La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Barnet tiene razón
    JOSÉ PRATS SARIOL | Arizona | 13 Abr 2014 – 9:59 am.

    Es cierto que se abre en Cuba un nuevo capítulo. ¿O es que alguien no se
    da cuenta de hacia dónde van las aperturas al capital extranjero?

    Miguel Barnet tiene razón. Sus palabras en la apertura del VIII Congreso
    de la UNEAC se adhirieron a la realidad. Sobre todo cuando afirmó que la
    cincuentenaria organización debe “contribuir a restañar el tejido
    espiritual de la nación”.

    ¿Sabrá el autor el significado de “restañar”? Porque el diccionario es
    muy preciso: “Volver a estañar, cubrir o bañar con estaño por segunda
    vez”. Y añade en segunda acepción: “Detener una hemorragia o el derrame
    de otro líquido”.

    Tiene, entonces, razón: la oficialista organización restaña, detiene el
    tejido espiritual de la nación. Porque en efecto: baña con estaño los
    residuos de la cultura cubana que sobreviven a la devastación. El
    miembro del Comité Central del Partido Comunista no pudo ser más exacto.

    Estoy muy sorprendido: otras partes de su discurso también se acercaron
    a lo razonable. Es algo insólito. Digno de archivarse. Confieso que no
    podía creer sus palabras. Dijo: “La UNEAC es el Moncada de la cultura”.
    ¿Sabrá Miguel Barnet lo que ocurrió en Santiago de Cuba cuando el asalto
    al cuartel Moncada, aquel 26 de julio de 1953? ¿Habrá leído que Fidel
    Castro ni siquiera entró al cuartel y se replegó más rápido que un avestruz?

    Porque entonces la UNEAC, honrando la memoria del Moncada, sobre todo la
    del otrora Máximo Líder, se caracteriza por huir, escapar de los
    problemas objetivos del país. Es decir, ni siquiera enunciarlos y mucho
    menos debatirlos sin miedo, sin censura. Si acaso tergiversarlos,
    posponerlos, manipularlos hacia el futuro, que bien sabían los gallegos
    bodegueros –como algún personaje de Barnet— que ese “futuro” era un
    cartel del teatro bufo, que para fiar estaba el mañana…

    Los alrededor de 300 delegados al Congreso —fieles a las palabras de
    Miguel Barnet, con aliento moncadista— no abordaron la crisis de
    credibilidad que sufre el Gobierno, el amargo choteo con que le
    responden los cubanos de a pie ante cada nueva ley que promulga para
    sobrevivir con el poder y dejárselo a las familias elegidas, es decir, a
    la elite guerrillera y sus alrededores pragmáticos, con menos escrúpulos
    que un antiguo hacendado de Birán.

    De sorpresa en sorpresa… Miguel Barnet —al lado de la momia de Machado
    Ventura— dijo, al parecer sin pestañear: “Comenzó un capítulo nuevo
    nunca antes transitado por los escritores y los artistas cubanos”. Y
    agregó, aquí sí que con un razonamiento impoluto, sin puto: “No existe
    en ningún otro rincón de la Tierra una organización como la nuestra”.

    Nada que objetar, aunque tal vez en Corea del Norte, aun en China o
    Vietnam… Pero qué va, como la UNEAC ninguna. Así lo avala Human Rights
    Watch, cuyos archivos de violaciones cometidas por la Seguridad del
    Estado contra escritores y artistas cubanos han requerido la adición de
    más memoria a su disco duro. O las denuncias de Periodistas sin
    Fronteras —con videos, fotos y documentos— que apoyan ese carácter único
    que Barnet declamó.

    Y lo del “capítulo nuevo” —si la frase no fuera un cliché— merecería un
    “sin lugar a dudas”. ¿O es que alguien no se da cuenta de hacia dónde
    van las aperturas al capital extranjero, con más facilidades que las
    concedidas cuando don Tomás Estrada Palma a las empresas de los Estados
    Unidos, mientras la Enmienda Platt afeaba a la naciente República? ¡Qué
    paradoja! ¿O la próxima unificación de monedas, la desaparición de la
    libreta de racionamiento, los salarios y valores agregados de gerentes y
    altos funcionarios, no prometen un “capítulo nuevo”, inédito, de
    “marxistas” desigualdades, que se añaden a las impuestas por las
    remesas, sobre todo contra la población afrocubana?

    Lo que califica de “nuevos escenarios económicos” es un ejemplo de la
    autenticidad de su discurso. Para la UNEAC —ya se ve— significará en el
    cercano plazo la pérdida de subvenciones, el cierre de ayuda a miembros
    desvalidos y un etcétera que merecen, que han sabido ganarse de
    amanuenses, ujieres.

    Miguel Barnet hace bien en detestar la definición de intelectual que
    diera Octavio Paz: un marginal que ejerce la razón crítica contra los
    diversos poderes. Ella no le hubiera permitido un discurso tan
    razonable, “con confianza (…) en la política cultural de la Revolución”.

    Source: Barnet tiene razón | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1397304151_8110.html

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    April 2014
    M T W T F S S
    « Mar   May »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives