La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Publicado el viernes, 05.11.12

    Futuro de Cuba nada en un mar de dudas

    Juan O. Tamayo

    jtamayo@elnuevoherald.com

    ¿Se está ahogando el gobierno de Cuba o está nadando bien? ¿Están

    ganando o perdiendo terreno los disidentes? ¿Se dirige la economía hacia

    tiempos mejores o está cayendo en picada?

    Estas son sin duda versiones simplificadas de las muchas preguntas sobre

    el futuro de la isla planteadas recientemente por activistas cubanos en

    una serie de artículos de opinión en , así como en comentarios

    durante conferencias y otros eventos.

    En el fondo, las preguntas reflejan un debate amplio y a veces feroz que

    está teniendo lugar en Cuba y en el extranjero, desencadenado por las

    decisiones de Raúl Castro para tratar de aliviar algunos de los

    asfixiantes controles del gobierno sobre la economía y otros sectores,

    aunque nunca la política.

    El bloguero y crítico del gobierno Ernesto Hernández Busto, por ejemplo,

    sostiene que las aperturas, que incluyen algún aumento en la actividad

    económica privada, están empujando a algunos cubanos a centrarse más en

    ganancias monetarias que en cuestiones de democracia.

    Algunos cubanos están "obsesionados con los bienes materiales vulgares a

    los que ahora el Estado socialista les permite asomarse", escribió en el

    Penúltimos Días. "Dudosamente, escogerán alinearse del lado de los

    'radiactivos'" (grupos disidentes).

    "El problema fundamental que enfrentan hoy los activistas y disidentes

    cubanos no tiene que ver sólo con la Seguridad del Estado. También con

    esta brecha —social, ética y hasta generacional— que el castrismo ha

    conseguido ensanchar para su provecho", agregó Hernández Busto.

    Los activistas opositores Antonio Rodiles Antonio y Alexis Jardines

    argumentan lo contrario. La sociedad civil está floreciendo,

    escribieron, y el gobierno es tan débil que se ha visto obligado a

    dirigirse a la Iglesia Católica y algunos exiliados ricos en busca de ayuda.

    "El régimen cubano es completamente consciente de que el tiempo no está

    de su lado, el país está sumido en un inmovilismo asfixiante",

    escribieron en una columna publicada en el periódico digital Diario de Cuba.

    "La precaria idea de Raúl Castro consiste en sumar comunistas, católicos

    y exiliados dóciles que acepten un pacto vejatorio y, a su vez,

    deslegitimar la creciente sociedad civil cubana que demanda una

    transición democrática", agregó la columna.

    Un optimista Roberto Veiga, editor de la revista de la iglesia Espacio

    Laical, predijo que, si bien sería difícil, las aperturas de Castro

    darán lugar a un "país maravilloso" si los cubanos se esfuerzan en ello.

    "El reajuste económico va a ser traumático", afirmó Veiga en una

    conferencia el mes pasado. "Pero si logramos un modelo político

    inclusivo […] podremos lograr ese país que tanto hemos añorado durante

    más de dos siglos".

    Varios cubanos entrevistados para esta historia dijeron, sin embargo,

    que la realidad en la isla de hoy es demasiado compleja y borrosa para

    simples declaraciones o predicciones contundentes.

    El activista de derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz, afirmó que

    la prueba de la fuerza de la oposición se ve en los crecientes niveles

    de represión del gobierno, incluyendo las 1,100 detenciones por motivos

    políticos en marzo, que marcaron un récord de 50 años.

    Hace 25 años había tal vez unos 10 disidentes en Cuba, señaló, "y hoy

    somos miles". El cálculo incluye a grupos disidentes así como

    organizaciones independientes de mujeres, jóvenes, negros, blogueros,

    cantantes, pintores, agricultores y todo tipo de profesionales.

    Sin embargo, Sánchez reconoció que una buena parte de los cubanos se

    sienten impotentes para influir en su futuro, y comparó la situación con

    un juego de béisbol en el que la multitud aclama a un lado o al otro,

    pero son los jugadores en el terreno quienes deciden la victoria.

    De hecho, los grupos disidentes son poco conocidos dentro de Cuba y

    están siendo socavados por la decisión de Castro de permitir un debate

    sobre las políticas del gobierno, desde la economía a la cultura, según

    Esteban Morales, economista de La Habana y miembro del Partido Comunista.

