La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    LA DUALIDAD MONETARIA COMO ESTRATEGIA DE NEGOCIACIÓN
    2009-12-06.
    Elías Amor, Economista ULC

    (www.miscelaneasdecuba.net).- La dualidad monetaria es un fenómeno que
    los economistas han estudiado con detalle. Existe abundante literatura
    sobre los efectos positivos y negativos que se derivan de la existencia
    de un sistema económico en el que funcionan dos o más monedas
    intercambiables entre sí.

    Lo primero que conviene señalar es que estamos ante una decisión
    política. De la misma forma que los países de la Unión Europea
    decidieron integrar sus monedas en una sola a partir del establecimiento
    de las condiciones de Maastricht, lo mismo puede ocurrir cuando un
    gobierno impulsa un sistema dual. De lo que no cabe duda es que para
    alcanzar la unidad monetaria es preciso desarrollar una serie de tareas
    de contenido técnico que los políticos deben asegurar en cuanto a su
    cumplimiento.

    Lo segundo es que en Cuba, la existencia de dos monedas en circulación
    es algo que interesa al gobierno. Por lo pronto, rompe el funcionamiento
    integrado del mercado, al crear dos estructuras paralelas en las que los
    bienes y servicios que están disponibles para la población se rigen por
    modelos de funcionamiento muy distintos.

    En el área de la moneda débil, el peso cubano, la libreta de
    racionamiento sigue desempeñando un papel fundamental como mecanismo de
    asignación y, con ella, las elevadas subvenciones que generan cuantiosos
    gastos al estado intervencionista. Se trata de pocos bienes y servicios,
    de muy deficiente calidad, pero a unos precios que están fuera de
    cualquier valoración realista del mercado.

    Las empresas estatales siguen funcionando en pesos cubanos, pero cuando
    necesitan realizar inversiones, deben procurarse el acceso a la moneda
    fuerte, y posteriormente a las divisas si la compra se realiza en el
    exterior. Todo ello genera notables distorsiones en la fijación de los
    precios y costes, a la vez que las trabas burocráticas que impiden la
    necesaria agilidad de operaciones.

    En el ámbito de la moneda fuerte, el CUC, el mercado se impone como
    mecanismo de asignación, aunque todavía existe una pesada injerencia del
    gobierno y los mecanismos de planificación en su funcionamiento.

    En este caso, los ciudadanos pueden adquirir todo tipo de bienes y
    servicios siempre que se encuentren disponibles, pero a unos precios muy
    elevados que ponen de manifiesto la existencia de rígidos controles de
    oferta que rompen la eficacia de la asignación por el mercado. Las
    empresas extranjeras compran y pagan sus servicios en moneda fuerte,
    para facilitar el acceso a las divisas. Con ello, el gobierno aumenta su
    control sobre la actividad de estas empresas y no tiene dificultades
    para racionar, cuando es necesario, el acceso a la financiación.

    Además, el tipo de cambio establecido entre la moneda fuerte y la débil
    es poco realista. Se ha fijado sin tener definidas estructuras de
    precios, costes y salarios relativos, de modo que para un cubano medio
    pensar en su salario en términos de CUC le sitúa en una situación de
    pobreza absoluta, muy por debajo de los niveles medios de renta
    existentes en América Latina.

    Por el mismo motivo, la recepción de envíos de remesas por las familias
    residentes en el exterior elevada artificialmente el nivel de vida de
    los residentes en la Isla, generando notables distorsiones y un problema
    de equidad.

    Es necesario, igualmente, tener en cuenta que el cambio establecido
    entre las divisas internacionales y el CUC también es irreal, si se
    tiene en cuenta la posición exterior de la economía cubana, su notable
    acumulada y las dificultades financieras sistemáticas a las que se
    ve obligada a hacer frente cada vez que cambia el ciclo económico
    internacional.

    El hecho de que el CUC solo se acepte como moneda de cambio en Cuba
    impide que el régimen pueda retribuir a sus trabajadores en el
    extranjero en esta moneda, evitando una salida de numerario al exterior.
    Manteniendo la dualidad monetaria, el gobierno se asegura que las
    presiones internacionales sobre la moneda fuerte se moderen
    considerablemente, acentuando el aislamiento buscado de la economía cubana.

    Por todo ello, pasar de la dualidad monetaria a una sola moneda en Cuba
    no va a resultar una tarea fácil. Las distorsiones que se pueden generar
    a medio plazo con una decisión precipitada pueden terminar por hundir
    las bases de cualquier proceso de recuperación de la economía en las
    actuales condiciones.

    Aunque es profundamente injusto para los cubanos desenvolverse en un
    sistema de estas características, y existen razones más que fundadas
    para reclamar su supresión, las consecuencias que se pueden derivar de
    una maniobra por parte de las autoridades, pueden ser fatales.

    El régimen de Raúl Castro, que heredó como otras tantas perversiones
    económicas de su hermano la dualidad monetaria, tiene una oportunidad de
    mostrar al mundo su capacidad de relación con los distintos grupos
    sociales y colectivos que empiezan a plantear críticas a sus políticas.
    Existen en Cuba organizaciones consolidadas, de amplio apoyo popular,
    que han hecho suya la lucha contra la dualidad monetaria, como FLAMUR.

    Si Raúl Castro actúa con inteligencia en la actual coyuntura y sitúa a
    los representantes de esta organización en pie de igualdad, con los
    burócratas de su Gobierno, e inician un diálogo activo y positivo sobre
    la necesidad de impulsar cambios estructurales en el sistema monetario
    cubano, podríamos estar ante una muestra de buena voluntad que los
    demócratas de occidente esperan del régimen antes de concederle un
    status de bilateralidad.

    LA DUALIDAD MONETARIA COMO ESTRATEGIA DE NEGOCIACIÓN – Misceláneas de
    Cuba (6 December 2009)
    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=24668

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2009
    M T W T F S S
    « Nov   Jan »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives