La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    La economía y la cocina

    Lunes, 03 de Diciembre de 2012 05:12

    Escrito por Martha Beatriz Roque

    Cuba actualidad, La Víbora, La Habana, (PD) En diferentes momentos del

    día se consumen un conjunto de sustancias alimenticias líquidas o

    sólidas que conocemos como comida.

    Ellas proveen de elementos para la normal nutrición del organismo y

    también permiten su conservación, pero el ser humano realiza esta

    ingestión varias veces en 24 horas, dependiendo el número y contenido de

    cada una de estas raciones de un conjunto de factores tales como: los

    ambientales (geográficos, estacionales,…) y los sociales (ideología,

    religión, educación, nivel económico,…); que pueden englobarse en uno

    solo, la cultura.

    La primera deglución de alimentos que se hace en el día es el desayuno,

    el nombre deriva del hecho de que uno no come mientras duerme, por lo

    que al levantarse por la mañana se encuentra en ayunas, rompiéndose al

    tomar esta comida (des-ayuno). En nuestro país se acostumbraba a

    desayunar –en la gran mayoría de los hogares- con café con leche y pan

    con mantequilla, algo que dejó de hacerse hace más de medio siglo;

    primero por problemas de abastecimientos y después por falta de recursos

    económicos.

    Quiere esto decir que surgió la libreta de racionamiento en 1962 y la

    leche se convirtió en un artículo de lujo, en su involución quedó hasta

    esta fecha solo para niños hasta los 7 años, el día que los cumplen se

    hacen adultos y dejan de tener acceso a este alimento. También algunas

    personas con dietas especiales pueden adquirirla a través de la

    cartilla. Unos años después se vendía en dólares, en las tiendas para

    extranjeros y diplomáticos; estando prohibido el uso de divisas para los

    naturales. Cuando dejó de estar penalizado el dólar, el tipo de cambio

    con el peso cubano convertible (1cuc= 24 cup) no le permite a un

    trabajador promedio tener acceso a las tiendas en que se compra con esta

    moneda, pues el salario convertido es de unos "tristes" 17 cuc.

    El resto del desayuno –también racionalizado- es un dilema en los

    hogares. Diariamente se puede adquirir un pan pequeño por persona. En

    las casas donde hay niños, los adultos sacrifican su pan para que los

    infantes lo lleven de merienda al colegio. Por otra parte el café ligado

    con chícharo no alcanza para una coladita diaria durante toda la semana

    y ni pensar en adquirir un paquete en la "shopping", pues un kilogramo

    ronda los 6.50 cuc, en dependencia de la marca. De la mantequilla ni

    hablar, es un agente de lujo que pocas personas piensan en adquirir, e

    incluso hay niños y adolescentes que no la han probado alguna vez.

    El almuerzo –por su parte- es una oportunidad de dar un aporte

    nutricional al cuerpo, pero supone una "interrupción" de las actividades

    laborales o educacionales a mediodía, la mayoría de los días de la

    semana. En general en las escuelas y los centros de trabajo esta comida

    está mal elaborada y con poca variación, pero en la generalidad de los

    hogares es algo que ya no se acostumbra a hacer, se suple por un pequeño

    refrigerio, que a veces es hasta un té de yerbas. De forma usual, lo

    mejor se guarda para la comida, cuando todos ya han regresado de sus

    quehaceres diarios.

    Ello no quiere decir que los alimentos sean variados, se utilizan en los

    primeros días del mes el arroz y los frijoles que se compran a través de

    la cuota normada, pero ya después del día 15 no alcanzan y hay que salir

    a buscar qué cocinar. En estos momentos los precios se han elevado

    bruscamente, y esto reduce las posibilidades de adquisición de

    alimentos. Y es que precisamente la economía doméstica no alcanza para

    comer, que es la primera preocupación del cubano de a pie.

    También hay que destacar que no solo los productos del agro tienen altos

    precios, pero también el régimen ha subido algunos alimentos que se

    venden en moneda convertible, lo que los hace cada vez más difíciles de

    obtener. Si bien es cierto que hay algunas ofertas en moneda nacional,

    lo que hace el trabajador promedio es comprar lo indispensable, como por

    ejemplo el aceite para cocinar, pues también tiene que pensar en los

    artículos de higiene y limpieza, que son indispensables en el hogar.

    En fin, que la economía y la cocina no se llevan bien en este sistema.

    Para Cuba actualidad: mbrcnuevocorreo@gmail.com

    http://primaveradigital.org/primavera/economia/51-economia/5910-la-economia-y-la-cocina.html

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2012
    M T W T F S S
    « Nov   Mar »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
    Archives