La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    La cola
    Leafar Pérez

    LA HABANA, Cuba, diciembre (www.cubanet.org) – "En Cuba se hace cola
    para todo". La frase, en boca de un anciano mientras hacía la cola del
    pan, obliga a pensar cuantas veces la lógica popular es mucho más
    acertada que las proyecciones y análisis de los investigadores.

    Colas para comprar lo poco que te venden por la libreta de racionamiento
    y cola para coger un ómnibus para ir al trabajo o la . ¿Quién no
    tiene que hacer una larga fila para que un médico lo atienda, o para
    comprar un pasaje para viajar en ómnibus, tren o avión? Sin hablar de
    las innumerables colas que se deben hacer, para cualquier gestión legal.

    El Estado, incluso, regula la cantidad de colas que se deben hacer. Para
    una permuta, por ejemplo, es necesario gestionar 27 documentos. O sea,
    hay que hacer 27 colas, que muchas veces son más, cuando cualquiera de
    los dichosos papelitos tiene un error, algo que sucede con frecuencia.
    Hasta para abandonar el país con carácter definitivo hay que pararse en
    una fila. En un país que, según su gobierno es una potencia médica, es
    necesario hacer una cola tres años antes de la fecha de partida, para
    poder hacerse el chequeo médico exigido.

    La cola llega incluso a regular la vida y la muerte. Cuando el más
    pequeño de mis hijos nació, la madre tuvo que esperar su turno para el
    salón de parto, pues sólo había uno funcionando, a pesar de que es un
    materno. Poco faltó para que el niño naciera en un pasillo del
    centro médico, debido a la cola.

    Con la muerte sucede algo similar. Puede ocurrir que en la funeraria
    escogida para el velorio, las capillas estén llenas, y entonces el
    muerto deba hacer su cola y esperar que se vacíe una, o los familiares
    del muerto tendrán que llevarlo a otra funeraria, con las incomodidades
    que esto conlleva.

    Al llegar a la necrópolis la historia es igual. Quien no lo crea que se
    dé un salto hasta el cementerio de Colón y verá la cola de autos
    fúnebres esperando su turno para depositar el féretro en una bóveda. No
    importa la lluvia o el calor: haga su cola hasta después de muerto.
    Por eso, de qué vale que los analistas internacionales y nuestros
    gobernantes hablen de cambios. Los cubanos sabremos que llegó el
    verdadero cambio, llegará el día que no tengamos que hacer una dichosa cola.

    Cuba: La cola (17 December 2009)
    http://www.cubanet.org/CNews/y09/diciember/17_C_2.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2009
    M T W T F S S
    « Nov   Jan »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives