La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    La cola del yogur de soya
    Viernes, Mayo 3, 2013 | Por Orlando Freire Santana

    LA HABANA, Cuba, mayo, www.cubanet.org -El yogur de soya constituye uno
    de los alimentos con que cuentan los cubanos, sobre todo las personas de
    bajos ingresos, para capear la hambruna. El producto se vende por la
    libreta de racionamiento, al precio de un peso la bolsa, a los niños de
    entre siete y catorce años, o sea, cuando ya no reciben leche. Sin
    embargo, los dependientes de los Puntos de Leche se las arreglan para
    que los carreros les dejen una cantidad adicional de bolsas de yogur,
    las que se venden en forma liberada, pero a tres pesos la unidad.

    Y son precisamente esas bolsas adicionales las causantes de las colas
    que se forman frente a los locales de venta. Unas colas en las que
    abundan las personas de la tercera edad, muchas de ellas jubiladas,
    cuyos ingresos no les permiten acudir a las Tiendas Recaudadoras de
    Divisas (TRD) para comprar las bolsas de leche en polvo o el yogur
    natural. Obviamente, productos de mayor calidad. Y del chocolatín que
    hace varios años les prometiera el máximo líder con tal de
    garantizarles desayuno, todo quedó en eso: promesas.

    Así, los días de la semana en que viene el yogur de soya, las personas
    se aglomeran en los Puntos de Leche desde horas de la madrugada, con la
    esperanza de que los carros del Complejo Lácteo de La Habana traigan las
    bolsas adicionales. De ser así, los necesitados marcharán contentos a
    sus hogares, pues tendrán algo con que desayunar, y reforzar las
    precarias raciones de almuerzo y comida. En caso contrario, se irán
    cabizbajos, con la contrariedad por el tiempo perdido, y la
    incertidumbre de qué pondrán en sus mesas. De todas maneras, la cola del
    yogur de soya es un espacio de intercambio social. Allí se habla acerca
    de las incidencias del barrio, de los resultados de la pelota nacional,
    y también de la actualidad noticiosa nacional e internacional. En este
    último caso es fácil apreciar la influencia que ejercen sobre los
    viejitos las Mesas Redondas de la televisión cubana.

    Ramón, el vecino de mi edificio, es un señor jubilado, que tres veces
    por semana amanece en esas colas. Cualquiera que converse con Ramón, ya
    en horas del mediodía o la tarde, sabe si esa mañana vendieron por la
    libre el yogur de soya, y eso sin necesidad de preguntarle directamente
    sobre el tema. Si Ramón empieza a hablar de la crisis financiera en
    Grecia, del desempleo en España, de los problemas del euro, o de la
    violencia en Estados Unidos, y después contrapone esos hechos con la
    idílica visión que los medios oficialistas ofrecen de Cuba, no hay dudas
    de que esa mañana pudo comprar sus bolsas de yogur de soya.

    En cambio, si el viejo Ramón dice que aquí nada funciona, que hacen
    falta los dueños verdaderos para que la gente trabaje, o que los viejos
    se van a morir de hambre debido a la carestía de la vida y las bajas
    pensiones, entonces es evidente que ese día vino solamente el yogur de
    los niños, y los coleros quedaron defraudados.

    Hay días en que, después de dos o tres horas de cola, muchas personas se
    retiran a sus casas sumidas en la desesperanza, pues llega el momento de
    apertura del establecimiento, y aún no arriba el yogur ni nada se sabe
    de los carros que lo transportan. Son jornadas en las que peligra hasta
    el desayuno de los niños.

    Y las noticias no son halagüeñas para el viejo Ramón. El Complejo Lácteo
    de La Habana no está seguro de poder cumplir el plan de producción de
    este año. Hay dificultades con las piezas de repuesto para echar a andar
    las maquinarias que garanticen las tres líneas de producción, y existen
    deficiencias en los contratos para adquirir la leche, su principal
    materia prima. Además, los trabajadores no están conformes con los
    sistemas de pago que se aplican, y reclaman una mejor alimentación. Así
    las cosas, las Mesas Redondas tendrán que intensificar la propaganda con
    vistas a amortiguar las opiniones adversas del viejo Ramón.

    http://www.cubanet.org/articulos/la-cola-del-yogur-de-soya/

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    May 2013
    M T W T F S S
    « Apr   Jun »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives