La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Nuevos hábitos alimentarios

    Lunes, 18 de Junio de 2012 04:06

    Escrito por Martha

    Cuba actualidad, Santos Suárez, La Habana, (PD) Durante estos más de 50

    años de involución, se han perdido muchos hábitos alimentarios, que en

    primer lugar se heredaron de la cocina de la "Madre Patria" y después se

    fueron desarrollando con las relaciones con otros países.

    En estos momentos, tres generaciones de cubanos que viven en la Isla,

    ignoran completamente el sabor de muchas comidas, tanto carne, como

    vegetales y frutas.

    En la televisión cubana había un programa que se llamaba "Cocina al

    Minuto", cuya principal figura era Nitza Villapol (ya fallecida). Antes

    de 1959, esta "chef" de cocina anunciaba al elaborar sus recetas algunos

    productos que se comercializaban en aquel entonces en el país, como:

    aceite El Cocinero, vino seco El Mundo, Bola Roja, etc. Unos 30

    años más tarde, a pesar de haber escrito un libro con platos de la

    criolla e internacional, Nitza Villapol se adaptó a las

    condiciones existentes en el país y cambió la carne de res por cáscara

    de plátano y hojas de tuna; así promovió recetas de picadillo y bisté,

    respectivamente.

    Cuando existía la Flota Pesquera de Cuba, que incluso dio lugar a la

    creación del Ministerio de la Pesca, ambos desaparecidos; por la cuota

    normada de abastecimientos (entiéndase de )

    distribuían pescado, en particular merluza. Al inicio, la gente

    protestaba por ello e incluso no utilizaban su derecho a comprarla. En

    estos momentos, la merluza se vende solamente en divisas, a un costo

    entre 8 y 10 cuc el kilogramo.

    Hace apenas unos años, el pescado que se ofertaba era jurel y chicharro,

    pero en estos momentos lo que está accesible en el mercado son los

    pescados de río: tilapia, tenca y claria, que no son precisamente

    agradables a todos los paladares.

    Hay muchísimas personas que nunca han comido camarones, langosta u otras

    especies marinas como: pargo, cherna, atún, emperador, salmón, bonito,

    bacalao, caguama, sardinas, huevas de esturión (caviar), pulpo,

    ostiones, almejas, majúa, solo por mencionar algunas; y que además no

    tienen idea de que existan.

    Durante los años 90, en pleno período especial, se vendía pan con

    tiñosa, como si fuera pollo, y las personas comían gatos y palomas

    –entre otros animales- como alternativa de carne.

    En estos momentos, la mejor opción para ingerir proteínas a partir de la

    carne, es el cerdo, aunque una libra de bistec tiene el precio

    prohibitivo de 45 pesos (cup).

    También en ocasiones algunas personas pueden comprar carnero, que no se

    oferta tan frecuentemente como el puerco, pero tiene también bastante

    demanda.

    Hay otras carnes como: conejo, chivo, pato, guineo, pavo, oca, codorniz,

    caballo (tasajo), que solo podrían encontrarse en divisa, al igual que

    la de vacuno, que es extremadamente cara, incluyendo sus vísceras.

    Podría señalarse también con respecto a la leche de vaca, que muchos

    cubanos nunca han probado un vaso de leche que no sea en polvo.

    La leche de vaca que se vende en las tiendas de divisa tiene precios

    elevadísimos: un litro de leche semi descremada vale 3.95 cuc.

    (98.75 cup).

    El país dejó de producir el año pasado 39 millones de litros de leche,

    que hubo que reemplazar por importaciones.

    La leche normada se les retira a los niños el mismo día que cumplen 7

    años de edad.

    De seguir la situación de ineficiencia en este sector, este año las

    importaciones para poder suministrar los bajos niveles planificados,

    estará por encima de los 15 millones de dólares. Baste señalar que sólo

    se está ordeñando alrededor del 30% de las vacas lecheras a nivel nacional.

    Existen productos que se utilizaban para elaborar potajes de distintos

    tipos de frijoles, como son el tocino, el chorizo, el unto, el bacón y

    la morcilla que no figuran entre los ingredientes que en estos momentos

    se utilizan. Para un potaje de frijoles colorados, quizás se tenga un

    pedacito de carne de puerco o una pastillita de sopa, que le dará algún

    sabor.

    Otros frijoles como los blancos, las lentejas, los garbanzos e incluso

    los de caritas, no se ven en las mesas del cubano promedio.

    Tampoco existe en la cultura alimentaria, algún plato alcaparrado, ya

    que muchos no conocen ni siquiera la aceituna, las pasas y mucho menos

    las alcaparras.

    Si se hiciera un recorrido profundo por lo que el cubano promedio actual

    no ha degustado nunca, sería necesario escribir un folleto.

    Da lástima percibir como se han gastado todos estos años con las falsas

    promesas de justicia social y no se puede analizar ningún aspecto de la

    vida de un ciudadano de este país, sin percibir esta tragedia; claro,

    habría que excluir a los dirigentes y sus familiares, que le chupan la

    sangre al pueblo.

    Cuando se lleve a cabo un cambio en Cuba, habrá que retomar los hábitos

    alimentarios. Muchos no gustarán de ellos, pero la suerte es que a lo

    bueno todo el mundo se acostumbra rápido.

    Para Cuba actualidad: mbrcnuevocorreo@gmail.com

    http://primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/4352-nuevos-habitos-alimentarios.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    June 2012
    M T W T F S S
    « May   Jul »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Archives