La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Otro cuento chino

    Miércoles, Julio 25, 2012 | Por Leonel Alberto P. Belette

    LA HABANA, Cuba, julio, www.cubanet.org -El periódico Granma ha

    confirmado la represión oficial contra ciudadanos que incurren en el

    "delito" de pescar en los predios del gobierno, que son todas las aguas

    marinas de la Isla. Con extrema ridiculez, relaciona los vetustos

    implementos de pesca decomisados a los "delincuentes".

    Como si no fuera mejor, aun para el propio gobierno, dada su probada

    incapacidad para asegurarle la alimentación al pueblo, que al menos

    legalizara la actividad de todos los que quieran pescar, educándolos en

    el respeto a la conservación de la biodiversidad, y facilitándoles la

    obtención de embarcaciones y avíos menos precarios.

    Pescar no es un deporte para la gente en Cuba. Es una forma de llevar

    proteínas a las mesas de sus hijos. Sin , resulta muy difícil la

    obtención de un permiso para hacerlo desde la costa. Y ni hablar de

    subir a bordo de una embarcación, lo cual es potestad reservada

    solamente a personas especialmente "confiables" para el régimen.

    Y mientras, en un archipiélago rodeado de peces por los cuatro puntos

    cardinales, a la población se le vende una mísera ración mensual de

    pollo, para sustituir, dicen, el pescado que debiera corresponderle por

    la cartilla de .

    Ante casos como este, uno se pregunta cuál es realmente el objetivo de

    ese viaje tan largo que acaba de realizar Raúl Castro a y a

    , donde se supone que haya frotado con obsesión la bola mágica de

    los mandarines, esperanzado quizá en encontrar el secreto de la

    cornucopia asiática.

    Sin ir tan lejos, poco le hubiera costado comprobar que tras décadas de

    asesoramiento asiático para el cultivo del , no hay manera de que

    en Cuba se logren cifras significativas en su producción, y mucho menos

    avances en la calidad del grano. Así que en consecuencia, hay que seguir

    importándolo desde Brasil.

    Verdaderamente no parece ser más que un cuento chino la pretensión, a

    estas alturas, de que los campesinos cubanos, desarraigados por absurdas

    políticas gubernamentales, desde 1959, adquieran, por edicto imperial,

    el saber milenario de los asiáticos, cuya idiosincrasia, además, es

    diametralmente opuesta a la del criollo.

    Hoy mismo, mientras intentaba tomarme un café mezclado con néctar de

    chícharos y alguna otra metralla, vi cómo en un noticiero de la

    televisión destacaban los sobrecumplimientos en el plan nacional de

    producción de pulpa de frutas.

    Ciertamente este año ha sido pródigo para la cosecha de algunas frutas,

    sobre todo las que se dan silvestres y sólo dependen de la lluvia, como

    el mango. Ojalá que Raúl Castro haya traído desde Asia el secreto para

    lograr que en los agromercados de La Habana, incluidos los estatales, el

    precio de cuatro mangos deje de ser mayor que el salario que gana un

    obrero cubano por todo un día de trabajo.

    http://www.cubanet.org/articulos/otro-cuento-chino/

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2012
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    Archives