La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Un "té de hojas" como desayuno en los hospitales cubanos

    Una nueva estadística de enorgullece al gobierno cubano, pero la
    realidad vivida denuncia la malnutricion y las pobres condiciones
    hospitalarias.

    martinoticias.com 19 de septiembre de 2011

    Ante el asombro de quienes han experimentado un ingreso en un
    cubano, Cuba ha sido registrada recientemente como uno de los países
    con más bajo nivel de desnutrición intra-hospitalaria en Latinoamérica.

    La información anunciada en un diplomado sobre sustentación clínica en
    la provincia de Sancti Spíritus, asegura además, que el nivel
    nutricional de los cubanos que ingresan en centros de atención
    secundaria es mayor que el de los pacientes de naciones
    industrializadas, publicó el diario oficialista Granma.

    Para Guillermo Espinosa, enfermero santiaguero con años de experiencia,
    el menú diario de los pacientes ingresados, habla por sí solo.

    "Diariamente en los hospitales infantiles se les da un pan de 40 gramos,
    que no está acompañado una proteína fuerte, y un vaso de leche. En los
    hospitales de adultos no se les puede dar leche, solo la dan para los
    que tienen dieta en su tratamiento. El desayuno de adultos es un té de
    hojas con un pan de 40 gramos, hasta la merienda que le pueden dar un
    refresco o un dulce."

    "En el almuerzo es , un potaje de chícharos, un huevo hervido y no
    hay ensalada. Tienen que aportar más de 630 gramos de calorías a un
    individuo, pero no alcanza. La carne roja no se da en los hospitales,
    solo en algunos casos críticos. En la dan sopa, que hacen con la
    misma sustancia donde hierven la carne o huesos de cerdo o de res, arroz
    blanco y una proteína, puede ser huevo frito o hervido."

    Espinosa explica que según lo establecido los pacientes ingresados deben
    consumir dos veces por semana proteína vegetal, el huevo deben
    garantizarlo tres veces por semana y el pollo: una vez a la semana,
    "principalmente lo dan los fines de semana que es cuando vienen los
    acompañantes".

    "O sea le dan 90 gramos de pollo a la semana, o sea un muslito
    chiquitico. Si usted va a estar ahí un mes ingresado, come 4 veces un
    pedazo de pollo para poder satisfacer sus necesidades nutricionales."

    La doctora venezolana Monserrat Rodríguez, especialista en Nutrición
    Integral y Holística, comenta sobre la dieta promedio en los hospitales
    cubanos: "No está balanceada, a menos que el paciente haya decidido ser
    un vegetariano extremo, y de todas maneras no está balanceada".

    "Eso va a conducir a una recuperación lenta del cuerpo y probablemente
    la persona va a seguir teniendo secuelas por una desnutrición crónica.
    Lo que pasa es que nuestro cuerpo tiene mecanismos de adaptación incluso
    para las condiciones más hostiles."

    Sopa, carne y jugo son alimentos que de antemano el familiar sabe que
    tendrá que proveer al enfermo bajo su cuidado. "La mayoría de los
    pacientes llevan sus alimentos a los hospitales, además de las sábanas,
    el ventilador y todas las cosas que les hacen falta para tener
    aceptables condiciones de ingreso," cuenta Espinosa.

    El Doctor en , Julio A. Monet, precisa que "muchas personas
    temen ingresarse o llevar un riguroso tratamiento médico en un
    por temor a la mala alimentación, pues eso empeora a los pacientes ya
    sean niños o adultos. Los mismo nutriólogos les dicen a los familiares
    que traten de traerles algo de sus casas para compensar un poco más la
    dieta".

    Espinosa apunta que muchas veces los ingresos son de 72 horas,
    necesarias para definir el estado del paciente y "los mandan a su casa a
    recuperarse, precisamente porque no hay medios para sostener eso".

    La pobre alimentación se hace extensiva hasta el personal médico,
    "durante la guardia de casi 24 horas de un médico, les ponen un pescado
    hervido con una sopa de pescado y así viven, salvo que un paciente les
    lleve algo de cariño o ellos salgan un momento a comprar algo", asegura
    Espinosa.

    Por cada área de salud en los centros hospitalarios existe un dietista o
    licenciado en alimentos, encargados de evaluar a los pacientes según su
    enfermedad y orientar el tipo de dieta requerida. Pero el menú de los
    pacientes depende de muchos otros factores, como la disponibilidad de
    alimentos en el almacén y la elaboración.

    "Muchas veces llegan los productos al almacén y nos son llevados a los
    pacientes, se quedan por ahí. Ahí es donde existe la corrupción, por las
    necesidades creadas por este mismo gobierno. Todo el mundo se coge un
    pedacito en el almacén y todo el mundo cuadra la documentación para su
    salida y no llega arriba al que está esperando," señaló Espinosa.

    Monet indica además que alimentos como la carne roja se desvía al
    mercado negro, en los almacenes solo quedan productos básicos y escasos
    para suplir las necesidades nutricionales de los pacientes.

    En el mencionado artículo de la prensa cubana, los expertos se salvan de
    la culpa al aclarar que "la mayoría de los problemas con la dieta en la
    Isla responde a perjudiciales hábitos alimentarios arraigados en amplios
    sectores de la población".

    "La primera educación te la da la familia y si la familia no tiene los
    medios para darte un hábito alimenticio adecuado desde que tú eres
    pequeño, cómo vas a tenerlo al crecer," se pregunta Espinosa.

    "Las personas ahora mismo de desayuno te comen un pan tostado y no
    tienen leche, tiene que tomarse un buchito de café para proveer de un
    poco de energía al cuerpo y poder seguir adelante el día."

    Los padecimientos que más afectan a los cubanos están estrechamente
    relacionados con la alimentación, tal es el caso de la diabetes
    mellitus, los infartos del miocardio y la hipertensión arterial.

    Espinosa apunta que "el tratamiento fundamental de un diabético, que no
    sea insulinodependiente, es la dieta. En los centros para diabéticos
    enseñan cómo se pone la insulina, cuál es la dieta, pero no existe un
    lugar donde vayan a buscarla."

    Las dietas médicas constituyen una de las alternativas para reforzar la
    alimentación de las personas aquejadas por enfermedades crónicas. La
    documentación firmada por doctores permite a los enfermos comprar la
    famosa "carne de niño" o el "pollo de diabético" según la cartilla de
    .

    "Esas dietas son como un cumplido con el paciente, te dan toda la
    información necesaria, te hacen todos los exámenes complementarios, pero
    depende de la distribución del MINCIN que tú seas beneficiados con
    ella", aclara Guillermo Espinosa.

    Esta deficiente alimentación ha incidido negativamente por años en el
    desarrollo físico de las nuevas generaciones de cubanos.

    "Ahora (a los adolescentes) en la secundaria básica le dan esa merienda,
    o sea 345 gramos de proteína con 40 gramos de pan y un vaso de yogurt
    para un almuerzo y están desde las 8 de la mañana hasta las 4 y media de
    la tarde en la . Los padres tienen que ir a llevarles algo, los
    que puedan, los que están trabajando no pueden hacerlo. Y si vas el
    preuniversitario es la misma situación," comenta el enfermero.

    "Antes existían muchachos muy altos, ahora para encontrar un muchacho
    alto hay que buscarlo con lupa. La población cubana no es alta y no es
    por las características genéticas, es por la alimentación."

    Acerca de las consecuencias de una nutrición deficiente durante años, la
    nutrióloga Rodríguez explica que "lo primero que pasa es que el sistema
    inmunológico está deprimido como si estuviéramos enfrente de un paciente
    con enfermedad autoinmune. Esa condición puede hacer que la persona
    tenga más tendencia a desarrollar enfermedades crónicas, por ejemplo
    diabetes, porque les están dando carbohidratos complejos y alimentos que
    los llenan pero realmente no los nutren.

    Agrega que "si la mujer embarazada no tiene los requerimientos que
    necesita, el producto de ese embarazo va a ser un niño que ya viene con
    una deficiencia y una desventaja muy grande".

    "Los verdaderos números nunca se saben pero sería interesantísimo ver
    cuáles son las verdaderas estadísticas de enfermedades crónicas y como
    se han ido aumentando a medida de que este deterioro de la persona que
    viven en Cuba ha ido pasando por falta de alimentación y por abusos de
    muchos otros tipos," concluye Rodríguez.

    El doctor Monet recuerda el temor del gobierno cubano a revelar los
    problemas relacionados con la salud y desprestigiar así una de las
    llamadas "conquistas de la revolución" y reafirman que no hay
    desnutridos pero "sí los hay".

    http://www.martinoticias.com/noticias/Un-te-de-hojas-como-desayuno-en-los-hospitales-cubanos-130138163.html

    Tags: , , , , , ,

    Print Friendly

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    September 2011
    M T W T F S S
    « Aug   Oct »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
    Archives