La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    LOS TEMIBLES DELINCUENTES CUBANOS
    2010-03-05.
    Elías Amor, Economista ULC

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Otra vez Granma nos vuelve a mostrar por
    qué la realidad de la economía cubana no puede funcionar. Esta vez, un
    artículo de Lianet Arias, titulado "Inocencia y ardid", muestra qué tipo
    de fraudes, estafas y timos afectan a los cubanos en el día a día de sus
    vidas, y lo que es más interesante aún, por qué la mayor parte de estos
    comportamientos tienen mucho que ver con el mal funcionamiento de las
    instituciones económicas del país.

    Un primer ejemplo viene a referir el caso de un ciudadano al que otro le
    propuso "resolver" materiales para la construcción de su casa en Campo
    Florido, La Habana. Haciéndose pasar por un representante de la Unidad
    Municipal Inversionista de , el ciudadano timador le pidió 50
    CUC para conseguir unos materiales que, en los establecimientos
    oficiales, no se pueden comprar de forma habitual. Por supuesto, los
    materiales nunca llegaron. El resto, multas falsas, sanciones que se
    pueden evitar con sobornos, etc, etc.

    Un ejemplo que viene a mostrar dos cosas. Nuestro buen ciudadano debería
    poder comprar libremente los materiales que necesita en cualquier
    establecimiento comercial que dispusiera de lo que el precisa para
    arreglar su vivienda. La situación de los inmuebles en Cuba es bien
    conocida. La falta de materiales de construcción, la ausencia de
    viviendas y el deterioro general de las mismas, sitúan a este como un
    problema para muchas familias, sobre todo, por las consecuencias
    desastrosas de los ciclones.

    Si el gobierno, en vez de encargarse de suministrar por medio del
    racionamiento y en régimen de monopolio, los artículos y materiales que
    se precisan para el arreglo de las casas, autorizase la libre
    comercialización y la apertura de negocios privados en esta rama de
    actividad, en muy poco tiempo, estaríamos hablando de otra cosa bien
    distinta. Además, esa obsesión comunista por eliminar la de
    empresa, facilita las prácticas delictivas de aquellos que, aprovechando
    la falta de información, se dedican a usurpar otras personalidades. Este
    es un buen ejemplo de lo que sucede en Cuba actualmente.

    Las estrategias de actuación de los timadores son muy diversas. Desde
    los que ofrecen precios más baratos fuera de las tiendas, hasta los que
    entran en las viviendas para robar cuanto pueden, pasando por la
    falsificación generalizada. Mecánicos y técnicos de electrodomésticos
    falsos que se dedican a sustraer piezas de los mismos en sus fingidas
    reparaciones, el "juego de la chapita", o la oferta de salvar multas y
    sanciones, se incluyen dentro de este tipo de prácticas que obedecen a
    la existencia de una maltrecha economía oscura, con un exceso de control
    burocrático, en la que la ausencia de un mercado libre y de precios
    flexibles, priva a la mayor parte de la sociedad de realizar la mejor
    compra de productos y servicios de acuerdo con sus necesidades y rentas
    disponibles.

    El artículo presenta, incluso, casos de timadores que entran de lleno en
    uno de los deseos más importantes de la mayoría de los cubanos: "escapar
    del país". En este caso, se dedican a suplantar funcionarios de
    embajadas extranjeras pidiendo altas sumas de dinero que, una vez
    conseguidas, llevan a la desaparición de los delincuentes. Una vez más,
    la oscuridad del régimen campa a sus anchas. Hasta con los presos en las
    cárceles se cometen timos, pidiendo a las familias artículos que
    precisan los que están en prisión, para luego no entregarlos.

    El artículo de Granma también presta atención a los timos y estafas a
    los extranjeros, que han ido en un aumento muy destacado, los que,
    textualmente dicen, "implica un perjuicio al en el país". Los
    timos generalmente son más sofisticados y, qué curioso, obedecen al
    cambio de dinero, otra consecuencia de la enloquecida política del
    castrismo de autorizar en Cuba la circulación de dos monedas, una fuerte
    el CUC y otra débil, el tradicional peso cubano. La utilización de
    dinero falso, o la visita a CADECAS que no existen llevan al
    extranjero a sufrir quebrantos por parte de los delincuentes que se
    amparan en la compleja y torticera estructura cambiaria del régimen
    castrista.

    Finalmente, el artículo dedica algunos consejos a cómo atrapar a los
    timadores. Me sorprende que los perjudicados "coinciden, señala Granma,
    en describir al estafador como un clásico "buena gente", y me pregunto,
    pero ¿es que esperaban otra cosa? Tal vez aquí es donde debemos centrar
    la reflexión: en esa buena gente que se ve obligada a violar las normas
    para sobrevivir. Las normas no son las adecuadas para que la buena gente
    pueda conseguir sus fines. Cuando una economía no está organizada al
    servicio de la sociedad, se tiene que sortear o burlar de laguna forma.
    Y esto, por desgracia es lo que sucede en Cuba actualmente.

    Desde hace mucho tiempo, ese modelo de "solidaridad" que pretendió ser
    la "revolución" cubana se ha convertido en un auténtico "sálvese el que
    pueda" y que "apague el último" porque ya nadie tiene ninguna fe en el
    futuro político ni económico del país, ni de la gerontocracia decadente
    que lo gobierna. Por supuesto que, como cubano de origen, no puedo estar
    de acuerdo con esas prácticas de estafa o timos que empiezan a estar
    generalizadas, pero comprendo que, en las actuales circunstancias, esa
    "buena gente" se vea obligada a aprovechar los resquicios del control
    absorbente del estado para conseguir llegar a fin de mes.

    La solución es clara. Desmontar el sistema intervencionista en el que la
    propiedad privada no existe y tampoco el mercado, para crear una
    economía nueva, en la que los cubanos puedan producir, consumir y
    generar riqueza y empleo libremente como en cualquier otro país del
    mundo. Basta de identificar el comportamiento económico libre como el
    origen de todos los males. Fidel Castro no tuvo razón. Ha creado un
    auténtico monstruo donde creyó ver al "hombre nuevo" inspirado en el Che
    Guevara. Pongamos fin cuanto antes a esta pesadilla.

    LOS TEMIBLES DELINCUENTES CUBANOS – Misceláneas de Cuba (5 March 2010)
    http://miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=26090

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    March 2010
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    Archives