La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Publicado el jueves, 06.10.10
    en Cuba
    By FERNANDO BERCKEMEYER

    Venir a Cuba es inocularse con el virus del cinismo. A la vena.

    Desde el mismo aeropuerto te reciben omnipresentes los letreros, los
    libros, las canciones, las fotos y los uniformes que recuerdan la
    romántica leyenda del comienzo del mundo en el que estás entrando
    (porque la Cuba castrista es, como las civilizaciones antiguas, una
    sociedad creada sobre un mito original): el de los jóvenes guerrilleros
    desembarcados del corajudo barquito en el que casi no llegaron desde
    México, a iniciar su revolución contra una dictadura corrupta para
    instaurar en Cuba el reino de la igualdad, de la solidaridad, de la
    humanidad. Y suenan los parlantes: “con tu querida presencia,
    comandante, Che Guevara''.

    Hasta que llegas al y empieza a hacer patente, hasta volverse
    grotesco, lo que venías sospechando en el camino por el estado de las
    construcciones debajo de los letreros. Porque en estos sitios no se
    hospeda jamás un cubano, que el sueldo promedio equivale a 25 dólares
    mensuales y eso no alcanza en ninguno de los hoteles de la isla más que
    para algo más que dos almuerzos. Dos almuerzos que, por otro lado,
    estarán llenos de ingredientes que, como la , los carros
    posteriores a los 50, o las aspirinas, con difíciles excepciones, sólo
    pueden conseguirse acá, o en las tiendas donde compran los altos mandos
    y los diplomáticos, en “cucs'', la moneda inventada para los turistas y
    privilegiados en Cuba por el último régimen con apartheid del mundo.

    Entonces sales a caminar por la ciudad y descubres el capitalismo más
    salvaje del planeta. No hay nada que, en voz baja, no esté en venta para
    quien tenga cucs: incluyendo los cuerpos de casi todos las/los
    cubanas/os que se te acercan incesantemente en la calle a ofrecerte,
    también, puros, cuartos, sombreros, ron, y a sus hermanos y hermanas
    mayores y menores. No hay quien no busque el momento a solas para
    pedirte algo, ni siquiera las cuidadoras de las salas de esas casonas
    semi vacías que pasan por museos en La Habana, que de algo también
    tienen que comer: te sientes como un recién desembarcado en una isla
    donde todos son náufragos. Y claro, si la carpeta de racionamiento
    mensual alcanza sólo para 10 días y el sueldo promedio es lo que es, hay
    que ver quién les tira la primera piedra.

    La cosa es que resulta siendo La Habana, y no Nueva York, la ciudad en
    la que no puedes caminar tranquilo por culpa del comercio. Acá nadie,
    absolutamente nadie –y hemos recorrido 600 kilómetros de la isla
    recogiendo cubanos que hacían autostop– no tiene su negocio paralelo
    para llegar al fin de mes. Con lo que el fracaso del sistema que prohíbe
    el negocio propio te salta a la cara en cada cubano que encuentras. Y tú
    no entiendes cómo sigue la familia real reinando, pero se te hace más
    fácil cuando ves las casas donde viven en Miramar los del partido y
    todos los silvios y los pablos, y cuando te encuentras por todos lados a
    un pueblo amodorrado que hace 50 años no tiene incentivo alguno para
    esforzarse en producir ni crear nada. Y al final lo único honesto en
    toda la isla parece ser la respuesta que, dice la chispa cubana, dan los
    niños habaneros cuando se les pregunta qué quieren ser de grandes:
    “turista''.

    peruano.

    http://www.elnuevoherald.com/2010/06/10/738848/fernando-berckemeyer-turista-en.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    June 2010
    M T W T F S S
    « May   Jul »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives