La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Publicado el domingo, 09.01.13

    Las reformas ‘estructurales’ de Raúl Castro
    CARMELO MESA-LAGO
    ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

    En su discurso del 26 de julio de 2007, Raúl Castro anunció “reformas
    estructurales”. A esto siguió un debate sobre los cambios, el más
    extenso y profundo bajo la revolución, con un alto consenso respecto a
    las propuestas. La lucha contra la corrupción, una reforma no
    estructural, se inició en 2006 (cuando Raúl recibió el mando por la
    enfermedad de Fidel) y al menos 300 funcionarios y administradores de
    empresas han sido juzgados y muchos encarcelados.

    En 2007 y 2008 siguieron otras reformas, como el acceso de cubanos a
    hoteles y restaurantes antes reservados para turistas extranjeros; el
    pago de deudas a campesinos y el aumento en los precios del acopio; el
    transporte privado de carga y pasajeros; la eliminación del tope de
    salario y su pago parcial en divisas, y la reforma de las pensiones.

    Las reformas estructurales modifican de alguna forma el modelo
    económico, la llamada “actualización del modelo”. En 2011 el Congreso
    del Partido acuñó ese término, y tomó dos años para que el Consejo de
    Estado designase un equipo encargado de precisarlo. Sin embargo, el
    Congreso acordó que el plan central prevaleciese sobre el mercado así
    como la empresa estatal sobre la privada. Esta fórmula, ensayada en
    Hungría, Polonia y Yugoslavia antes del colapso de la URSS no tuvo
    éxito, ni tampoco el experimento cubano similar en 1975-1985.

    Otra reforma peliaguda es el fin del racionamiento. Poco a poco se han
    sacado artículos de la libreta que se venden a precios tres o cuatro
    veces mayores al de racionamiento; la eliminación total enfrenta fuerte
    oposición por grupos de bajo ingreso y los que no reciben remesas
    externas, para los cuales las magras raciones son vitales.

    Entre 2008 y 2013 se introdujeron reformas estructurales importantes: la
    entrega en usufructo de tierras estatales ociosas; el despido de
    empleados estatales innecesarios y la creación de trabajos no estatales
    (primero por cuenta propia y después en nuevas cooperativas de
    producción no agrícola y de servicios) a fin de dar empleo a los
    despedidos; el mercado al por mayor para vender insumos a los
    trabajadores no estatales; la eliminación de gratuidades (como las
    cafeterías subsidiadas en centros de trabajo); el recorte en los gastos
    de los servicios sociales; la restauración de la compraventa de
    viviendas y autos; la reforma tributaria, y la flexibilización en la
    emigración.

    Aún pendientes hay varias reformas estructurales clave como la
    transformación de las empresas estatales. El mes pasado, Marino Murillo
    anunció la de-regulación de las empresas de petróleo y níquel durante el
    resto de 2013 y en 2014. Estas empresas podrán retener hasta 50% de sus
    utilidades para reinversión y mejoras salariales, y aquellas que arrojen
    pérdidas serán cerradas. Estas medidas también se intentaron en Cuba en
    1975-1985 y no cuajaron.

    Falta una ley de inversiones extranjeras que flexibilice la vigente de
    1995, muy restringida. Murillo dijo que la inversión extranjera será un
    suplemento a la estatal, pero debe contribuir tecnología,
    financiamiento, empleo y mercados. Pero los economistas cubanos
    concuerdan que se necesita de dicha inversión en virtualmente todos los
    sectores de la economía.

    Además hay que terminar con la dualidad monetaria: la circulación
    paralela del peso nacional y el peso convertible, que crea enormes
    distorsiones en la economía; hay unanimidad sobre esta medida, pero no
    cómo y cuándo hacerla. Finalmente, se necesita una reforma general de
    precios, acordada por el Congreso del Partido pero no discutida después.

    Las reformas estructurales son las más importantes bajo la revolución,
    tanto en número como innovación, son positivas y han logrado ciertas
    mejoras, pero son obstruccionadas por excesiva regulación y control
    estatal, resistencia burocrática, muchos y altos impuestos, un ritmo
    lento, y la ausencia de las reformas clave ya indicadas. Sigue un
    ejemplo importante sobre esto.

    La agricultura es el Talón de Aquiles de la revolución: en 2012 la
    inmensa mayoría de la producción agrícola era muy inferior a la de 1989,
    lo que obliga a importar $1,600 millones en alimentos. La entrega de
    tierras en usufructo intenta resolver este problema a través de leyes
    promulgadas en 2008 y 2012; la segunda, más flexible que la primera,
    introdujo varias mejoras: duplicó el tamaño de la parcela; autorizó la
    construcción de viviendas y un establo; estipuló que el Estado tase y
    reembolse la inversión del usufructuario si termina su contrato;
    concedió a los trabajadores familiares el derecho de heredar el
    usufructo y la inversión, y concedió microcrédito y la apertura de
    cuentas bancarias.

    No obstante, los obstáculos remanentes son notables: el contrato es sólo
    por 10 años (aunque prorrogable) comparado con 25 años para entidades
    estatales y cooperativas; se termina si el usufructuario no cumple sus
    obligaciones o por interés público; el “marabú” cubre 50% de la tierra y
    hay que limpiarlo sin usar crédito estatal; el Estado fija el precio del
    acopio por debajo del precio de mercado; la inversión se limita al 0.67%
    del tamaño de la parcela; hay fuertes restricciones para contratar
    trabajadores no familiares; los micro-créditos estatales son
    insuficientes; y las normas para solicitar usufructo, firmar y extender
    el contrato, y aprobar la inversión son muy complejas. Las otras
    reformas enfrentan obstáculos similares.

    Debido a los problemas explicados, las reformas estructurales no han
    logrado hasta ahora resultados substanciales. Por ejemplo, a pesar de la
    distribución de 1.5 millones de hectáreas de tierras estatales a 180,000
    usufructuarios, según cifras oficiales, la producción agrícola cayó 5%
    en 2010 y 1.2% en 2012.

    En conclusión, las reformas estructurales de Raúl son positivas y bien
    orientadas, pero parciales, lentas y lastradas por obstáculos que frenan
    el avance necesario. Hasta ahora son inadecuadas para solventar los
    problemas socio-económicos acrecentados en medio siglo de socialismo
    estatal centralizado. Es esencial acelerar y profundizar las reformas a
    fin de lograr efectos que se requieren con urgencia.

    Source: “Las reformas ‘estructurales’ de Raúl Castro – Séptimo Día –
    ElNuevoHerald.com” –
    http://www.elnuevoherald.com/2013/08/31/v-fullstory/1556567/las-reformas-estructurales-de.html

    Tags: , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    September 2013
    M T W T F S S
    « Aug   Oct »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
    Archives