La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    El delito de robo con fuerza
    Thursday, July 21, 2011 | Por Frank Correa

    LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – A pesar de la aguda crisis
    económica por la que atraviesa Cuba, los robos con fuerzas a la
    propiedad del Estado disminuyeron considerablemente en los últimos
    tiempos.

    En el nuevo código penal, este delito comenzó a castigarse severamente
    con condenas de hasta treinta años. Y el Tribunal Supremo concedió
    pocas revisiones de causas a los individuos que cometieron acciones
    violentas contra los bienes del Estado.

    En los años noventa, se desató una oleada de robos con fuerza en
    las bodegas estatales del comercio minorista, pero fue sofocada por
    operativos policiales contra el mercado negro, donde se vendían los
    productos robados. Acaparamiento, venta ilícita de artículos de
    procedencia dudosa, cohecho, eran imputaciones suficientes para que los
    detenidos delataran a los ladrones.

    La red de mercados estatales vende los productos de la canasta básica
    asignados para cada ciudadano por la de abastecimiento: ,
    , jabones, aceite, cigarros, productos de venta rápida, que
    aportaban buenas ganancias en el mercado negro.

    Luego de un robo en una bodega era fácil llegar a los ladrones siguiendo
    la ruta del mercado negro. Los mismos ciudadanos que compraban a
    escondidas los alimentos robados, servían de confidentes a la policía.

    Un robo que se descubrió muy rápido ocurrió en Guantánamo, en la bodega
    situada en calle 2 Oeste y 3 Sur, perpetrado a dos por Chunguí y Minino,
    dos hermanos que viven en el reparto San Justo. Ni siquiera alcanzaron
    a saber si los frijoles se ablandaban. La olla aún estaba cogiendo
    presión cuando llegó la policía, que ocupó en la casa la mitad de la
    mercancía sustraída.

    Muchas de las bodegas de la red minorista son las mismas confiscadas al
    triunfo de la revolución a los particulares. Algunas eran parte de
    las viviendas de los dueños, adaptada para el negocio. Algunos de sus
    antiguos propietarios continuaron trabajando en ellas como
    administradores, por un sueldo mensual.

    Luis Guisazo, ex dueño de bodega y administrador retirado confesó que
    la falta de atención por parte del Estado a estas decenas de miles de
    viejas bodegas, ocasionó que la mayoría esté en estado deplorable.
    Muchas son de madera, ya carcomida, y techo de tejas. Los bodegueros
    refuerzan puertas y ventanas por dentro con cabillas y troncos de madera.

    EN muchos casos, entrar en ellas es muy fácil para los ladrones, sólo
    hay que cortar una cadena con una cizalla o empujar una ventana
    endeble. Sin , hoy existen muy pocos reportes de robos en bodegas.

    Tal vez los jóvenes piensen que no vale la pena pasar tantos años en la
    cárcel por robar un poco de frijoles. Hay otros modos menos peligrosos
    de buscar dinero fácil.

    http://www.cubanet.org/articulos/el-delito-de-robo-con-fuerza/

    Tags: , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2011
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
    Archives