    "La sociedad civil nuestra se ha agarrado de esos temas, de los que

    antes la oposición pudiera haberse apropiado, y los discute con

    amplitud", indicó Morales, quien como otros cubanos entrevistados para

    esta nota habló por teléfono desde La Habana.

    Los disidentes también han fallado en conectar con los cubanos al no

    enfrentar los acuciantes problemas económicos, como la falta de

    productividad, comentó Nelson Valdés, nacido en Cuba y profesor retirado

    de la Universidad de Nuevo México, que se opone a las sanciones de

    a la isla.

    Rodiles explicó a El Nuevo Herald que no son sólo los grupos disidentes,

    sino todos los de la sociedad civil de la isla los que están presionando

    por el cambio, a causa del deterioro que "está visible en la isla".

    Ese es otro punto clave de discusión: si la vida diaria en Cuba ha

    mejorado desde que Castro sucedió a su hermano Fidel en el 2006 y empezó

    a aflojar algunos controles sobre la economía y la sociedad.

    Castro ha permitido a los cubanos poseer teléfonos celulares y alojarse

    en los hoteles que antes estaban reservados a los turistas; legalizó la

    venta y compra de casas y de todos los vehículos de uso, y permitió una

    expansión de pequeñas empresas, como restaurantes y salones de belleza.

    Algunas tierras improductivas de propiedad estatal han sido entregadas a

    agricultores privados para aumentar la producción, y Castro ha empezado

    a recortar nóminas y subsidios del gobierno en áreas tales como la

    de .

    Morales reconoció una crisis en el transporte público —con un escaso

    número de autobuses de fabricación —, que fue mencionada por casi

    todos los entrevistados para este artículo. Pero argumentó que hoy en

    dia hay más alimentos y otros productos disponibles a la venta.

    Sin embargo, Oscar Espinosa Chepe, un economista de La Habana,

    sostuvo que los precios de los alimentos subieron 20 por ciento el año

    pasado, mientras que los salarios aumentaron sólo 1.5 por ciento. El

    gasto público en y educación también se redujo significativamente,

    según cifras oficiales.

    Los nuevos impuestos sobre las empresas privadas son demasiado altos,

    muchos cubanos que intentaron iniciar empresas se dieron por vencidos y

    devolvieron sus licencias al gobierno, y las peluquerías y restaurantes

    privados no son suficientes para rescatar la economía, argumentó.

    Las reformas económicas han sido demasiado débiles, demasiado pocas y

    demasiado lentas para un país que, según el propio Castro admitió en el

    2010, estaba "al borde del precipicio", agregó Espinosa.

    Otro residente de La Habana afirmó que los delitos van en aumento, así

    como la violencia doméstica y el consumo excesivo de alcohol entre los

    jóvenes. La corrupción entre los funcionarios que inspeccionan las

    nuevas pequeñas empresas es endémica tanto como la escasez. Por ejemplo,

    las farmacias del Estado en La Habana no tenían aspirinas recientemente.

    "La gente está hablando de una situación desesperante", afirmó la

    fuente, que pidió no ser identificada por temor a represalias del

    gobierno. "Dicen que las reformas no se ajustan a las necesidades y

    algunos tienen miedo de un paso atrás".

    En resumen, subrayó Sánchez, "para el cubano promedio la situación de

    hoy es peor que hace un año, y mis expectativas a corto y mediano plazo

    no son de ninguna manera optimistas".

    Espinosa reconoció que Castro ha emprendido reformas importante, que

    pudieran incluso parecer ilegales bajo la actual Constitución, tales

    como permitir que pequeños negocios privados contraten empleados.

    Agregó que las reformas de Castro han producido solamente un limitado

    sector privado que calificó como una "economía Bonsai". Y enfatizó que

    los cambios están lejos de lo que se necesita para darle un viraje a la

    economía cubana.

    "Sí, ha habido cambios y no dudo de que habrán más", declaró Espinosa.

    "Pero es necesario mucho más y mucho más rápido".

    http://www.elnuevoherald.com/2012/05/11/v-fullstory/1200791/futuro-de-cuba-nada-en-un-mar.html

    Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    May 2012
    M T W T F S S
    « Apr   Jun »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
    Archives