La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Alimentación vs. cáncer
    JUEVES, 25 DE JULIO DE 2013 09:01
    ESCRITO POR ROBERTO QUIÑONES HACES

    Cuba actualidad, Guantánamo, (PD) Desde finales de mayo de este año la
    prensa cubana ha publicado artículos laudatorios a favor del Gobierno
    debido a que Cuba, junto con otros dieciséis países, cumplió
    anticipadamente el objetivo de reducir a la mitad el número de personas
    sub nutridas.

    El Sr. José Graziano Da Silva, director general de la FAO, felicitó al
    Gobierno cubano y fue recibido el 3 de mayo por el presidente del
    Consejo de Estado, general de ejército Raúl Castro Ruz. También la Sra.
    Entharin Cousin, directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos
    de la ONU, y el Sr. Theodor Friedrich, representante de la FAO en Cuba,
    tuvieron palabras elogiosas para el Gobierno.

    Cierto es que en Cuba no existen las hambrunas que perduran en varios
    países del mundo, pero también lo es que la alimentación del cubano ha
    ido disminuyendo en calidad de forma sostenida y que numerosas familias
    desayunan pobremente -a veces sólo una taza de café- y hacen una sola
    comida diaria. La llamada canasta básica mensual –los productos que el
    Estado vende a precios “subvencionados” mediante la libreta de
    racionamiento- se ha reducido a siete libras de arroz, una exigua
    cantidad de frijoles o chícharos que apenas alcanza para dos comidas, un
    poco de aceite, un paquete de café, cinco libras de azúcar, un paquete
    de sal yodada cada tres meses y una caja de fósforos. A los niños se les
    retira la asignación de leche a los siete años, a partir de esa edad y
    hasta los catorce reciben dos paquetes de leche en polvo. En la
    carnicería venden diez huevos por persona, el llamado picadillo con soya
    -un compuesto cárnico que sólo Dios sabe qué es, de presencia tan
    repugnante que hasta mi perro declina comerlo- y una reducidísima ración
    de pollo una vez al mes. Esta magra provisión de alimentos es lo que el
    Estado garantiza a cada cubano. Obviamente, quienes llevan más de
    cincuenta años en el poder jamás han tenido que sufrir estos rigores
    alimenticios.

    He expuesto lo anterior para relacionarlo con otra noticia aparecida en
    la página 2 del periódico Granma del sábado 8 de junio. En ella, firmada
    por José A. de la Osa, se informa que el cáncer es ya la primera causa
    de muerte en Cuba, desplazando a las enfermedades del corazón y
    cerebro-vasculares. Lo curioso es que la persona que sirvió de fuente,
    la Dra. Idalia Cardero Quevedo, especialista del Departamento de
    Enfermedades no Trasmisibles de la Dirección de Epidemiología del
    Ministerio de Salud Pública (MINSAP), reconoce que la alimentación
    inadecuada es una de las causas del cáncer pero eludió abundar en este
    aspecto del problema. Es ahí donde voy a detenerme. Reitero, los cubanos
    comemos diariamente pero el asunto radica en la calidad de lo que
    estamos comiendo pues nuestra dieta no es variada y la única proteína
    animal que podemos adquirir -al menos en esta zona del país- y a un
    precio alto, es la carne de cerdo. Los vegetales deben estar presentes
    en nuestras mesas cotidianamente pero sus precios impiden que así sea.
    Ni qué decir de la carne de res, desaparecida de la cocina de la mayoría
    del pueblo desde 1990. Para qué hablar de la carne de pavo, conejo y de
    los pescados y mariscos, tan raros ya en nuestra alimentación. Nada se
    dice en el artículo acerca de la incidencia que ha tenido en el aumento
    de las muertes por cáncer el uso intensivo de fertilizantes y productos
    químicos en la agricultura y el de conservantes químicos en los
    alimentos enlatados.

    Otra arista del asunto es la cantidad de experimentos alimenticios que
    se han practicado con nuestro pueblo como si fuéramos conejillos de
    Indias. La lista sería larga, pero recuerdo que antes del picadillo con
    soya estuvieron a la venta cereales de sabor desagradable, granos nunca
    antes consumidos en nuestro país, pastas cárnicas, croquetas insípidas,
    embutidos con una composición de harina que va más allá del setenta por
    ciento, refrescos de sabores inidentificables, etc.

    El caso no es saciar el hambre sino hacerlo de forma que los alimentos
    que consuma la población sean variados y sanos, algo que todavía es una
    meta inalcanzable para la gran mayoría del pueblo cubano, sea por la
    escasa producción y poca variedad de la oferta o porque los precios de
    esos productos continúan siendo tan elevados que no es posible acceder a
    una alimentación balanceada y saludable. En mi opinión, es ésta, más que
    el tabaquismo y el alcoholismo, la principal causa del aumento del
    cáncer en nuestro país.

    Para Cuba actualidad: rojequihacfgos@yahoo.es

    Source: “Alimentación vs. cáncer | Cuba noticias actualidad.Periodismo
    independiente.” –
    http://www.primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/sociedad/8139-alimentacion-vs-cancer.html

    Tags: , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2013
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    Archives