La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Dádivas humillantes
    octubre 28, 2014 11:00 am·

    Cuba actualidad, Centro Habana, La Habana, (PD) Durante varias décadas
    los cubanos tuvimos que comprar la ropa a través de la libreta de la
    tienda que se entregaba a cada persona y caducaba al año.

    Tan absurda como la de los alimentos, ambas libretas han constituido
    formas de humillar al pueblo.

    La libreta de la tienda desapareció en los años 90, con la
    despenalización de la tenencia de dólares, lo cual permitió que las
    personas pudieran entrar a comprar las Tiendas Recaudadoras de Divisas
    para pagar entonces cada producto al doble del precio que habían tenido
    antes.

    Nunca el gobierno cubano ha creado condiciones para que la población
    coma y se vista mejor. Solo ha repartido dádivas humillantes.

    ¿Quién puede estar bien alimentado con la masa cárnica, esa mezcla de
    soya y pellejos, cuyo origen se desconoce?

    ¿Cómo puede vestirse decentemente un cubano que gana un salario de unos
    400 pesos cuando para adquirir una pieza de ropa tiene que pagar más de
    200, sin que la misma esté a la moda o bien confeccionada?

    La libreta de abastecimiento ya tiene limpia la última hoja, la de las
    viandas. Las marcas de los dedos con tierra ya no existen. Lo último que
    se despachó al pueblo con ella, en la hoja destinada a las viandas fue
    la papa. Luego que su venta fue liberada, es imposible comprarla porque
    los vendedores la esconden para ofertarlas a los dueños de paladares
    (restaurantes particulares) y revendedores que echan una libra de papas
    chicas y medianas en bolsas de plásticos y las venden a 3 CUC (75 pesos).

    ¿Qué humillación falta por inventar que ya no haya sido puesta en
    práctica en Cuba? Cada una de ellas ha estado apoyada por estrategias
    obsoletas que se aproximan más al feudalismo o a nuevas formas de
    esclavitud.

    Los dirigentes, sus familias, y sus amigos incondicionales adulan las
    arbitrariedades que no sufren en carne propia.

    Los niños que sufrieron en silencio no poder tener un juguete de su
    predilección, o vestirse y lucir bien, o comer lo que les viniera en
    ganas, o leer los libros o escuchar la música que prefirieran, han
    envejecido atrapados en un submundo que los invisibiliza a los ojos de
    las personalidades que visitan a la Utopía del Caribe, más cercana a un
    campo de concentración gigante que a una isla paradisíaca.

    ¿Qué más tendrán preparado para avasallarnos?

    Para Cuba actualidad: aimeecabcu2003@yahoo.es

    Source: Dádivas humillantes | Primavera Digital –
    http://primaveradigital.net/dadivas-humillantes/

    Tags:

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2014
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives