La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Fidel Castro

    Intrascendencia

    ¿Ocupará Fidel Castro un escaño en el parlamento de la posteridad? Desde

    luego, para los cubanos será para siempre una cicatriz de medio siglo.

    Un queloide en la historia de Cuba

    Luis Manuel García Méndez, Madrid | 04/12/2012 11:11 am

    Exilio

    es llegar a entender

    que el día que tanto esperamos

    no será más que una noticia

    encapsulada entre dos comerciales

    de Pepsi y Tylenol.

    Jesús J. Barquet; "Destinos"

    Navegando por la red, me asaltó hace poco la última foto de un Fidel

    Castro rural, contra un fondo de arbustos (no descarto la moringa porque

    jamás la he visto). La camisita de cuadros —reminiscencia de las que un

    día vendieron en Flogar por la libreta de productos industriales— lo

    traviste de paisano, lejanas ya las glorias del sempiterno uniforme

    verde olivo. La imagen me recordó la escena final de Marlon Brando en El

    Padrino, cuando juega con su nieto en el huerto e intenta asustarlo con

    una dentadura improvisada de cáscaras de naranja, instantes antes de ser

    fulminado por un infarto. Pero Brando no metía tanto miedo como Castro.

    La mano huesuda, de uñas afiladas, admonitoria. La boca entreabierta. El

    gesto amargo. Pero, sobre todo, la mirada de loco furioso al fondo de

    las cuencas hundidas de los ojos, como de calavera apenas revestida de

    piel, algo que acentúa la sombra proyectada por el ala del sombrero.

    Otra de las fotos es más lúgubre: el gesto contraído y la mano en la

    cintura, donde algún día llevó la pistola. (Supongo que ya no le

    permitan portar armas).

    Castro se empeña en demostrar que está vivo y en activo, apelando al

    expediente de los secuestradores clásicos cuando sostiene el periódico

    del día. Pero se equivoca.

    Gracias a que se extravió en las calles de Santiago de Cuba, la ciudad

    donde habitó media vida, salió ileso del Moncada. Aficionado a las miras

    telescópicas, durante la guerra no sufrió ni un rasguño. Fidel Castro

    sobrevivió a cientos de complots para asesinarlo. Vio aparecer y

    esfumarse a diez inquilinos de la Casa Blanca, a todos los líderes del

    campo socialista y sus homólogos asiáticos. Ya estaba en el poder cuando

    levantaron el Muro de Berlín y siguió en el poder cuando lo derribaron.

    Desde 1959 se ha vaticinado una y otra vez, con más deseos que datos, la

    caída de su régimen. Su muerte inminente ha sido anunciada una docena de

    veces, y muchos periódicos importantes ya tienen preparada la cabecera y

    el artículo que publicarán ese día en primera.

    Las botellas de champán, ron añejo y vino gran reserva que muchos

    guardan a la espera de ese día, se han ido añejando en las bodegas.

    Confiemos que se conserven a la temperatura adecuada.

    Desde su infancia, Fidel Castro soñó un mundo a la medida de sí mismo. Y

    como político, en buena medida, lo consiguió. Cientos de hombres

    murieron bajo sus órdenes en nombre del restablecimiento de la

    democracia que más tarde él demolería hasta los cimientos. Utilizó a los

    demócratas en la guerra y a los viejos comunistas en la paz. Y luego los

    desechó sin el menor escrúpulo. Ministros, consejeros, tecnócratas de

    corte soviético, generales que ganaron las guerras de las que él se

    jactaba, cowboys de la revolución y jóvenes promesas sufrieron la misma

    suerte cuando la preservación de su poder personal lo hizo recomendable.

    Como diría Monterroso, y el dinosaurio permanecía allí. Hasta que fue su

    propio cuerpo el que se declaró en rebeldía. El comandante no ha podido

    encarcelar a su cuerpo por ese desacato. Ni fusilarlo. Ni mandarlo al

    exilio. No le ha quedado más remedio que confinar a su cuerpo en el

    famoso plan pijama, destino de cientos de funcionarios cubanos a lo

    largo de medio siglo.

    Si la ambición del comandante se redujese a conservar el poder hasta que

    la muerte nos separe, como un alcalde de San Nicolás del Peladero, el

    balance de su vida habría sido un éxito. Pero él siempre aspiró a más.

    Quiso ser un estadista memorable, un líder de talla mundial, una figura

    histórica, perdurar en la posteridad.

    Lamentablemente (para él) y por suerte (para la humanidad), el destino

    lo dotó con una isla minúscula y unos pocos millones de súbditos. Su

    carta a Kruschov durante la Crisis de los Misiles (o de Octubre, o de

    los Misiles de Octubre), donde lo instaba a dar el primer golpe, es

    pavorosa. El mundo nos debería estar agradecido por cargar con él a

    solas. Ya entonces, Nikita Kruschov aclaró a Fidel que en las grandes

    ligas de la política mundial, un pequeño zar del Caribe no pasaba de

    cargabates, cosa que Castro jamás le perdonará.

    Su hegemonía en la insurgencia continental se diluyó a la misma

    velocidad que las guerrillas y la aventura africana es apenas un

    capítulo exótico (salvo para quienes dejaron allí a sus muertos) en la

    historia del continente negro.

    Su fugaz liderazgo en el Movimiento de los No Alineados no pasó a

    mayores. Castro estaba demasiado alineado para el gusto de la

    concurrencia, y su alegría por la invasión soviética a Afganistán no

    tuvo quórum.

    Si fue su propósito establecer un nuevo paradigma, el fracaso ha sido

    rotundo. Basta mirar el lamentable estado de la Isla para alejarse de

    semejante fórmula. Incluso el llamado "Socialismo del siglo XXI" dista

    mucho del modelo impuesto por Castro a los cubanos. Chávez ha

    aprovechado, eso sí, las recetas populistas/represivas de su mentor

    cubano, pero eso no es un sistema de gobierno, sino un código mafioso.

    El presunto estadista que iba a convertir a Cuba en un modelo para el

    mundo entero, un país que en diez o quince años sobrepasaría en PIB per

    cápita a Estados Unidos —en la Biblioteca Nacional, los diarios donde

    constan sus desatinos de entonces no son accesibles salvo permisos

    especiales— arruinó en dos lustros una economía solvente y la remató a

    golpes de inspiradas campañas dignas del realismo mágico. Quizás eso

    explique su amistad con Gabriel García Márquez. Éste se limitó a

    escribir la saga de Macondo. Castro patentó el socialismo macondiano.

    ¿Será una figura histórica? ¿Ocupará un escaño en el parlamento de la

    posteridad? Desde luego, para los cubanos será para siempre una cicatriz

    de medio siglo. Un queloide en la historia de Cuba. En cuanto a la

    posteridad, Fidel Castro no lega una filosofía, como Karl Marx; ni una

    teoría memorable, como Einstein; ni es el padre de una nación, como

    Washington, sino el padrastro maltratador que se ha ensañado con la

    pobre Patria y con sus hijos. Su ideario está emborronado en miles de

    discursos repetitivos y contradictorios: demócrata, comunista,

    prosoviético y antisoviético, internacionalista, nacionalista, leninista

    y martiano, pacifista mientras fraguaba invasiones y guerrillas;

    predicador de la virtud mientras la Isla se convertía en confortable

    escala de la cocaína. En nombre de la autodeterminación y contra un

    pensamiento único global, invoca el derecho a la diferencia de sátrapas

    sirios, libios, serbios o coreanos. En nombre de su autodeterminación,

    se erige a domicilio en sumo sacerdote del pensamiento único.

    Sólo tres constantes en medio siglo: su avaricia del poder absoluto, su

    aversión a la libertad y el bienestar de los cubanos, y su odio a

    Estados Unidos, único enemigo a la medida de su arrogancia. Aunque este

    último ha sido su mejor coartada para venderse de inocente David

    mientras ejercía en casa de Goliat abusón. No creo que la avaricia y el

    odio sean suficientes para conseguirle un escaño en la historia.

    Siempre he creído en la sabiduría que subyace bajo muchos chistes

    populares. Uno que escuché hace veinte años narraba el regreso de Fidel

    Castro a la tierra tras medio siglo en el más allá. Caminando por una

    Habana reverdecida, constata con asombro que nadie lo reconoce y, peor

    aún, que nadie lo conoce ni de oídas. Acude entonces a la biblioteca y

    consulta la enciclopedia. Efectivamente, allí está:

    Castro, Fidel: Dictador cubano que vivió durante la Era de los Van Van.

    (Ver Van Van).

    Morirse a plazos y no al contado tiene efectos secundarios, daños

    colaterales. El que nos abrumaba sin compasión con discursos de ocho

    horas por el placer de escucharse a sí mismo, balbucea incoherencias

    ahora cuando le conceden unos minutos de cámara. Al dueño de la palabra

    le han escamoteado el espacio para sus reflexiones desde que atacó a

    Deng Xiaoping, arquitecto del neocapitalismo chino. Desde entonces,

    apenas ha susurrado algunas incoherencias por escrito sobre el yoga y la

    moringa. Y sufre en vida la suerte de Mao: Raúl Castro implementa en su

    nombre las políticas que él siempre aborreció.

    El que ha sido durante años el acontecimiento más esperado por el

    exilio, es ya una noticia intrascendente, "una noticia / encapsulada

    entre dos comerciales / de Pepsi y Tylenol", como reza el poema de Jesús

    J. Barquet. Aunque enarbole el periódico del día para demostrar su

    existencia, aunque no se haya hecho pública la noticia, ni hayan

    exhibido el féretro en la Plaza de la Revolución, el Comandante está en

    un error. Ha muerto lentamente de intrascendencia aunque hayan olvidado

    retirar su cadáver.

    http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/intrascendencia-281972

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2012
    M T W T F S S
    « Nov   Mar »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
    Archives