Habana.

    Por la "libreta" el chícharo -guisantes- y las papas costaban menos de
    la mitad, pero su venta estaba racionada. Es el segundo recorte de la
    cartilla en el último semestre, luego de que la cuota de frijoles se
    redujo en una tercera parte y la sal en casi la mitad.

    Creada en 1963, cuatro años después del triunfo de la revolución de
    Fidel Castro, la "libreta" distribuye equitativamente -incluso a
    opositores- una cuota mensual de arroz, frijoles, azúcar, pollo, aceite,
    pan, café y huevos a precios muy subsidiados, pero se fue estrechando y
    los cubanos deben completarla en el mercado negro o en tiendas en
    divisas a costos muy altos.

    "Si van a ir quitando todo poco a poco, mejor que acaben de quitarla si
    total sólo nos da para 10 días de comida", dijo una ama de casa en una
    bodega de un barrio del este de la capital.

    El tema está en la mesa de debate nacional. Satisfacer la canasta básica
    sigue siendo el principal reto del gobierno, ahora mayor por los efectos
    de la crisis internacional y de los huracanes de 2008 que dejaron
    pérdidas por 10.000 millones de dólares.

    Pese a los esfuerzos por elevar la producción, la despensa cubana
    depende en buena medida de las importaciones. El Estado debe hacer
    fuertes desembolsos -2.500 millones de dólares en 2008- para comprar
    alimentos, y peor aún, en tierras lejanas debido al embargo que Estados
    Unidos aplica a Cuba desde 1962.

    "Nos hemos adaptado a la libreta y hay que adaptarse a los cambios. No
    importa que la quiten si tuvieras con qué comprar. El problema sigue
    siendo el mismo: el salario", dice Magalis Suárez, quien como enfermera
    gana unos 20 dólares al mes, tres más que el sueldo mínimo.

    El diario Granma opinó recientemente que "la cartilla fue una necesidad
    en un momento determinado". "Para que nuestro proyecto socialista salga
    adelante debe predominar en cada uno de nosotros la racionalidad. La
    justicia social no es el igualitarismo, es la igualdad de derechos y
    oportunidades", agregó.

    Como parte de su política de ajuste y eliminación de altos subsidios,
    Raúl Castro empezó el 1 de octubre a cerrar comedores obreros, creados
    también en 1963.

    "Tratar que las masas participen en la solución de sus propios problemas
    y no esperar que papá Estado venga a resolverles y como los pichones:
    abre la boca que aquí tienes tu comidita. Así no es", afirmó el
    comandante Ramiro Valdés.

    Sergio y Obdulia en el fondo están de acuerdo. Para él es una "bobería
    quitar la libreta en el socialismo, aunque hay que modificarla" y ella
    lo que quiere es ir, con cartilla y jaba (bolsa), a comprar con unos 35
    pesos (dólar y medio) lo elemental para sobrevivir… "y lo demás a
    resolver por ahí".

    Diario Las Americas – Inquietud en Cuba por futuro de la "libreta" de
    abastecimiento (5 November 2009)
    http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=88234

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    November 2009
    M T W T F S S
    « Oct   Dec »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
    Archives