La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Con dengue y en un hospital sin agua
    LOURDES GÓMEZ | Santiago de Cuba | 17 Oct 2014 – 9:29 am.

    Días de infierno en el Hospital Infantil Sur, falto de higiene y agua
    para tratar a niños ingresados con dengue y neumonía.

    Katia Betancourt estuvo ingresada junto a su hijita Eva de dos meses en
    el Hospital Infantil Sur (antigua Colonia Española) de Santiago de
    Cuba. El motivo: dengue. Los cuatro días internada han sido un
    infierno, su gran temor era que, además de la epidemia, la niña
    contrajera otras enfermedades por la total falta de higiene de esta
    instalación.

    “Estuve en una sala donde, además del dengue, había neumonía, y lo peor
    es que no hay agua, no hay como lavarse las manos, ni para los médicos,
    y en estas condiciones es mejor tratar a la niña en la casa.”

    Su calvario comenzó con la llegada al cuerpo de guardia, que estaba
    repleto de niños, con un solo doctor MGI (Medico general Integral), y
    doctores residentes que no eran suficientes para atenderlos. Por fin,
    después de cinco horas pudo lograr el ingreso para entrar en la
    pesadilla interminable de un hospital cubano.

    Ya desde su llegada al cuerpo de guardia se dio cuenta de la total falta
    de higiene. Los médicos iban de un paciente a otro sin lavarse las manos
    ni limpiar los estetoscopios, a causa de la falta de agua.

    Su primer pensamiento fue achacarle la culpa a la crisis y el
    racionamiento del líquido que empieza a sufrir la ciudad de Santiago.
    Sin embargo, ya internada se dio cuenta de que eran problemas en el
    hospital, cuyo sistema de plomería sufre de una tupición que los
    directivos, por negligencia o incapacidad, no han podido resolver.

    En los cuatro días que estuvieron ingresadas en la sala Miscelánea,
    ubicada en el sótano del hospital, los tres baños eran espacios para
    entrar con escafandras. La materia fecal estaba por doquier.

    “Ir a bañarme o a orinar era como estar en una película de terror. En
    una sala con niños con diarrea, y sin agua para descargar, aquello era
    indescriptible…”

    De los tres baños solo en uno, ubicado en el cubículo de las enfermeras,
    caía un hilo de agua por un lavamanos y las colas de cubos para
    llenarlos y bañarse era eterna.

    “Este es un hospital muy viejo”, le comentó una auxiliar de limpieza, “y
    para romper las cisternas y tuberías soterradas van a tener que cerrarlo”.

    En el estado de emergencia en que se encuentra la ciudad ante las
    diversas epidemias, a las autoridades ha de resultarles preferible tener
    abierto el hospital, aunque sea en tan precarias condiciones higiénicas.

    Los hospitalizados por dengue reciben un tratamiento sencillo: reposo y
    píldoras multivitaminas. Katia hubiera asumido hacer el tratamiento de
    su hijita en casa, pero sentía temor ante una complicación. Y pudo
    comprobar que la simplicidad no existe ante las grotescas necesidades de
    los hospitales, pues darle las 10 gotas de multivit a la bebé era cada
    día un reto solo por la falta de goteros.

    Su solución para mantenerse allí fue tratar de usar el baño
    inmediatamente después de las dos limpiezas diarias: por la mañana y a
    la entrega de la guardia en la tarde, y hacerse traer por su madre un
    porrón de agua para beber y lavarse las manos.

    Esta decisión la tomó cuando escuchó a las enfermeras hablar de un caso
    de una madre que ingresó a su hijo de 8 meses por una ingesta gástrica
    y, al atenderlo sin lavarse las manos después de ir al baño, el niño
    contrajo el cólera.

    “Líbrenos Dios de otra epidemia”, concluye Katia, “si llega el ébola
    moriremos”.

    Santiago cumplirá el próximo año su 500 aniversario y, como parte de
    ello, cada centro de trabajo, como si fuera una escuela, celebra
    semanalmente un matutino donde se comentan las noticias y se informan
    orientaciones laborales. En el acto de esta semana la falta de agua no
    fue considerada como una situación que afecte al hospital, sino como un
    detalle insignificante.

    Y al finalizar el matutino, el personal médico amaestrado coreó el lema:
    “Santiago siempre Santiago, con el esfuerzo de todos venceremos”.

    Source: Con dengue y en un hospital sin agua | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1413530946_38.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2014
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives