La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    La calle está malísima
    Adolfo Pablo Borrazá (PD)

    LA HABANA, Cuba, diciembre (www.cubanet.org) – La habaneros están
    alarmados por algo que los medios nacionales no reportan: la nueva ola
    de asaltos a los ómnibus de público. Las personas temen
    salir a la calle. Ni siquiera la algarabía oficial con los preparativos
    para el próximo congreso del partido comunista ha logrado distraer del
    asunto la atención de los preocupados habaneros.

    Es mucho lo que se especula sobre los asaltos. Algunos dicen que los
    cacos andan encapuchados, otros que son una pandilla que tiene su base
    en el municipio Marianao, y que los delincuentes son muy jóvenes. Las
    mujeres cuentan que los malhechores exigen a punta de pistola,
    celulares, billeteras y hasta los zapatos. Las historias parecen de
    película.

    Ciertos o no los detalles, la cuestión es que existe gran tensión.

    Mientras tanto, la prensa oficial calla. No está interesada en los
    problemas ni el bienestar de la población. Muchos son los problemas que
    agobian a los capitalinos y muy poca la información sobre éstos. La
    retranca del gobierno no permite que se mencione en los medios siquiera
    un robo o un asesinato que enturbie la imagen de paz socialista, excepto
    cuando se le puede sacar algún tipo de provecho político a la noticia.

    A los asaltos, hay que sumar las estafas y el aumento de la prostitución
    entre los jóvenes de ambos sexos. Se cree que los despidos masivos que
    anunció Rául Castro acelerarán la ya alarmante degradación de la sociedad.

    La policía nunca aparece cuando es necesario. Hay más policías que
    nunca, pero todos están muy ocupados en "proteger a las Damas de Blanco
    del pueblo enardecido", o "controlar" a contrarrevolucionarias como
    Reina Luisa Tamayo.

    Mientras la prensa habla del congreso del Partido, la inminente guerra
    nuclear, y las propuestas para unificar las dos monedas y eliminar la
    libreta de racionamiento, por las calles de la capital anda suelto el
    fantasma de la inseguridad ciudadana, que se hace cada vez más
    perceptible aunque el régimen quiera ignorarlo.

    En la actualidad, el Estado parece incapaz de proporcionar a la
    ciudadanía la relativa protección contra los robos y la , la
    seguridad ciudadana, que la represión y el férreo control tenían antes
    como efecto secundario. La inseguridad de los cubanos con respecto al
    futuro, la violencia cotidiana, el creciente temor de ser asaltados en
    las calles del otrora "país más seguro del mundo", debido a la
    generalizada pérdida de valores morales y la necesidad de buscar el
    dinero a cualquier costo, desmienten el discurso de las autoridades.

    Los habaneros temen por sus vidas, se sienten inseguros. Saben mejor que
    nadie que es en la calle, y no en el televisor, donde está la verdad. Y
    "la calle está malísima".

    adolfo_pablo@yahoo.com

    http://www.cubanet.org/CNews/year2010/Dic2010/03_C_5.html

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2010
    M T W T F S S
    « Nov   Feb »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives