La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    De Castromalo a Castropeor

    Los derechos laborales no existen en la isla. No hay sindicatos
    independientes, y poco se habló en el Congreso del derecho de los
    trabajadores a organizarse con independencia del Estado.

    Rolando Cartaya/ Especial para martinoticias 29 de abril de 2011

    ¿Están los trabajadores cubanos mejor bajo la terapia de choque (sin
    privatizaciones) de Raúl Castro, que bajo el Estado totalitario y
    paternalista de su hermano Fidel?

    Convendría distinguir entre quienes están aprovechando el río revuelto
    de las reformas para aventurarse en una especie de parque temático de
    mercado, y aquellos –la mayoría– que no saben hacer otra cosa que
    depender de Papá Estado.

    Los primeros, los nuevos "cuentapropistas", están corriendo los riesgos
    inherentes al despegue de cualquier pequeña empresa (en
    las llaman "de garaje"; en Cuba sería más exacto llamarlas "de ventana")
    pero también los añadidos por la avaricia, la manía de control y el
    sarampión anticapitalista de la gerontocracia. No obstante, una fracción
    de ellos debería poder nadar hasta la otra orilla.

    Los trabajadores estatales, en cambio, deben sentirse como si sus
    antiguos benefactores les estuvieran obligando ahora a caminar la tabla
    de los piratas sobre una mar picada y saturada de peligros.

    Al respecto, Workers Liberty publicó en días pasados un artículo de
    James Bloodworth titulado "Reformas cubanas, un paso atrás para los
    trabajadores".

    La publicación es órgano de la Alianza para la de los
    Trabajadores, agrupación británica que lucha como parte del movimiento
    obrero por una alternativa socialista –con propiedad común y
    democracia– al capitalismo y el estalinismo.

    El autor señala que, finalizado ya el Congreso del Partido Comunista, el
    gobierno de Raúl Castro sigue adelante con sus planes de despedir a
    cerca de 500.000 trabajadores estatales y abrir la economía aún más a la
    empresa privada. Agrega que el gobierno también proyecta reducir la red
    de seguridad social, y eliminar eventualmente la de
    y todos los subsidios a los alimentos.

    (Subsidios que, dicho sea de paso, provienen de la plusvalía que nunca
    les ponen en el sobre con su sueldo mensual. En una reciente edición de
    "Razones ciudadanas", la mesa redonda alternativa que modera en La
    Habana el Reynaldo Escobar, el sicólogo y Premio Sajarov
    Guillermo Fariñas recordaba que cuando era sindicalista, le tocaba
    negociar los contratos de trabajo con la administración de un
    habanero. Fue entonces cuando descubrió que el Estado se embolsillaba
    sistemáticamente un 33 por ciento del salario de los trabajadores para
    "fines sociales". Con las máscaras de la doble moneda la mordida debe
    ser hoy mucho mayor).

    Volviendo al artículo de Workers LIberty, el articulista, que conoce
    Cuba, afirma que como están las cosas los derechos laborales no existen
    en la isla. No hay sindicatos independientes, y poco se habló en el
    Congreso del derecho de los trabajadores a organizarse con
    independencia del Estado. Mucho menos, de asignarles un papel más
    protagónico en la gestión de sus empresas.

    Agrega que tampoco planean abrir los medios de comunicación, y cita al
    desaparecido periodista y argentino Jacobo Timmerman, quien
    describió el Granma y otros medios oficiosos impresos como "una
    degradación del acto de leer".

    Tampoco hay forma de obviar –dice Bloodsworth– el hecho de que la
    economía cubana, plagada de ineficiencia y corrupción, como todos los
    sistemas fabricados con el molde soviético, está en serios apuros.

    Cita en ese sentido un coloquio informal en La Habana en el que
    diplomáticos de los principales socios comerciales de Cuba coincidieron
    en que la situación financiera de la isla podría llegar a ser letal en
    un plazo de 2 a 3 años. Eso fue en 2009.

    Respecto al modelo chino, el columnista asevera que, si existe algún
    plan activo para desplazarse en esa dirección, sería un mal augurio para
    los trabajadores cubanos. Tras 50 años soportando una burocracia
    estalinista, confrontan ahora la perspectiva de perder en la
    restauración capitalista muchas de las modestas prestaciones sociales
    adquiridas con la revolución.

    Para ellos –concluye diciendo James Bloodsworth en Workers Liberty– la
    espera por una auténtica democracia socialista continúa.

    http://www.martinoticias.com/noticias/cuba/Workers-Liberty-de-Castromalo-a-Castropeor-120971869.html

    Tags: , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    April 2011
    M T W T F S S
    « Mar   May »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Archives