La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ¿Ochenta gramos de pan?
    Miércoles, Mayo 29, 2013 | Por Frank Correa

    LA HABANA, Cuba, mayo, www.cubanet.org –Mingo (el nombre ha sido
    cambiado para proteger la fuente), dependiente de la panadería de un
    barrio marginal habanero, dice que vive asustado ante la posibilidad de
    que se rompa algún equipo y no se pueda hacer pan, porque entonces las
    ganancias del día se van al demonio.

    La panadería, como muchas en todo el país, detiene su producción con
    frecuencia, como consecuencia de las roturas, sobre todo del horno, que
    es eléctrico y diseñado para volúmenes discretos, no para las exageradas
    producciones de pan a que lo someten.

    Cuenta Mingo que antes, cuando los hornos eran de ladrillos y
    funcionaban con petróleo, nunca se rompían. Ahora, que se sustituyeron
    por hornos eléctricos, para ahorrar petróleo, se dañan continuamente.
    Entonces tienen que traer el pan de otros sitios, una cifra estricta
    para el número de consumidores de la circunscripción, y “no hay vida”
    (robo) ese día para los panaderos, y mucho menos para el dependiente.

    El pan normado por la libreta de racionamiento es de ochenta gramos y
    cuesta cinco centavos, pero se sabe que, generalmente, los panaderos se
    las ingenian para producir el doble con la misma cantidad de materia
    prima. Ese incremento se destina a la “venta por la izquierda”, es el
    mismo pan pero al precio de un peso, novecientas cincuenta y cinco veces
    más que su valor real. Esa ganancia se reparte entre los panaderos y
    dependientes.

    También “hay vida” para ellos en la venta clandestina de harina, azúcar,
    sal y levadura, aunque en estos casos son el maestro y el almacenero los
    que más se benefician. Pero cuando la panadería se rompe, todos los
    bolsillos se quedan vacíos, y ese día, además de dañarse el desayuno y
    la merienda de sus cinco hijos, también se afecta el almuerzo y la
    comida de Mingo, pues todo lo que compra para su casa es con el dinero
    que le reporta el pan que vende a sobre precio.

    La mujer de Mingo es tal vez el caso más atípico de enfrentamiento al
    Período Especial mediante soluciones absurdas. En 1993, cuando arreció
    la crisis, ella parió su primer hijo. Entonces descubrió la “dieta para
    embarazadas” y le cogió el gusto. Comenzó a parir todos los años, para
    acceder a los productos destinados a la cuota mensual destinada a las
    gestantes (un kilogramo de leche, uno de carne de res y algunas pequeñas
    cuotas extras de viandas). Pero cuando nació el quinto hijo, Mingo le
    dijo basta ¡yaaaaaaaa…!

    Por entonces los dos hijos mayores habían entrado a la escuela y fue
    peor el remedio que la enfermedad, porque Mingo tuvo que comprar
    uniformes, zapatos, mochilas, merienda, además el almuerzo y la comida
    diaria para la numerosa prole, situación que se alivió un poco con su
    empleo de dependiente en la panadería, donde comenzó a “resolver” un
    poquito de todo y algo de dinero, siempre que no se rompa.

    Mingo me contó esta historia una madrugada, cuando se afanaba por echar
    a andar el horno, roto desde la noche anterior. Explicó que el técnico
    de la empresa se demora mucho en venir, porque siempre anda arreglando
    alguna panadería, así que él tuvo que aprender electricidad a la fuerza.
    Ya ha logrado echarlo a andar varias veces con remiendos, porque si no,
    se lo come el león, dice.

    http://www.cubanet.org/articulos/%c2%bfochenta-gramos-de-pan/

    Tags: , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    May 2013
    M T W T F S S
    « Apr   Jun »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives