La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Dios los pide y el Diablo los envía
    José Hugo Fernández

    LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -Cuenta un secreto a voces que
    en estos días de muy bajas temperaturas ha sido grande el pedido de Dios
    en materia de ancianos, locos y menesterosos de La Habana.

    Como no es posible –nunca lo ha sido- constatar la mala nueva mediante
    estadísticas oficiales, no queda sino concederle un crédito reservado al
    comentario. Pero lo que sí resulta manifiesto, así que fácilmente
    comprobable, es que este asunto está en la calle, en la lengua múltiple
    de aquellos que nada pasan por alto de cuanto deba ser dicho, aunque
    tengan que decirlo en susurros.

    Por un lado, se habla de las funerarias, cuyos servicios reportan una
    dinámica inhabitual, particularmente por el alto número de ancianos que
    están falleciendo. Por otro lado, se escuchan historias sobre el
    contingente de menesterosos que suelen pernoctar en los portales, los
    parques, las escaleras… y entre los que al parecer se ha abierto una
    notable brecha en estos días.

    También son mencionados los enfermos mentales, con énfasis sobre los que
    viven ingresados en el referente psiquiátrico de Mazorra,
    donde, dicen, se ha hecho sentir especialmente el azote de este nuevo
    mal que nos viene del norte.

    Sean o no exactos los reportes de vox pópuli, y aún cuando reservemos un
    prudente margen a la propensión a exagerar que siempre asiste a los
    nuestros, lo cierto es que tanto por la insistencia con que se repite el
    asunto de boca en boca como por el propio fundamento que lo avala, su
    buena porción de verdad debe contener.

    De vagabundos hambrientos, tarados, alcohólicos y sin el menor amparo,
    que sobreviven a expensas de lo que caiga del cielo, está llena La
    Habana. En tanto los ancianos, como sabe aquí todo el que no sea sueco,
    conforman un sector especialmente vulnerable dentro de nuestra sociedad
    en crisis. Y es un vasto sector.

    Dependientes en absoluto de la buena o mala voluntad de sus familiares,
    y para su desgracia en número quizá mayor que nunca antes en toda
    nuestra historia, rara es la calle más o menos céntrica de La Habana
    donde a cada paso no sea visto algún viejito o viejita tratando de
    vender la pasta dental, el jabón, el sobre de café, los fósforos u otros
    de los menguados productos que adquieren con la libreta de
    racionamiento, a precios dicen que subsidiados por el Estado.

    Si son los únicos que todavía hoy hacen cola para comprar el periódico
    Granma, se debe a los dos o tres pesos de ganancia que les reporta
    dedicarse a revenderlo en las paradas de ómnibus o en los alrededores de
    mercados y tiendas.

    Si sufren las pillerías y el abuso de quienes les ofrecen dinero para
    que les cubran largas colas y al final le pagan menos de lo prometido o
    no les pagan. Si se arriesgan a ser estafados y maltratados alquilando
    sus cuartos lóbregos a sujetos que no tienen casa ni escrúpulos a la
    hora de robarles lo poco que les queda, es sencillamente porque viven a
    la deriva, intentando no perecer en la víspera.

    Nadie que conserve aquí un mínimo de recato se lanzaría a sostener que
    el dinero que cobra mensualmente la mayoría de nuestros jubilados les
    alcanza al menos para el desayuno, ni siquiera luego del último aumento,
    mucho más efectista que efectivo. Y en cuanto a la asistencia de
    seguridad social para ancianos, nadie con sentido común negaría lo que
    es: un culebrón de final con lágrimas.
    De modo que bola o no, el comentario de que en las últimas horas están
    muriendo en número mayor de lo común, en medio de una cruda racha
    invernal, no carece de lógica. Lo extraordinario, la noticia, sería que
    no ocurriese. A fin de cuenta, Dios los solicita para darle descanso y
    el diablo los envía.

    Noticias/Cuba Dios los pide y el Diablo los envía (18 January 2010)
    http://www.cubanet.org/CNews/y2010/18_C_2.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2010
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
    Archives